¿Puede el CBD ayudarte a afinar tus músculos?


¿Puede el CBD ayudarte a afinar tus músculos?

Los atletas y las personas activas suelen contar con dietas suplementarias y personalizadas que les ayudan a alcanzar sus objetivos de ejercicio y el aumento de sus demandas nutricionales. A menudo, en este arsenal de moléculas coexisten multivitaminas, aminoácidos, minerales y macronutrientes adicionales, como proteínas y carbohidratos.

Si tu plan consiste en desarrollar músculo puro de gran calidad, entonces además de tomar los suplementos mencionados debes llevar una dieta y descanso adecuado. Pero también hay otra pieza del rompecabezas que podría ayudarte a desarrollar tu masa muscular a lo largo del tiempo y ayudar a que te recuperes más rápidamente: el CBD. Sus propiedades lo convierten en un opción atractiva para quienes acuden al gimnasio, sin importar su experiencia. Su molécula posee efectos anticatabólicos que pueden mejorar tu calidad del sueño, así como modular la respuesta inflamatoria.

¿QUÉ ES EL CBD?

CBD AS AN ANXIOLYTIC AND MOOD-ENHANCE

El CBD es uno de los más de 100 cannabinoides existentes en la planta de cannabis. Hay quienes consumen cannabis debido a su subidón, un fenómeno provocado principalmente por el cannabinoide THC. Sin embargo, muchos miembros de la familia de los cannabinoides, incluido el CBD, no son psicotrópicos, y por tanto no inducen un colocón.

El CBD está bastante bien documentado dentro de los cannabinoides, y ha ido consolidándose como un suplemento de salud e incluso un medicamento tras estudios científicos pioneros y la atención de los medios generalistas. Esta molécula ha llamado mucho la atención en pruebas clínicas y preclínicas al mostrar efectos antiinflamatorios, antioxidantes, neuroprotectores y anticonvulsivantes.

¿CÓMO AFECTA EL CBD AL CUERPO?

El CBD alcanza algunos de sus efectos farmacológicos al influir sobre el sistema endocannabinoide, una serie de receptores que se expresan a través del sistema inmunológico, del sistema nervioso central, la piel y el aparato digestivo, entre otras áreas. Este sistema está regulado por cannabinoides internos, conocidos como endocannabinoides, que se unen a los lugares donde se encuentran los receptores CB1 y CB2. Los cannabinoides como el CBD comparten una estructura molecular similar a la de estos compuestos químicos internos, y por tanto son capaces de ejercer estos efectos a través del sistema endocannabinoide.

El CBD tiene poca afinidad con los receptores CB1 y CB2, pero aun así es capaz de influir sobre ellos hasta cierto punto. Por ejemplo, el cannabinoide tiene la capacidad de bloquear los receptores CB1 y evitar que los endocannabinoides sean reabsorbidos. El cannabidiol también se une a otros receptores del cuerpo, incluidos los receptores vanilloides y de serotonina.

Algunos de estos mecanismos de acción son precisamente los que hacen que el CBD pueda ser beneficioso para deportistas y personas que van al gimnasio con la idea de aumentar su masa muscular.

Además de proporcionar un alivio de los síntomas, el CBD también se emplea como suplemento diario, como si de una vitamina se tratase. Si una persona tiene una deficiencia vitamínica, mineral o de algún otro nutriente, entonces pueden surgir problemas de salud. Pues lo mismo puede decirse con los endocannabinoides. El término deficiencia endocannabinoide clínica (CECD, por sus siglas en inglés) describe una falta de cannabinoides internos, un estado que se cree que está relacionado con enfermedades como la migraña, la fibromialgia y el síndrome del colon irritable. A pesar de que la mayoría de las personas producen suficientes endocannabinoides de manera natural, quienes padecen CECD se pueden beneficiar del uso de cannabinoides como el CBD.

¿CÓMO PUEDE EL CBD AYUDAR A DESARROLLAR TU MUSCULATURA?

Existen dos estados metabólicos del cuerpo importantes en cuanto a la formación del músculo.

El estado anabólico está relacionado con el crecimiento, y viene dado por la construcción de bloques como aminoácidos y proteínas que gradualmente van formando estructuras mayores. Este proceso se puede mantener mediante un excedente calórico y una ingesta adecuada de proteínas. El resultado es un aumento del músculo puro o definido.

El contrario del anabolismo es el catabolismo, y por tanto el estado catabólico implica descomponer estas estructuras. La grasa, carbohidratos y proteínas almacenadas se pueden utilizar para cumplir las necesidades de energía. La catabolización de la grasa es el objetivo de muchas personas que van al gimnasio, y se puede conseguir mediante un ligero déficit calórico y un aumento de la ingesta de proteínas. Sin embargo, un déficit calórico excesivo podría provocar la pérdida de masa muscular.

La clave para definir el músculo es mantener un buen equilibrio entre estos dos estados. Levantar pesas descompone las fibras musculares y produce un estado catabólico de poca duración. Esta descomposición, seguida por una alimentación y nutrientes adecuados, hace que el cuerpo desarrolle nuevas fibras musculares en mayor número y densidad.

