7 consejos para cultivar hierba en tu balcón o terraza


7 consejos para cultivar hierba en tu balcón o terraza

La mayoría de los artículos sobre cultivo de cannabis están destinados a cultivadores con una gran plantación en exterior y mucho espacio o para quienes tienen una buena instalación de cultivo en interior. Pero si tienes un balcón pequeño o una terraza con mucha luz solar, podrás cosechar tus propios cogollos en muy poco tiempo.

Te traemos 7 consejos para dar comienzo a una plantación en tu balcón.

1. ESCOGE LA MACETA ADECUADA

Cuando cultivas hierba en un balcón o una terraza, debes hacerlo en algún tipo de maceta. Depende un poco de tus preferencias y tus habilidades como cultivador, pero lo único que necesitas es una maceta normal con orificios de drenaje y un plato para recolectar el exceso de agua.

Más importante que el tipo de maceta es su tamaño. Al fin y al cabo, el tamaño de la maceta afectará directamente el tamaño de tus plantas.

Las macetas más pequeñas le darán menos espacio a las raíces de tus plantas y, por lo tanto, limitarán su crecimiento. Por otro lado, las macetas más grandes brindan más espacio y, por lo general, las plantas crecen más.

Conoce tu espacio y escoge en función de él. A la hora de elegir el lugar para las plantas en tu terraza, ten en cuenta la situación legal del cannabis; por muy orgullosos que estemos de nuestras plantas, puede que no sea una buena idea enseñárselas al mundo. 

2. ELIGE LA GENÉTICA ADECUADA

2. elige la genética adecuada

Es importante saber que, en general, las plantas sativas tienen un tamaño más grande que las índicas. Si tienes un espacio pequeño y buscas plantas pequeñas, una índica sería la opción adecuada.

Las índicas también se desarrollan bien con menos luz. Así que tal vez quieras tener esto en cuenta si tu balcón no está orientado hacia el sur.

Otra buena opción sería cultivar cepas autoflorecientes. Debido a su genética ruderalis, las cepas autoflorecientes tienden a ser más pequeñas que las cepas de cannabis fotoperiódicas y, además, no requieren periodos estrictos de luz/oscuridad para desarrollarse y florecer como las cepas regulares.

Como estas cepas florecen en función de su edad, no son tan sensibles a los cambios o las interrupciones en su ciclo de luz, por lo que son ideales para un balcón con menos luz y climas más fríos.

3. ELIGE EL LUGAR ADECUADO

Cuando hayas elegido las cepas y tengas una maceta de un tamaño adecuado, debes pensar dónde cultivarás tu planta. Recuerda, salvo que vayas a cultivar cepas autoflorecientes, las plantas de cannabis necesitan mucha luz durante el día y oscuridad total durante la noche.

Lo ideal es que tu planta reciba al menos 5-6 horas de luz solar directa durante el día, preferentemente durante la mañana o el atardecer (según dónde vivas, el sol del mediodía puede ser muy fuerte incluso para plantas de cannabis resistentes).

También debes asegurarte de ubicar las plantas en un lugar protegido de vientos fuertes o lluvias. La ventaja de cultivar en macetas es que es fácil cambiarlas de lugar.

Los balcones o terrazas enfocados al sur (o levemente al sudeste) son ideales para la mayoría de las plantas, ya que suelen tener luz directa durante la mañana y luz indirecta durante el mediodía y la tarde. Obviamente, no puedes cambiar la dirección de tu balcón/terraza, así que adáptate a lo que tienes y recuerda observar con atención a tu planta para asegurarte de que reciba suficiente sol.

4. INVIERTE EN TIERRA DE BUENA CALIDAD

La manera más fácil de cultivar en un balcón o terraza es con tierra. Como es probable que no tengas la opción de fertilizar tu propia tierra, debes asegurarte de comprar la tierra de mejor calidad que puedas.

