10 Maneras en que el cannabis puede ayudar con el cáncer


10 Maneras en que el cannabis puede ayudar con el cáncer

Los pacientes de cáncer emplean cada vez más el cannabis medicinal, tanto para aliviar los síntomas de tratamientos como la quimioterapia, como para combatir las propias células cancerígenas.

Desafortunadamente, hasta el momento no existen estudios científicos universales y concluyentes respaldados por varios ensayos clínicos con humanos en torno al cannabis y el cáncer. Por tanto, no hay investigaciones que demuestren que el cannabis puede "curar" el cáncer. Lo que está claro, no obstante, es que puede sin duda aliviar síntomas específicos derivados del mismo.

La falta de investigaciones que hayan logrando avances se debe sobre todo a las restricciones legales que continúan impidiendo los estudios con cannabis medicinal. Incluso en los Estados Unidos, el cannabis todavía está clasificado como una droga de Tipo 1 por parte del gobierno federal, lo que limita enormemente la investigación médica.

Las pruebas existentes provienen de estudios más pequeños, de investigaciones sobre animales y a nivel celular, y de la autoexperimentación de los propios pacientes de cáncer. Creemos que existe suficiente información y testimonios de pacientes como para respaldar la mejora de la calidad de vida y las posibles propiedades anticancerígenas del cannabis medicinal. Dicho esto, nosotros no somos más que un grupo de escritores fumetas y psiconautas. No deberías acudir a nosotros en busca de consejos médicos.

MEJORAS DE LA CALIDAD DE VIDA PARA PACIENTES DE CÁNCER:

Mejoras de la calidad de vida para pacientes de cáncer:

ALIVIO DEL DOLOR

Los compuestos químicos que se encuentran en el cannabis interactúan con el sistema endocannabinoide del cuerpo humano. El THC es el cannabinoide más conocido. Se ha demostrado que es hasta 20 veces más efectivo que la aspirina, y el doble de efectivo que la hidrocortisona como antiinflamatorio. Esta investigación apareció en un artículo de octubre de 1991 en Planta Medica, "Cannabinoides: la separación de los efectos centrales de los periféricos sobre una base estructural".

El CBD o cannabidiol es el segundo cannabinoide más conocido. El CBD no es psicoactivo y tiene tanto propiedades antiinflamatorias como antioxidantes, según el artículo publico en PNAS en julio de 1997 "El cannadibiol y el (−)Δ9-tetrahidrocannabinol son antioxidantes neuroprotectores".

Los pacientes de cáncer consumen aceite de CBD, y más recientemente, cristales de CBD, para aliviar el dolor sin colocarse. Un análisis de 2008 acerca de estudios de finales de la década de los 80 hasta el año 2007 determinó que el CBD es un analgésico efectivo para el dolor general, y que no cuenta con efectos secundarios adversos.

ESTIMULACIÓN DEL APETITO

Cualquier consumidor habitual de cannabis da por hecho que la hierba tarde o temprano te dará hambre. Los pacientes de cáncer son un grupo de consumidores que se puede beneficiar de las propiedades estimulantes del apetito del cannabis. No existe una ciencia exacta que valide estos ataques de hambre repentinos, ya que cada persona tiene un sistema endocannabinoide único.

Por tanto, no es posible identificar un efecto mayoritario para muchas cosas que tienen que ver con la marihuana. Pero cualquiera que haya experimentado una sesión de cannabis puede confirmar que los "munchies" forman parte de los efectos del cannabis.

SUEÑO

Cualquier consumidor de cannabis decente puede confirmar que una potente variedad de índica con un alto contenido en THC es tu viaje de ida al país de los sueños. Muchas de las cepas recreativas de cannabis más conocidas también son populares entre los consumidores medicinales.

Los híbridos de Kush, la Northern Lights y la White Widow han sido utilizadas por quienes sufren de insomnio y pacientes de cáncer durante décadas para conseguir un buen sueño. Los efectos más físicos y sedantes del cannabis con dominancia índica siguen siendo psicoactivos debido a su alto contenido en THC.

No obstante, el subidón no es tan intenso ni cerebral como el de cepas con tendencia sativa. Las variedades modernas ricas en CBD pueden proporcionar el mismo efecto calmante, pero con un efecto psicoactivo reducido.

PREVENCIÓN DE LAS NÁUSEAS

Uno de los efectos secundarios más comunes de la quimioterapia son las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia (NVIQ). Un estudio de 2010 en España descubrió algunos hallazgos prometedores después de utilizar un ratio igual de CBD:THC de medicinas basadas en la planta entera del cannabis.

