Mildiú polvoroso: qué es y cómo se combate y previene


Mildiú polvoroso: qué es y cómo se combate y previene

El cannabis puede verse afectado por todo tipo de plagas y enfermedades, y el mildiú polvoroso es una de ellas. Afortunadamente, sabiendo un poco más sobre esta enfermedad y sus causas, es relativamente fácil prevenir una infección de mildiú, y tratarla cuando aparezca.

¿QUÉ ES EL MILDIÚ POLVOROSO?

El mildiú polvoroso es una enfermedad micótica. Puede afectar a todo tipo de plantas, y los cultivadores de cannabis se suelen enfrentar a ella con bastante frecuencia.

Esta enfermedad, como su nombre señala, deja a las plantas cubiertas de un fino polvo blanco, que tiende a acumularse en el follaje joven. Primero, hará que las hojas se curven hacia arriba, y después acabará con ellas por completo.

El hongo que causa el mildiú polvoroso se alimenta de este follaje y, con el transcurso del tiempo, hará que las hojas se pudran, retrasando el crecimiento de toda la planta. En las plantas de cannabis, el mildiú polvoroso blanco puede provocar cosechas pequeñas, e incluso destruir los propios cogollos.

En casos extremos, el mildiú polvoroso puede matar a la planta. Sus esporas son muy resistentes, y se pueden esconder entre el cultivo durante largos períodos de tiempo, para atacar a las nuevas plantas.

¿QUÉ CAUSA EL MILDIÚ POLVOROSO?

Para que este patógeno consiga atacar a la planta, el metabolismo de esta debe estar desequilibrado. En muchos casos, aparte del entorno, un desequilibrio nutricional es el principal motivo de la falta de resistencia ante el mildiú.

Ciertas deficiencias en la fertilización también podrían ser la causa, como un nivel bajo de Si y Ca, que son esenciales para los tejidos estructurales que actúan como mecanismo de defensa ante mohos como el mildiú polvoroso. Otra razón también podría ser demasiado N, que puede diluir la savia de la planta haciendo que sea más susceptible a patógenos y plagas.

El mildiú polvoroso está causado por diferentes especies de hongos. Estos hongos suelen ser atraídos por entornos demasiado húmedos o con falta de ventilación y flujo de aire. La alta humedad es un caldo de cultivo para todo tipo de hongos y enfermedades, y la falta de flujo de aire solo empeora las cosas.

Si tu cultivo no recibe un flujo de aire adecuado, el calor y la humedad se acumularán en "bolsas" alrededor de las plantas. Estas bolsas son el lugar perfecto para que las esporas se formen y dispersen.

Los cultivos abarrotados también son más susceptibles a infecciones de mildiú polvoroso. Si el follaje de las plantas se superpone o toca, atrapará la humedad y el aire viciado, creando un ambiente ideal para que crezcan los hongos. Si una planta infectada toca a otra planta, las esporas de los hongos se extenderán.

CÓMO COMBATIR EL MILDIÚ POLVOROSO

El mildiú polvoroso puede tener un efecto devastador en tu cultivo, especialmente si no se trata rápidamente. Por suerte, una infección de mildiú es completamente manejable. Aquí tienes unas instrucciones paso a paso para combatir el mildiú polvoroso:

1. Limpia el follaje afectado

Limpia las superficies afectadas con agua con un pH alto. Deberás utilizar agua con un pH de 8,0-8,2 . Esto hará que la superficie se vuelva inhabitable para las esporas si quisieran volver a establecer una colonia.

Empieza con papel absorbente o una esponja/paño limpios con agua fría. Lo que sea que utilices para limpiar tus plantas, asegúrate de tirarlo a la basura una vez hayas terminado. Las esporas de los hongos se adhieren a cualquier material, y podrían propagarse a otras plantas de la casa.

2. Poda si es necesario

Con un buen par de tijeras de podar, elimina todas las hojas secas o amarillentas. Esto ayuda a redirigir la energía de la planta, ya que el follaje afectado morirá de todos modos. Una vez más, recoge todo el material podado de forma inmediata y deshazte de él, para impedir que las esporas se dispersen.

3. No trasplantes tus plantas

Las esporas de los hongos se propagarán por la tierra nueva y correrás el riesgo de infectar otras plantas de tu casa o jardín. En su lugar, cubre la capa superior del suelo con compost fresco. Esto impedirá que las esporas salpiquen a la planta cuando riegues.

4. Trata a tus plantas y pon en práctica métodos de prevención

Por último, deberás tratar a tus plantas con algún tipo de agente antimicótico. Productos como aceites esenciales o Green Cleaner, por ejemplo, son opciones excelentes, ya que son fáciles de usar. La mayoría de fungicidas solo necesitan mezclarse con agua, y se aplican directamente sobre las plantas. De forma alternativa, intenta tratar a tus plantas con aceite de neem. Pero asegúrate de que no caiga en los cogollos.

CÓMO EVITAR EL MILDIÚ POLVOROSO EN EL FUTURO

4. trata a tus plantas y pon en práctica métodos de prevención

Si ya has tenido que enfrentarte al mildiú polvoroso en alguna ocasión, sabrás lo molesto que es. Por lo tanto, querrás hacer todo lo posible para prevenir una infección, en lugar de tener que lidiar con ella a mitad del cultivo.

