Los 6 cannabinoides más importantes de la marihuana


Los 6 cannabinoides más importantes de la marihuana

Los cannabinoides son compuestos esenciales que le dan al cannabis sus apreciadas propiedades medicinales y recreativas, pero, ¿cuáles son los más comunes y cómo afectan a nuestro cuerpo?

¿QUÉ SON LOS CANNABINOIDES?

El término cannabinoide hace referencia a un grupo de más de 100 compuestos químicos distintos que interactúan con los receptores cannabinoides del cuerpo humano. Son las sustancias que aportan a la marihuana sus distintivas propiedades medicinales y recreativas.

Cuando consumimos cannabis, ya sea fumado, vaporizado o ingerido, los cannabinoides de la planta activan ciertos receptores (conocidos como CB1 y CB2) situados a lo largo de nuestro cuerpo y nuestro cerebro.

Estos receptores forman parte de nuestro sistema endocannabinoide, el encargado de producir endocannabinoides de forma natural en el cuerpo (como, por ejemplo, la anandamida), así como de mediar en toda una serie procesos fisiológicos como el apetito, la sensación de dolor, el estado de ánimo o la memoria.

Los 6 cannabiniodes más importantes de la marihuana:

THC

THC

El THC o tetrahidrocannabinol es, probablemente, el cannabinoide más conocido del cannabis.

Es un compuesto psicoactivo y el responsable del característico "subidón" tan apreciado por los consumidores recreativos. Cuando es absorbido por el cuerpo, el THC suele inducir una fuerte sensación de alegría, relajación, euforia, adormecimiento, etc.

Nuevas investigaciones también han revelado que el THC podría tener diversas aplicaciones medicinales. Por ejemplo, varios estudios indican que podría ayudar en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático (TEPT), glaucoma, insomnio, y el dolor crónico asociado con enfermedades como la fibromialgia.

Pero una de las mayores preocupaciones acerca del consumo de THC con fines medicinales, es el hecho de que produce efectos que varían según el individuo. Si bien puede hacer que una persona se sienta adormilada y relajada, puede hacer que otra se sienta inquieta, nerviosa y ansiosa.

La ciencia no tiene muy claras las causas de estos desequilibrios; podría tratarse de la química individual de nuestros cuerpos o de las diferentes concentraciones de THC.

Descubre más acerca del THC.

CBD

CBD

El CBD, o cannabidiol, es un cannabinoide que se ha hecho famoso por sus propiedades medicinales.

El cannabidiol se suele encontrar en mayores concentraciones en el cáñamo y en unas cuantas variedades de cannabis medicinal que han sido especialmente desarrolladas para ser ricas en CBD.

Sin embargo, la mayoría de variedades cultivadas para su consumo recreativo tienden a ser ricas en THC y únicamente contienen pequeñas cantidades de CBD.

Casi todo el revuelo que rodea a la marihuana medicinal está centrado en el CBD, aunque con el aumento de las investigaciones sobre el cannabis, algunos de los otros cannabinoides mencionados en esta lista también están recibiendo bastante atención.

El CBD ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de una amplia variedad de trastornos, entre los que se incluye la ansiedad, las náuseas y el dolor crónico neuropático o inflamatorio causado por enfermedades como la distrofia muscular y la artritis, respectivamente.

El CBD, a diferencia del THC, no es un compuesto psicoactivo, lo que significa que no produce un subidón.

Descubre más acerca del CBD.

THCV

THCV

El THCV, o tetrahidrocannabivarín, es un cannabinoide que ha empezado a ser noticia recientemente. Se trata de un compuesto psicoactivo conocido por inducir un claro y estimulante efecto cerebral.

Se trata de un cannabinoide psicoactivo producido por las plantas de cannabis, a veces en cantidades muy grandes. Algunas variedades asiáticas (como de la China, la India, Nepal, Tailandia, Afganistán y Pakistán), por ejemplo, tienen unas concentraciones de THCV de más del 50%.

Aunque no se ha investigado tanto como otros cannabinoides (como el CBD y el THC), la ciencia cree que el THCV tiene un gran potencial medicinal.