Los autores concluyen que "comparado con el placebo, las medicinas basadas en cannabis añadidas a una terapia antiemética estándar eran bien toleradas y proporcionaban una protección mejor contra el NVIQ retardado. Estos resultados tendrán que ser confirmados en un ensayo clínico de fase III".

REDUCE LA DEPENDENCIA DE LOS MEDICAMENTOS

La página web del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos confirma el potencial del cannabis para reducir la dependencia de los medicamentos convencionales basados en opioides para el tratamiento del dolor. En ella afirman que "una pequeña muestra de 21 pacientes con dolor crónico, combinando cannabis vaporizado con morfina, aliviaba el dolor mejor que únicamente la morfina".

Continúan en la misma línea salvo para respaldar al THC con lo siguiente: "Delta-9 THC ingerido por la boca: dos pequeños ensayos clínicos de delta-9-THC oral han demostrado que alivia el dolor del cáncer. En el primer estudio, los pacientes disfrutan de un buen alivio del dolor, así como de un alivio de sus náuseas y vómitos, y de un mejor apetito.

Un segundo estudio demostró que el delta-9-thc se podría administrar en dosis que proporcionasen un alivio del dolor comparable al de la codeína". En agosto de 2017, la crisis de los opioides de los Estados Unidos fue declarada una emergencia nacional.

EL POTENCIAL DEL CANNABIS PARA COMBATIR EL CÁNCER:

ANTIPROLIFERACIÓN

La antiproliferación consiste en prevenir el crecimiento del cáncer. Un estudio español de 2006 sobre el cáncer cerebral fue el primero en analizar específicamente las propiedades antitumorales del THC en sujetos humanos. También fue el primer estudio en que los cannabinoides se administraban intracranealmente.

Los investigadores concluyeron de forma conservadora que "el THC no facilita el crecimiento del tumor ni disminuye la supervivencia de los pacientes, al menos en nuestra cohorte de pacientes de tumores cerebrales que expresaban los receptores cannabinoides".

ANTIANGIOGÉNICO

La angiogénesis es fundamentalmente cómo un tumor se nutre del cuerpo al desarrollar nuevos vasos sanguíneos. El cannabis puede matar de hambre al tumor interrumpiendo el proceso. Un estudio de 2012 que se publicó en el British Journal of Pharmacology estaba financiado parcialmente por GW Pharmaceuticals, los productores del Sativex.

Este informe concluye definitivamente que "los resultados indican que el CBD ejerce un potente efecto antiangiogénico al afectar ampliamente a varias vías involucradas en este proceso. Su efecto dual tanto en los tumores como en las células endoteliales sugieren que el CBD podría representar un agente efectivo potencial en la terapia del cáncer".

ANTIMETASTÁSICO

Cuando el cáncer se metastatiza, significa que se traslada de una parte del cuerpo a otra. Un estudio estadounidense de 2007 descubrió que "el CBD inhibe la proliferación de las células y la invasión de las células 4T1 (línea celular metastásica mamaria) y reduce el volumen primario de los tumores, así como las metástasis de los pulmones en modelos ortotópicos 4T1 xenograftados de ratones desnudos".

DESENCADENANTE DE LA APOPTOSIS

Un estudio español de 2006 es quizás la mejor prueba de que el cannabis se puede utilizar para matar células cancerígenas. Esta investigación indica que el cannabis puede desencadenar a las células cancerígenas a matarse a sí mismas.

Y explica cómo puede suceder esto de la siguiente manera: "los receptores CB1 y CB2 se expresan en la piel normal y en los tumores de la piel de ratones y humanos. La activación de los receptores CB1/CB2 inducía la muerte apoptótica de las células epidérmicas tumorales, sin afectar a las células epidérmicas no transformadas". La apoptosis se puede resumir brevemente como el suicidio de las células.

FELICIDAD Y BIENESTAR

No es un secreto que consumir cannabis hace que te sientas mejor. Hay quienes disfrutan empezando el día con una sativa inspiradora y vigorizante. Otros lo terminan con una índica para dormir.

No tienes que ser un paciente de cáncer para beneficiarte de los efectos potenciales del estado de ánimo y del factor del bienestar del cannabis. Cualquier psicólogo te dirá que disponer de una actitud mental positiva es una ventaja cuando una persona se enfrenta a una enfermedad grave como un cáncer. Si el cannabis te anima y mejora tu sentido del bienestar, ya es algo.

Nota: Este artículo está redactado con el máximo de cuidado y precaución. Dicho esto, ten en cuenta que no somos profesionales de la medicina. CannaConnection es un sitio web dedicado exclusivamente a proporcionar noticias e información. Su contenido no pretende reemplazar a los consejos, diagnósticos ni tratamientos médicos.