Cómo tratar y prevenir la pudrición del cogollo en plantas de cannabis


Cómo tratar y prevenir la pudrición del cogollo en plantas de cannabis

¿Has oído hablar de la pudrición de los cogollos de marihuana? Si no sabes qué es o estás sufriendo un ataque, en este artículo encontrarás consejos prácticos para prevenirla y controlar la situación de la mejor manera posible.

Un buen día visitas tu cultivo de marihuana y notas algo diferente. Una de tus plantas se ha decolorado y ha pasado de un verde intenso a un tono marrón oscuro. En otras partes, las hojas se están volviendo amarillas, los tallos se están deshaciendo, y las plantas tienen un aspecto frágil.

Se trata de un caso grave de pudrición del cogollo.

Sí, al igual que cualquier otra planta, tu querida marihuana es susceptible a la putrefacción. El moho se propaga y devora los cogollos hasta que prácticamente no queda nada para fumar.

Hay varias razones por las que se produce esta pudrición. En general, está causada por una falta de circulación de aire y un alto nivel de humedad, pero existen formas de prevenirla, que vamos a compartir en este artículo. Pero primero, un poco de información.

¿Qué es la pudrición de los cogollos?

Como ya hemos dicho, la pudrición, putrefacción o podredumbre de los cogollos (Botrytis) aparece en entornos en los que la circulación del aire y la humedad no están reguladas de forma adecuada. Es decir, hay una mala ventilación y demasiada humedad en el aire y/o ambiente.

Estas condiciones favorecen el desarrollo de los hongos. Y, cuando estos se apoderan del entorno, dificultan el movimiento del agua y los nutrientes a través de las hojas y flores. Como resultado, la planta muere de forma lenta pero segura.

La pudrición de los cogollos es difícil de identificar en su fase temprana. Solo se hace perceptible cuando las plantas se decoloran y se cubren de unas partículas parecidas al polvo. Si ocurre esto, ya es demasiado tarde.

¿Qué causa la pudrición de los cogollos?

Lo peor de esta infección es que los hongos se propagan de una planta a otra por medio de la lluvia y los vientos fuertes.

Antes de que te des cuenta, tienes una infestación en toda regla que ha diezmado tu cosecha. Como cultivador/a, puede ser lo más horrible que te pueda pasar.

En este apartado, vamos a profundizar en las causas más frecuentes de la pudrición. Como verás, está causada principalmente por la propia madre naturaleza, pero, en algunos casos, el cultivador puede evitar que ocurra.

Humedad alta

Un exceso de humedad es el principal factor contribuyente a la pudrición de los cogollos. Si la ponemos en cifras, estamos hablando de una humedad relativa superior al 60%.

Dejar los cogollos mojados o con aire húmedo durante horas es condenarlos a la putrefacción. En muy poco tiempo, verás cómo tus queridas plantas sucumben a una muerte lenta.

En los cultivos al aire libre, la lluvia y el rocío de la mañana son las causas más habituales de la pudrición. Si no puedes deshacerte de toda esa agua inmediatamente, lo más probable es que tus plantas desarrollen Botrytis.

Genética

Al igual que con los seres humanos, la genética influye en la salud general de las plantas. En este caso, algunas cepas podrían tener una mayor predisposición a la pudrición que otras.

Veamos los dos principales tipos de cepas: sativa e índica. En general, las sativas se han adaptado a los climas cálidos y húmedos. Y por lo tanto, producen unos cogollos más ligeros, alargados y aireados, lo que los hace más resistentes al moho.

Las índicas, por otro lado, se desarrollaron en climas más secos, por lo que una vez que se añade la humedad a la ecuación, sus cogollos densos se volverán mucho más susceptibles al moho.

Por eso, el tipo de cepa que elijas para cultivar dependerá en gran medida del clima de tu zona y/o la organización de tu espacio de cultivo interior.

Cogollos y follaje densos

Y hablando de cogollos densos, son los más vulnerables a los ataques de Botrytis. Esto se debe a que las plantas con colas enormes (grupos de cogollos que crecen muy juntos) atrapan la humedad en su interior.

