Explicación del método de cultivo SOG (Sea Of Green)


Explicación del método de cultivo SOG (Sea Of Green)

Si la idea de un montón de plantas de marihuana floreciendo te parece un sueño hecho realidad, es el momento de cumplir tus sueños con el método SOG o Sea Of Green (mar verde). Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre esta técnica de cultivo interior.

Muchos cultivadores de marihuana de interior comparten el mismo objetivo: aprovechar al máximo el espacio para cultivar el mayor número posible de plantas. Y aquí es donde entra el método SOG (cuyas siglas derivan del inglés "sea of green", o “mar verde"). Esta es una técnica sencilla para los principiantes que permite optimizar el espacio de cultivo, sin privar a las plantas de los recursos necesarios para producir mayores y mejores cosechas.

¿Qué es el método SOG y cómo funciona?

El Sea Of Green consiste en cultivar varias plantas pequeñas, muy apiñadas entre sí, de modo que puedan caber tantas plantas como sea posible por metro cuadrado. En un cultivo tradicional de marihuana, dejas que un pequeño número de plantas alcance su máximo tamaño durante varios meses. El SOG funciona de forma opuesta para conseguir el mismo resultado. En el mismo espacio cultivas un gran número de plantas de tamaño reducido, y finalmente obtienes muchas colas pequeñas que en total suman una cosecha similar a la de varias plantas grandes.

Aunque pueda parecer que este método va en detrimento del objetivo de lograr mayores cosechas, el resultado final suele ser el mismo, o mejor. Y, como ventaja añadida, podrás cosechar mucho antes que con unas pocas plantas grandes. Además, cuando el SOG esté en plena marcha, tendrás una canopia frondosa y espesa llena de cogollos, de ahí el nombre "mar verde". ¿Qué más se puede pedir?

Ventajas del método SOG para cultivar marihuana

  • Fase vegetativa corta (y un ciclo de cultivo más corto en total)
  • Aprovecha al máximo el espacio de cultivo interior
  • Funciona en espacios de cultivo pequeños
  • Técnica de bajo estrés
  • Apto para principiantes
  • Requiere una poda o topping mínimos

Desventajas del método SOG para cultivar marihuana

  • Requiere una distribución uniforme de la luz
  • Es preferible usar esquejes para lograr los mejores resultados
  • Es necesario conocer los ciclos de luz para iniciar una floración temprana
  • Mayor riesgo de moho y mildiu
  • El mantenimiento periódico de varias plantas es bastante laborioso

Sea of Green (SOG) frente a Screen of Green (ScrOG)

El SOG y el método ScrOG (Screen Of Green) se basan en principios similares, por lo que a menudo se confunden ambas técnicas. Pero existen algunas diferencias:

  • El SOG consiste en cultivar muchas plantas con pocas ramas laterales. La escasa ramificación garantiza el desarrollo de una buena cola central, lo que es crucial cuando cultivas el mayor número posible de plantas en un cuarto pequeño.
  • El ScrOG, en cambio, fomenta la ramificación lateral de las plantas para aumentar al máximo las zonas de formación de cogollos. Para asegurar que las flores reciben la luz necesaria, se usa una malla o rejilla de alambre colocada horizontalmente para guiar las ramas. Al ir metiendo continuamente los nuevos brotes debajo de la malla, creas una canopia uniforme de cogollos.

El SOG es más adecuado para principiantes, ya que las plantas necesitan poco entrenamiento y, en general, se dejan crecer por sí solas. Aunque, obviamente, si ves que las plantas se descontrolan, nada te impide poner una malla más adelante. Siempre y cuando vayas entrenando las plantas de forma adecuada, el ScrOG también es una gran forma de lograr buenas cosechas, especialmente si tus plantas de cannabis crecen a ritmos diferentes.

Independientemente del método que elijas, ambos aprovechan el espacio óptimamente, asegurando la máxima eficacia del cultivo. Básicamente, una canopia SOG se compone de muchas colas individuales de gran tamaño, donde cada cola pertenece a una planta diferente, mientras que una canopia ScrOG se compone de muchas ramas procedentes de una o más plantas grandes.

¿Cuáles son las mejores variedades para cultivar en SOG?

La elección de la cepa juega un papel crucial en el método SOG. ¿Por qué? Porque debes escoger variedades de marihuana cuyas características sean acordes a este método: plantas de tamaño pequeño que, de forma natural, desarrollen una gran cola central. Usar este tipo de genética hará que tu SOG sea mucho más fácil de mantener.

Para reducir tus opciones, limítate a cepas índica o híbridos de dominancia índica. Su estatura compacta te ayudará a mantener las cosas bajo control, y su única cola principal cumple los requisitos del método SOG.

Si realmente quieres, también puedes cultivar sativas, pero entonces tendrás que asegurarte de podar apicalmente las plantas antes de iniciar la floración, para evitar que se estiren y formen una canopia irregular. En general, las sativas son una mejor opción para la técnica ScrOG.

SOG con autoflorecientes o esquejes

Hasta ahora, solo hemos hecho referencia al uso de cepas fotoperiódicas y plantas desarrolladas a partir de semillas. Aunque ambas son buenas candidatas para el SOG, no son la opción ideal.

Esquejes

Para mantener un "mar verde" sólido y uniforme, lo mejor es usar esquejes. Los esquejes procedentes de una planta madre estable tienen una ventaja considerable respecto a sus equivalentes cultivados a partir de semillas: la uniformidad.