Afortunadamente, reducir el riesgo de una infección de mildiú es muy fácil. Asegúrate de vigilar el nivel de humedad del cultivo y de que haya una buena ventilación y flujo de aire.

La mejor forma de hacer que el aire circule alrededor del espacio de cultivo es con ventiladores y un sistema de ventilación. Asegúrate también de que tus plantas no estén demasiado juntas, y de que el aire circule por todo el cuarto de cultivo, sobre todo alrededor del dosel (al que se le da muy bien atrapar el aire caliente y húmedo).

Para controlar la humedad, usa un higrómetro, y no superes estos porcentajes:

65-80% para plantones
60-70% para plantas en estado vegetativo
40-55% máx. para plantas en floración
35-45% en las 2 últimas semanas antes de la cosecha

Recuerda: aunque el mildiú polvoroso es una enfermedad grave, no aparece solamente porque la humedad esté un poco desfasada. Por lo general, se necesita una combinación letal de mala ventilación, flujo de aire pobre, y condiciones húmedas y calientes para que las esporas de los hongos se formen y dispersen.

EL MILDIÚ POLVOROSO NO ES EL ÚNICO MOHO QUE DEBE PREOCUPARTE

El mildiú polvoroso es un hongo patógeno muy común, pero también existen otros que hay que vigilar. Los ambientes húmedos con poca corriente de aire generan diferentes hongos que pueden perjudicar la salud de las plantas.

PUDRICIÓN DEL COGOLLO

La botritis o pudrición del cogollo es otra infección micótica muy común. Este moho es difícil de detectar al principio, pero resulta evidente cuando las hojas de azúcar comienzan a decolorarse y secarse. Los síntomas suelen aparecer en la zona en la que las hojas se unen al cogollo. Si no se trata, la pudrición del cogollo causa grandes puntos muertos en las flores y manchas blancas y sedosas. Para evitar que esto ocurra, mantén una humedad relativa inferior al 50% y deja los ventiladores encendidos para que proporcionen un buen flujo de aire. Si detectas este tipo de moho, elimina de inmediato los cogollos afectados para impedir que se extienda.

FUSARIUM

Fusarium es una enfermedad micótica transmitida por el suelo que es especialmente difícil de detectar y eliminar. Este patógeno causa marchitamiento, retraso en el crecimiento, podredumbre de la raíz y el tallo, y enrojecimiento del xilema (el tejido que conduce el agua por el tallo).

Con el tiempo, el fusarium obstruye el xilema e impide que el agua llegue a las hojas y flores que están por encima de la obstrucción. Esto conduce al marchitamiento y a la posible muerte de la planta. Es fácil entender cómo este hongo podría causar estragos en un cultivo de cannabis. Además de ser letal, el fusarium es muy difícil de erradicar, ya que puede permanecer en estado latente durante largos períodos de tiempo y manifestarse cuando hace calor.

Si notas los síntomas anteriores, es posible que se trate de fusarium. Es devastador, pero la única solución es eliminar y destruir las plantas afectadas lo antes posible. También tendrás que evitar usar esa zona de la plantación. Los suelos infectados por el fusarium deben dejarse reposar durante al menos 4-5 años antes de volver a utilizarse. La otra opción es deshacerse del sustrato y sustituirlo por tierra nueva.

FUMAGINA

La fumagina es un tipo de hongo que afecta a las plantas de cannabis después de haber sido atacadas por alguna plaga. Empieza a infectarlas cuando los insectos perforan las hojas y exponen la savia. Este moho no ataca directamente a las plantas, pero puede ser muy problemático. Su crecimiento excesivo bloquea el paso de la luz y entorpece la fotosíntesis.

Tiene un aspecto carbonoso parecido al hollín de las chimeneas, aunque también puede ser de color marrón oscuro. Al principio, parece una capa fina de polvo, pero si no se trata, se hace más gruesa. Afecta a las plantas durante todo el año y es especialmente prolífica durante una infestación de plagas.

La fumagina se puede combatir sin productos químicos. Basta con limpiar o rociar las hojas con un poco de agua tibia. Puede que el hongo vuelva a aparecer tras un tiempo, pero el agua es suficiente para mantenerlo a raya de forma periódica hasta la cosecha.

PYTHIUM

Pythium es un género de hongos con más de 150 especies. Algunos viven en el suelo y no son perjudiciales para las plantas de cannabis. Otros son patógenos e infectan animales, plantas y hongos por igual. Los hongos pythium causan importantes daños en la fase del platón.

A menudo conocido como podredumbre de la raíz, el pythium es un parásito que se esconde en la rizosfera. Su hábitat natural hace que sea difícil de detectar. Sus síntomas son una decoloración marrón cerca de las raíces, un olor desagradable, y el marchitamiento y derrumbe de las plantas.

El pythium se desarrolla cuando hay demasiada agua. Un exceso de H₂O crea el entorno perfecto para este moho: humedad alta y falta de aire. Para prevenir el pythium, riega tus plantas únicamente cuando la capa exterior del suelo esté seca.