Al no haber aire al que exponerlas, toda esa humedad se va acumulando, y con el tiempo, empezarán a desarrollar moho, que acabará consumiendo toda la planta.

Si cultivas este tipo de cogollos, deberás vigilarlos de cerca; sobre todo si lo haces al aire libre, donde apenas puedes controlar el entorno circundante.

Temperatura inadecuada

Al igual que Ricitos de oro y los tres osos, tendrás que exponer tu marihuana a una temperatura que no sea demasiado fría ni demasiado caliente. Querrás que tenga la temperatura ideal, por el siguiente motivo.

Los hongos se desarrollan en temperaturas frías y ambientes húmedos. El moho, por otra parte, crece más rápido con el calor. El problema empeora especialmente cuando empieza a subir la humedad relativa.

Si ocurre esto, el entorno de tus plantas deberá tener una temperatura de alrededor de 24°C durante la floración. Es el término medio ideal en lo que respecta a la temperatura circundante.

Temperatura inadecuada

Ventilación deficiente

Esto puede ser un problema para cultivadores tanto de interior como de exterior, pero lo suelen tener más los primeros. Cuando el aire no circula adecuadamente por encima, debajo y a través de las plantas, hay más peligro de que desarrollen pudrición de los cogollos.

Esto se debe a que las plantas frondosas, como el cannabis, retienen la humedad entre sus hojas, lo que hace que se formen bolsas de aire húmedo. Y, como hemos mencionado a lo largo de este artículo, la humedad excesiva favorece la aparición de moho.

Cómo identificar la pudrición en las plantas de marihuana

Dicen que es mejor prevenir que curar. Pero, si esta infección ataca antes de que tomes medidas preventivas, deberás aprender a identificarla antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué aspecto tiene la pudrición de los cogollos?

Para detectar las primeras señales de pudrición, hay que saber dónde mirar y qué buscar. Estos son los síntomas más frecuentes de la pudrición de los cogollos, que se manifestarán de forma distinta en función de la etapa de desarrollo.

Síntomas de los cogollos

Este es uno de los primeros indicios que notarás. Además de la decoloración de los cogollos, también verás trozos de aspecto quebradizo y seco.

Al tocar los cogollos mohosos, tendrán una textura especialmente viscosa. Y sabrás que hay una infestación cuando la zona afectada se desmorone fácilmente.

Bud rot

Síntomas de la cola

Al igual que los cogollos, las colas también se decoloran; adquieren un tono más oscuro, lo cual es una indicación clara de que hay una infección.

Las colas contaminadas con pudrición son muy fáciles de detectar. Cuando las veas, no tendrás dudas.

Síntomas de las hojas

La pudrición también se manifiesta en las hojas de las plantas de marihuana. Una señal muy reveladora es el amarilleamiento, así como unas hojas quebradizas que son más propensas a caerse.

En algunos casos, deberás realizar una inspección más detallada de las hojas. La mayoría de estos mohos aparecen cerca de la cola, por lo que pueden ser difíciles de detectar a simple vista.

Cómo combatir la pudrición del cogollo en las plantas de marihuana

Ya lo hemos mencionado, pero el dicho de "más vale prevenir que curar" no podría ser más cierto en esta situación, porque la pudrición de los cogollos no tiene cura. Por desgracia, una vez que las plantas se infectan, no queda más remedio que deshacerse de ellas.

¿Cómo se detiene la pudrición del cogollo?

El proceso de putrefacción no se puede detener, pero se puede evitar que se propague e infecte todo el cultivo.

La clave está en detectar los síntomas pronto, para poder empezar a podar los cogollos y hojas infectados. No olvides desinfectar las tijeras de podar inmediatamente después.

Otro método eficaz es eliminar las plantas infectadas. Una medida adicional importante para evitar que se siga propagando, es meter las plantas afectadas en una bolsa de plástico hermética antes de tirarlas.

Y luego están los productos químicos para combatir la pudrición, como, por ejemplo, los quemadores de sulfato de cobre y azufre. Sin embargo, estos métodos no deben considerarse como una cura.

¿Se pueden salvar los cogollos con moho?