Entonces, ¿qué papel juega el CBD en todo esto? Aunque su molécula no funciona de una manera directamente anabólica, sí ayuda a evitar el catabolismo en exceso y también a mantener la masa muscular y prevenir la pérdida de músculo.

Si tienes algún amigo que se dedica al culturismo y que se esfuerza por mantener y desarrollar sus músculos, te habrás dado cuenta de que comen en torno a 8 comidas pequeñas a lo largo del día, en vez de un número menor de comidas con mayor cantidad. La razón de esto es evitar que se produzca la catabolización de los tejidos. Pues el CBD tiene un efecto parecido. No contribuye directamente al tejido muscular como los aminoácidos o las proteínas, pero puede proteger estas estructuras frente a estados catabólicos inducidos por hormonas como el cortisol.

El cortisol es una hormona esteroidea producida por la glándula suprarrenal y que sirve para controlar el estado de ánimo, la motivación y el miedo. Aunque es esencial en determinadas cantidades, en exceso induce estrés crónico, lo que puede tener un efecto perjudicial, produciendo debilidad y rotura muscular. Un estudio publicado en la revista Annals of Surgery demuestran que la exposición aguda a las hormonas catabólicas, incluida el cortisol, puede desencadenar un catabolismo neto de la proteína muscular humana.

El CBD puede ayudar a proteger frente a este efecto catabólico al reducir de forma significativa los niveles de cortisol, lo que a cambio protege las proteínas musculares frente a una descomposición inducida hormonalmente. Un estudio publicado en el Brazilian Journal of Medical and Biological Research investigó los efectos del CBD en los niveles de cortisol de 11 voluntarios. Los sujetos recibieron dosis de CBD de 300mg, 600mg y placebo durante dos sesiones experimentales, y descubrieron que el CBD había reducido los niveles de cortisol de manera significativa, lo que llevó a los investigadores a concluir que el CBD interfiere con la secreción del cortisol.

OTRAS FORMAS EN QUE EL CBD PUEDE CONTRIBUIR AL DESARROLLO DE MASA MUSCULAR

Reducir las hormonas catabólicas es quizás el efecto más profundo que el CBD tiene sobre el desarrollo de la masa muscular, pero la molécula produce otros efectos que funcionan de manera más indirecta.

EL CBD PUEDE REDUCIR LA INFLAMACIÓN

CBD FOR INFLAMMATION AND PAIN RELIEF

Numerosos estudios muestran que el CBD puede disminuir la inflamación. Desarrollar músculo significa ir al gimnasio y llevar a cabo un programa de entrenamiento de fuerza y de hipertrofia. El entrenamiento hipertrófico implica grandes cantidades de repeticiones con un peso bajo. Este tipo de entrenamiento está diseñado para maximizar el tiempo bajo tensión, y puede hacer que tus músculos duelan mucho y se rompan.

La inflamación es un factor que contribuye a esta sensación. Y resulta que la administración de CBD ha demostrado ser efectiva en la reducción de la inflamación e hinchazón agudas.

EL CBD PUEDE MEJORAR EL SUEÑO

El descanso es absolutamente vital para trabajar y desarrollar el músculo, debido a que se trata de un profundo estado anabólico en que el cuerpo repara los tejidos. La glándula pituitaria también produce la hormona del crecimiento, una molécula que juega un papel importante en el crecimiento, metabolismo, reparación de células y en el rendimiento al realizar ejercicios. Estudios con animales han mostrado que el CBD tiene un efecto positivo en el ciclo del sueño-vigilia, y parece que aumenta el tiempo total de sueño.

El CBD también ha demostrado ser efectivo contra la ansiedad, una enfermedad que puede tener un gran impacto negativo sobre el sueño.

EL CBD PUEDE MEJORAR TU ESTADO MENTAL

Aunque el desarrollo muscular es fundamentalmente un objetivo físico, es igualmente necesario contar con una mente fuerte y disciplina. Ingerir CBD puede ayudar a mejorar tu ánimo y motivación, y hacer que te ejercites con más intensidad y durante periodos de tiempo más largos.

La euforia del corredor, un fenómeno que experimentan atletas de resistencia, se define como un estado alterado de la consciencia que se produce después de un ejercicio intenso. Este estado se caracteriza por una euforia y un estado de bienestar que se atribuye en parte a endocannabinoides como la anandamida. La anandamida capta los receptores CB1, los mismos receptores a los que se une el THC.

Al bloquear los receptores CB1, el CBD provoca que la anandamida permanezca en un espacio sináptico durante más tiempo, ejerciendo su efecto beneficioso. De esta forma, el CBD podría provocar un aumento de la motivación y del estado de ánimo antes y después de acudir al gimnasio.

CÓMO INGERIR CBD

HOW TO USE CBD PRE-WORKOUT

El CBD se puede tomar en cualquier momento del día. Los deportistas suelen encontrar especialmente beneficioso el consumo de CBD después de sus entrenamientos con el objetivo de aliviar el dolor. También se pueden utilizar bombas y sales de baño con CBD para obtener su máximo efecto.

El CBD está disponible en muchos formatos distintos, desde aceites y cápsulas, pasando por gominolas y esprays para uso tópico. Si nunca antes has tomado este cannabinoide, empieza con una dosis baja y comprueba cómo reacciona tu cuerpo, para luego ir aumentando la ingesta poco a poco.