Siempre que todas las plantas reciban las mismas condiciones, los esquejes se desarrollarán exactamente igual. La homogeneidad es fundamental para el método SOG, por lo que los esquejes son ideales. Y una vez que hayas terminado un cultivo en SOG, puedes coger esquejes de las plantas que más te satisfagan y empezar de nuevo.

Autoflorecientes

Las autos son otra opción popular para el SOG porque tienen las características deseadas. Estas variedades florecen rápidamente y suelen tener un tamaño más reducido que las cepas fotoperiódicas. Y tampoco tienes que preocuparte por cambiar el ciclo de luz para iniciar la floración, ¡ya que florecerán por sí solas!

El SOG también evita un posible inconveniente de las autos: no son adecuadas para las técnicas de entrenamiento de alto estrés. El sistema de bajo estrés del SOG es una gran forma de aumentar la cosecha sin que el estrés afecte a la productividad de las plantas. Si decides hacer un mar verde autofloreciente, recuerda que debes mantener la uniformidad entre las plantas, así que limítate a una sola cepa.

Cómo cultivar marihuana en SOG

Una vez vistos los aspectos básicos del SOG, es el momento de pasar a lo más importante: cómo ponerlo en práctica.

Sog con autoflorecientes o esquejes

Preparativos

  • Selección de la cepa: ya hemos señalado la importancia de elegir una cepa adecuada, pero vale la pena insistir. Limítate a una sola cepa, y usa esquejes para garantizar un crecimiento uniforme de las plantas. Si cultivas a partir de semillas y las plantas empiezan a descontrolarse, puedes restablecer el orden con el ScrOG.
  • Tamaño de la maceta: usar macetas de tamaño reducido ayuda a controlar el tamaño de las plantas de cannabis. Para evitar problemas con la ventilación o el mantenimiento del cultivo, es esencial que las plantas sean pequeñas. Una maceta de 4-6 litros debería dar lugar a una planta de unos 30-50cm de altura. Para facilitarte las cosas, puedes germinar las semillas en su maceta final.
  • Espaciado: el espaciado ideal en un SOG es de 4 a 16 plantas por metro cuadrado. Si el número de plantas es superior, podría haber problemas de ventilación. Y si es inferior, no conseguirás una canopia frondosa de cogollos. Si eres principiante en el cultivo de marihuana, es mejor poner pocas plantas hasta que conozcas mejor la variedad que tienes entre manos.

Fase vegetativa

  • Topping (poda apical): lo mejor es hacer topping cuando las plantas tienen unas cuatro semanas, para que mantengan un tamaño y forma similares. Esto también está relacionado con el cambio a la floración (más detalles a continuación). Si prefieres simplificar las cosas, la poda apical no es absolutamente necesaria, pero entonces no te olvides de la uniformidad de la canopia necesaria para el buen resultado del SOG.
  • El objetivo es que las plantas se mantengan pequeñas. Sin embargo, en algunos casos, vale la pena esperar una o dos semanas más, si tu cuarto de cultivo tiene capacidad suficiente. Pero en definitiva tendrás que juzgar por ti mismo/a, según tu mejor criterio y experiencia, cuándo es el momento de hacer topping para lograr los mejores resultados.
  • Cambio a la fase de floración: en el mismo momento en que acabas el topping, debes cambiar el ciclo de luz a 12/12. Este cambio hará que las plantas de cannabis empiecen a florecer, centrando su energía en desarrollar los cogollos y nada más.

Por otro lado, ten en cuenta que muchas cepas se estiran al principio de la floración. Vigila las plantas durante esta etapa crucial y poda cualquier rama rebelde. Si las plantas empiezan a crecer descontroladamente, no tengas miedo de cambiar al método ScrOG para que no se eche a perder todo tu trabajo.

Fase de floración

  • Ventilación: las plantas obviamente necesitarán agua, luz y abono, pero la ventilación es un aspecto crucial del SOG. Mientras son plántulas jóvenes, esto no supone un gran problema; pero, a medida que crecen y entran en la fase de floración, la mala ventilación puede provocar la aparición de moho. Dado que las plantas están muy apiñadas entre sí, un solo caso de podredumbre del cogollo podría arruinar toda la cosecha. Por tanto, lo mejor es garantizar una buena ventilación, tanto por encima como por debajo de la canopia.
  • Poda: a medida que tu "mar verde" va cogiendo forma, las partes inferiores de las plantas no recibirán suficiente luz. Para evitar que las plantas malgasten su energía, poda las ramas y hojas que queden por debajo de la canopia. Y no seas demasiado conservador/a. Estas ramas y hojas no son necesarias, y entorpecen la buena ventilación necesaria para mantener unas condiciones óptimas.

Dominar a la perfección la técnica SOG

No es difícil llegar a dominar el método SOG. Siempre y cuando se sigan los principios básicos, es una forma eficaz para que los principiantes puedan cultivar varias plantas a la vez. Y en manos expertas, el SOG puede dar unos resultados realmente increíbles.

Como con cualquier otro método de cultivo de cannabis, todo se reduce a los preparativos. Calcula cuántas plantas caben en tu espacio de cultivo (por metro cuadrado), tómate tu tiempo para elegir una cepa adecuada, y usa macetas de tamaño pequeño; y el resto debería funcionar prácticamente solo.

El SOG aprovecha al máximo el espacio de cultivo y puede proporcionarte un montón de colas gruesas y jugosas. Y, si aún dudas sobre esta técnica, recuerda que el tamaño no importa; lo importante es el resultado final.