El cannabis en la Antigua Roma


El cannabis en la Antigua Roma

Como dice el viejo refrán, “todos los caminos llevan a Roma”. Esto tal vez signifique que, en algún momento u otro, el cannabis también llegó a estos caminos, ¿verdad? Entonces, ¿es posible que los romanos fueran de los primeros en descubrir la magia de nuestra querida planta, y que el Imperio Romano estuviera cubierto por una nube de humo?

Como seguramente sabrás, Roma es una ciudad antigua. Se dice que fue fundada por Rómulo en el año 753 a.C. Según la leyenda, era uno de los hermanos gemelos engendrados por el dios Marte y amamantados por una loba, Rómulo y Remo. De hecho, gran parte de lo que conocemos sobre el origen de los romanos se atribuye a unos hechos que, con toda probabilidad, pertenecen a una figura mitológica que nunca existió realmente.

La marihuana también es antigua. Y teniendo en cuenta la gran extensión del Imperio Romano, que llegó a incluir la mayoría del territorio de Europa Occidental, partes del norte de África y una zona de Oriente Medio, cuesta creer que tanto los romanos como los nativos no conocieran la marihuana. Así que hemos indagado para reunir las mejores pruebas y demostrar, más allá de las dudas de cualquier porreta, que en la Antigua Roma se consumía cannabis.

REGISTROS HISTÓRICOS DEL CONSUMO DE MARIHUANA CON FINES MEDICINALES EN EL IMPERIO ROMANO

Pedanius Dioscórides fue un botánico, médico y escritor griego que sirvió en el ejército romano. Entre los años 50 a.C. y 70 a.C., escribió una farmacopea de 5 volúmenes llamada “De Materia Medica”. Sin duda, esta obra es la mejor fuente de información sobre los medicamentos de la Antigua Grecia y Roma. Este texto describe aproximadamente 600 plantas y más de 900 remedios y, por supuesto, menciona la marihuana. 

Desafortunadamente, las menciones al “Kannabis” hacen referencia principalmente al valor de la fibra de esta planta para hacer cuerdas. Pero también entra en detalles más extraños, describiendo el uso de semillas de cannabis para reducir el deseo sexual, y en la preparación de un curioso brebaje para tratar los gusanos del oído. Nada especialmente divertido en este caso, sobre todo teniendo en cuenta que el dibujo original de la planta de cannabis dibujado por el propio Dioscorides se perdió en algún momento de la historia.

Galeno, el doctor y cirujano más famoso de Roma, que también era griego, fue otro gran escritor de textos médicos. Se consideraba a sí mismo como un médico y un filósofo; tal vez por eso escribiera: “El mejor médico es también un filósofo”. 

Galeno comenzó sus estudios en medicina en el año 145 d.C., cuando tenía 16 años, y la medicina ocupó toda su vida hasta su muerte, con unos 70 años. Lo más destacable es su descripción de cómo las flores de cáñamo se compartían a menudo en encuentros sociales para fomentar el disfrute y las risas.

El famoso poeta Ovidio también tenía algo que decir sobre el cannabis. En uno de sus poemas cuenta la historia de Glaucus, un hombre que comía hierbas verdes procedentes de una planta con hojas en forma de palma. Estas hierbas producían alegría, euforia y ataques de hambre. ¡Es bastante probable que estuviera hablando de la marihuana!

FLORA, ¿LA DIOSA DEL CANNABIS?

Al analizar la antigua cultura romana desde una perspectiva psicobiológica, estamos más cerca de descubrir las evidencias del consumo de cannabis. Los dioses del panteón romano son esencialmente los dioses griegos, con nombres romanos. Dicho esto, entre ellos hay una gran candidata para el título de diosa romana de la marihuana.

Flora, la diosa de las flores, es considerada por la mayoría de historiadores como una deidad menor. Pero para el observador porreta de la antigüedad, es mucho más que eso. La hermana gemela de Fauna posiblemente también esté relacionada con el cannabis. El festival anual de primavera de Flora, que se celebraba entre el 27 de abril y el 3 de mayo, básicamente era una fiesta “flower power” de 6 días. 

La gente se vestía con prendas brillantes y coloridas, y tanto personas como animales se decoraban con flores. Según dicen, acababan completamente borrachos. Este festival de ambiente carnavalesco con entretenimientos diversos (que podían ir desde obras de teatro hasta orgías y banquetes) se convirtió en un gran favorito entre todos los estratos de la sociedad romana, especialmente entre las prostitutas. Imaginar este tipo de juerga sin consumo de marihuana con fines lúdicos es una falta de imaginación total.

Teniendo en cuenta que Astérix y Obélix supuestamente vivían en los tiempos de la Antigua Roma, tal vez todo esto explique de dónde sacaron sus poderes mágicos.