Los estudios demuestran que, por ejemplo, podría ayudar a regular el nivel de azúcar en la sangre y, por lo tanto, ser beneficioso para el tratamiento de la diabetes, así como de la ansiedad, mejorar el control motor y reducir los temblores del Alzheimer.

Curiosamente, el THCV funciona como un supresor del apetito, lo que ha llevado a algunos expertos a creer que también podría ayudar con la pérdida de peso. Por último, se ha demostrado que el THCV también estimula el crecimiento de los huesos, por lo que podría ser útil en el tratamiento de la osteoporosis y otras enfermedades óseas.

Lamentablemente, muchas de las variedades disponibles para su consumo tanto recreativo como medicinal, apenas contienen THCV, haciendo que las propiedades o efectos de este cannabinoide sean difíciles de destacar.

Descubre más sobre el THCV.

CBDV

CBDV

El CBDV o cannabidivarín, es un cannabinoide no psicoactivo. Al igual que el THCV, se ha encontrado en altas concentraciones en variedades índica que crecen en la India y el Nepal.

A diferencia del THC y del CBD, el CBDV recibe una atención relativamente escasa; sin embargo, se ha demostrado que tiene fuertes efectos anticonvulsivos.

Un estudio llevado a cabo en 2013 por la Universidad de Reading (Reino Unido) y el instituto de investigación Otsuka Pharmaceutical de Japón, por ejemplo, demostró que el CBDV reduce las convulsiones inducidas en ratas de forma significativa.[1]

Según un artículo publicado en la edición de septiembre del 2012 del British Journal of Pharmacology, el CBDV suprimió las convulsiones de diferentes modelos experimentales comúnmente utilizados en el tratamiento de la epilepsia.[2]

Descubre más acerca del CBDV.

CBG

CBG

El CBG, o cannabigerol, es un compuesto no psicoactivo incluso en dosis altas. Se trata de una forma no ácida del CBGA, el primer cannabinoide que se forma en la planta.

Los científicos descubrieron por primera vez el cannabigerol en 1964. Al igual que muchos otros cannabinoides, el CBG tiene un prometedor potencial medicinal.

En enero del 2015, por ejemplo, investigadores del departamento de bioquímica y biología molecular de la Universidad de Madrid descubrieron que el CBG podría ser beneficioso en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Huntington.[3]

Por desgracia, el CBG también se encuentra únicamente en cantidades trazas en las variedades modernas (en concentraciones de un 1% o menos). Pero con una investigación más profunda del cannabis y sus compuestos, esto podría cambiar.

Descubre más acerca del CBG.

CBC

CBC

El último de nuestra lista de cannabinoides más importantes del cannabis es el CBC, o cannabicromeno. A pesar de ser otro cannabinoide a menudo eclipsado por el CBD y el THC, se trata de un compuesto relativamente bien estudiado.

El CBD es el segundo compuesto de mayor concentración del cannabis, después del THC. Como el CBD y el THC, ha demostrado poseer un efecto antiinflamatorio y podría ser beneficioso para el tratamiento del dolor asociado con diversos trastornos.

De forma similar al CBD y al THC, el CBC también presenta propiedades antidepresivas. La ciencia también han demostrado que tiene efectos antimicóticos y antivirales.

Sin embargo, lo que realmente hace que este cannabinoide destaque entre los demás es su capacidad para promover la neurogénesis (el crecimiento y desarrollo del tejido nervioso del cerebro).

Descubre más sobre el CBC.

Referencias

  1. ^ NCBI, Cannabidivarin (CBDV) suppresses pentylenetetrazole (PTZ)-induced increases in epilepsy-related gene expression, recuperado January-29-2019
    Enlazar
  2. ^ NCBI, Cannabidivarin is anticonvulsant in mouse and rat., recuperado January-29-2019
    Enlazar
  3. ^ NCBI, Neuroprotective properties of cannabigerol in Huntingtons disease: studies in R6/2 mice and 3-nitropropionate-lesioned mice., recuperado January-29-2019
    Enlazar