Todo sobre los balastos para luces de cultivo de cannabis


Todo sobre los balastos para luces de cultivo de cannabis

Los balastos son una parte integral de los sistemas de iluminación de descarga de alta intensidad (HID) para el cultivo en interior. A diferencia de los tubos fluorescentes o las lámparas fluorescentes compactas (CFL), las luces de descarga de alta intensidad como las lámparas de sodio de alta presión (HPS) o de haluro metálico (MH) no se pueden conectar directamente al enchufe. Para ahorrar dinero, puedes intentarlo, pero las lámparas no se encenderán. Además, la acumulación de carga que se produce mientras esperas a que pase algo podría incendiar tu casa.

Los balastos regulan la corriente y suministran un voltaje inicial suficiente para encender las lámparas y mantener los arcos voltaicos en funcionamiento. Las lámparas HID son tipos de lámparas de arco voltaico que utilizan compuestos químicos dentro de los tubos para producir espectros similares a los del sol. Los balastos garantizan la corriente correcta en todo momento y disipan las irregularidades de voltaje en forma de calor.

Hay dos tipos de balastos. Los originales son balastos magnéticos, y las versiones más modernas son los balastos digitales o electrónicos.

BALASTOS MAGNÉTICOS

Balastos magnéticos

Los balastos magnéticos existen desde la invención de las luces de tipo HID. La ventaja principal de los balastos magnéticos es el precio. Además, alargan la vida útil de las lámparas, ya que su potencia es menor en comparación con sus versiones modernas.

Las desventajas más importantes son que producen una gran cantidad de calor y que no se puede ajustar el voltaje. Son pesados y suelen vibrar y hacer ruidos, lo cual debe tenerse en cuenta si se van a utilizar en cultivos discretos.

Los balastos magnéticos se pueden utilizar para un solo vataje y no se pueden intercambiar. Un balasto de 400W se debe utilizar para una lámpara de 400W, uno de 600W para una de 600W, etc.

BALASTOS DIGITALES/ELECTRÓNICOS

Balastos digitales/electrónicos

Los balastos digitales o electrónicos son, por lo general, más eficientes, pero requieren de una inversión inicial más grande. No obstante, este gasto es relativo, ya que el consumo de electricidad por lumen generado es menor. Los balastos digitales obtienen hasta un 30% más de luz de las lámparas y una potencia espectral más amplia. Son multiuso; un solo balasto se puede utilizar para lámparas de diferentes vatajes. No emanan tanto calor como los magnéticos y también son bastante más ligeros.

Muchos balastos electrónicos tienen ajustes de voltaje para regular la intensidad de la luz. Esto puede ser práctico si se quiere mantener fría una sala de cultivo durante los meses más cálidos. Producen interferencia electromagnética, que puede afectar a los televisores y puede delatarte. La interferencia puede ser identificada por la policía con un aparato que detectará el balasto desde un coche.

¿LOS OTROS TIPOS DE LUCES TIENEN BALASTOS?

Los otros tipos de luces tienen balastos, pero suelen venir integrados en el sistema.

Los tubos fluorescentes tienen un balasto. Estos dispositivos, que suelen conocerse como arrancador o cebador, proporcionan la carga inicial para encender los químicos fluorescentes dentro de los tubos. De forma similar, las lámparas de tipo CFL tienen balastos integrados, por lo que es fácil intercambiarlos sin tener que tocar otras partes.

Los sistemas de luces LED también tienen balastos que se denominan drivers. Son componentes que parecen baterías, llenos de gel electrolítico. Convierten la corriente alterna de alto voltaje en corriente continua de bajo voltaje y regulan la corriente disponible para maximizar la eficiencia. El gel se evapora por el calor con el tiempo. Por lo general, los fallos en el driver son los que hacen que un sistema LED deje de funcionar, más que problemas con las lámparas.

ADVERTENCIA

Los balastos magnéticos pueden calentarse mucho. Son la fuente principal de calor cuando se utilizan lámparas HID. Si es posible, lo mejor es dejar los balastos magnéticos fuera del espacio de cultivo para mejorar el control de la temperatura. Los balastos magnéticos nunca deben cubrirse y siempre deben tener buena ventilación. Deben mantenerse limpios; el polvo y las pelusas pueden causar incendios.

Como cualquier equipo de alto voltaje, debe manejarse con cuidado. Siempre existe un riesgo de electrocución si no se respeta el equipo. El balasto debe desenchufarse antes de ser manipulado, y no se debe tocar con un destornillador mientras esté activo.