La respuesta corta es: no. La ingesta/inhalación de ciertos hongos puede tener consecuencias perjudiciales, como infecciones de los aparatos digestivo y respiratorio, e incluso del cerebro. Aunque es muy probable que la Botrytis solo cause síntomas desagradables y no letales, no es saludable ni aconsejable fumar estos cogollos.

Si detectas la pudrición temprano, podrías salvar partes de los cogollos. Pero si la infección está descontrolada, no te lo pienses dos veces, deshazte de toda la planta de inmediato.

Cómo prevenir la pudrición del cogollo en la marihuana

Este artículo no estaría completo sin unas cuantas medidas preventivas. Aquí tienes algunas formas de evitar que tus plantas se pudran, y que tú sufras por ello.

Prevención de la pudrición en un cultivo exterior de marihuana

Cuando cultivas al aire libre, te encuentras a merced de los elementos de la madre naturaleza. Pero, estos consejos también se pueden usar en un cuarto de cultivo interior.

Aumenta la circulación del aire

Como hemos dicho varias veces, una de las principales causas de la aparición del moho es la humedad. Esas gotitas ocultas y traicioneras del interior de los cogollos son las que te atacarán por sorpresa con una infestación de hongos.

Para frenar este problema potencial, asegúrate de que tus plantas reciban suficiente aire. En interior, esto significa instalar un sistema de admisión y extracción adecuado, y poner ventiladores de pie para que el aire circule constantemente por todo el cuarto de cultivo. También significa espaciar las plantas de forma adecuada para que la humedad no se acumule en el dosel.

Si cultivas en un jardín, no podrás controlar el flujo de aire, pero puedes adoptar algunas medidas preventivas. Una de ellas es colocar las plantas lejos de estructuras altas, como muros, que podrían bloquear el flujo de aire. En este caso, también deberás separar las plantas entre ellas, para que puedan respirar libremente.

Mantén una temperatura cálida

Hemos mencionado que la temperatura ideal para las plantas de cannabis es de alrededor de 24°C. Ni demasiado calor ni demasiado frío, pero tirando más al lado caliente.

Esto es mucho más fácil de controlar y vigilar cuando se cultiva en interior, aunque todavía hay que prestar mucha atención. Si cultivas al aire libre, puedes trasladar las plantas en macetas a una zona sombreada durante las olas de calor, o crear una sombra artificial sobre las plantas que crezcan en el suelo.

Mantén las plantas secas

Uno de los inconvenientes del cultivo en exterior es que tendrás que lidiar constantemente con la humedad y el rocío de la mañana. Si empiezas a cultivar al comienzo de la temporada de lluvias, es posible que tengas más problemas.

La mejor forma de proceder es vigilar de cerca tus plantas. Tendrás que darles una pequeña sacudida de vez en cuando para deshacerte del exceso de agua.

Y, recuerda: no debe haber más de un 50% de humedad relativa. Un higrómetro te proporcionará una lectura precisa.

Poda las plantas

Otra forma efectiva de prevenir la pudrición de los cogollos, tanto en interior como al aire libre. La poda es el proceso por el cual se elimina el material vegetal innecesario, para potenciar el flujo de aire y posiblemente aumentar las cosechas.

Además de ser una medida preventiva, si se realiza con cuidado, la poda puede favorecer la salud general de la planta. No te la saltes.

Prevención de la pudrición en un cultivo exterior de marihuana

Presta atención

El moho y los hongos pueden aparecer cuando menos te lo esperas. No percibirás el ataque hasta que sea demasiado tarde. Y, por eso, debes prestar un poco más de atención a tus plantas.

Pero eso no significa que tengas que actuar como una cámara de seguridad humana, aunque deberás tener un cuidado especial hacia el final de la floración, que es cuando las plantas están más susceptibles. Los problemas se producirán principalmente en los cogollos más grandes y densos.

También deberás prestar especial atención durante los meses más húmedos o lluviosos.