Por suerte, todo lo que necesitas para crear un buen suelo para tu cannabis estará disponible en cualquier centro de jardinería cercano. Necesitarás lo siguiente:

  • Tierra de buena calidad, preferentemente orgánica, que drene bien y esté bien aireada
  • Humus de lombriz
  • Guano de murciélago para cubrir la tierra
  • Fertilizante (los fertilizantes específicos para cannabis se encuentran en la mayoría de los grow shops)
  • Rocas/piedras para mejorar el drenaje

A la hora de elegir la tierra, busca tierras de color oscuro que tengan una textura suelta y rica. Las tierras de buena calidad suelen contener ingredientes como humus de bosque fertilizado, fibra de coco, perlita, humus de lombriz, harina de sangre/pescado/hueso/crustáceos, kelp, etc.

Cuando sea momento de sembrar, lo mejor es utilizar un 80% de tierra y alrededor de un 20% de humus de lombriz. Mézclalos minuciosamente para preparar un medio de cultivo fértil y aireado. Coloca una capa de piedras en el fondo de la maceta, agrega la tierra y cúbrela con guano de murciélago y fertilizante.

5. COMIENZA EN PRIMAVERA

5. comienza en primavera

Si cultivas hierba en tu terraza, querrás seguir el mismo programa que los cultivadores de exterior. Esto quiere decir que debes germinar y plantar tus semillas en primavera.

De hecho, es mejor comenzar un poco antes que otros cultivadores para que tus plantas tengan un poco más de tiempo para crecer y desarrollarse. Cuando las plántulas estén en las macetas, asegúrate de colocarlas en un lugar agradable y soleado. En interior, las plántulas no se desarrollan bien con luces de cultivo muy potentes, pero, en exterior, pueden soportar (y prefieren) mucha luz solar para comenzar.

Si comienzas en primavera, tus plantas tendrán suficiente tiempo para crecer y desarrollarse durante los meses cálidos. De ese modo, al final del verano/principio del otoño, estarán cargadas de cogollos grandes y potentes.

6. UTILIZA MÉTODOS DE ENTRENAMIENTO PARA CONTROLAR EL TAMAÑO DE TUS PLANTAS

Después de alrededor de 4 semanas de crecimiento vegetativo (en el caso de cepas fotoperiódicas), deberás podar tus plantas para controlar y adaptar su crecimiento al espacio que tienes.

La mayoría de los cultivadores que cultivan en un balcón o una terraza prefieren que sus plantas tengan una altura baja, y las podan de modo que crezcan hacia los costados más que en dirección hacia arriba. Para hacerlo, debes cortar el ápice (o brote superior) de la planta. Esto hará que la planta desarrolle más hojas debajo del brote superior y se vuelva más tupida en lugar de volverse alta. Debes recortar las plantas con frecuencia a lo largo de la fase vegetativa para controlar su crecimiento.

Existen otras maneras, como las técnicas de doblado (conocidas como LST o entrenamiento de bajo estrés), que te permiten decidir en qué dirección quieres que crezca la planta y que el dosel reciba luz solar de manera uniforme.

Otras técnicas de entrenamiento habituales e interesantes para plantaciones de terraza/balcón incluyen la poda apical, el FIM y el supercropping. Cada una de ellas crea una forma de canopia diferente, según las necesidades concretas del cultivador.

7. NO DEJES QUE TUS PLANTAS CREZCAN SOLAS

7. no dejes que tus plantas crezcan solas

Para crear un microclima abundante para tus plantas, y para mantenerlas ocultas de posibles miradas indiscretas, es buena idea tener otras plantas.

Las plantas de hoja y flores son buenas para tu plantación de cannabis. Además, algunas plantas pueden proteger a tu hierba de plagas y enfermedades, ya sea ahuyentándolas o atrayendo a depredadores beneficiosos a la plantación.

Algunos cultivos asociados fantásticos para plantar entre tus plantas de cannabis pueden ser los siguientes:

  • Albahaca
  • Judías
  • Ajo
  • Menta
  • Pimientos
  • Caléndula