Cómo prevenir la pudrición durante el secado

El moho y los hongos también pueden aparecer durante el secado. Aquí tienes varias formas de prevenirlo:

  • Revisa las colas para ver si presentan síntomas de pudrición, y deséchalas de inmediato si encuentras alguno.
  • Ajusta la temperatura y la humedad del cuarto de secado en consecuencia.
  • Si cultivas durante la temporada de lluvias, intenta programar la cosecha para cuando llueva menos. Lo ideal sería en un período de sequía de varios días.
  • Realiza el manicurado en verde. Eliminar las hojas de abanico y las de azúcar ayuda a reducir al mínimo la humedad antes de empezar con el secado.

¿Qué otros problemas pueden darse además de la pudrición de los cogollos?

La pudrición no es el único problema que deberás tener en cuenta. Otras infecciones son un peligro igual de grave o mayor para tus plantas. Algunas también son más difíciles de detectar; pero, en cualquier caso, estas son a las que tendrás que prestar especial atención.

Mildiú polvoroso

El nombre nos da una pista. Esa sustancia blanca y polvorienta de tus plantas no es nieve. Lo más probable es que tengas un caso de mildiú polvoroso.

El mildiú polvoroso suele atacar a las hojas. Durante el prolongado ataque, notarás una pudrición extendida que con el tiempo podría detener el crecimiento de las plantas. Además de cogollos podridos, la producción será mucho menos abundante de lo que debería.

Las esporas de los hongos del mildiú polvoroso son lo suficientemente adaptables y robustas como para sobrevivir en el jardín más allá de la cosecha. Y, si no tienes cuidado, podría terminar con tus plantas.

Fusarium

Fusarium es una enfermedad fúngica a la que conviene prestar especial atención. Por un lado, solo detectarás el ataque cuando las plantas comiencen a marchitarse. Las raíces y los tallos también se pudrirán, mientras que el xilema (tejidos que transportan el agua) adquirirá un tono rojo.

El xilema es el objetivo principal del Fusarium, que hará que el agua se distribuya de forma inadecuada por toda la planta. Esto, a su vez, frenará el crecimiento. Si el ataque continúa durante mucho tiempo, la planta puede morir.

Combatir el Fusarium también es una tarea difícil, ya que puede permanecer inactivo en el sustrato durante meses antes de hacer notar su presencia en la temporada cálida.

Fusarium

Fumagina

La fumagina ataca cuando la planta ha sido infectada por otras plagas. Concretamente, comienza su infestación después de que los insectos hayan infectado las hojas y expuesto la savia.

La fumagina se asemeja a la sustancia cenicienta de las chimeneas. Comienza como una capa oscura y polvorosa que se va espesando y adquiriendo una textura laminar con el paso del tiempo. La fumagina puede causar estragos en las plantas independientemente de la época del año, siempre que antes haya habido un ataque de insectos.

Aunque no ataca exactamente a las plantas, causa daños al bloquear la luz y, como consecuencia, obstaculiza la fotosíntesis. Por lo tanto, afectará negativamente al crecimiento, razón por la que deberás permanecer alerta.

Pythium

Existen más de 150 especies de Pythium, pero no todas atacan a las plantas. Las que lo hacen, causan daños durante la etapa temprana de la plántula. Estos hongos están al acecho por debajo de la superficie, por lo que son difíciles de detectar. Por lo general, atacan las raíces, haciendo que las plantas se marchiten y mueran lentamente.

Sabrás que te enfrentas al Pythium cuando observes una decoloración marrón en las raíces. También notarás un fuerte olor fétido.

¿Es peligrosa la pudrición del cogollo?

Otra respuesta breve y directa: sí, lo es. Como ya hemos mencionado, la ingestión de hongos dañinos tiene consecuencias graves para la salud a largo plazo. Los síntomas más leves son parecidos a los de la gripe, y posibles reacciones alérgicas, y los peores son dolores de pecho y problemas respiratorios.

Cuando veas indicios de la presencia de hongos o moho, puedes eliminar la zona afectada o deshacerte de toda la planta. La elección dependerá de la gravedad de la contaminación y del tipo de enfermedad.

Pero, con estos consejos en mente, lo mejor que puedes hacer es tomar medidas preventivas. Ten en cuenta que, en lo que respecta a la pudrición de los cogollos, siempre es mejor prevenir que curar.