Presidentes de USA a los que les gusta el cannabis


Presidentes de USA a los que les gusta el cannabis

Los Estados Unidos están experimentando una nueva ola de legalización del cannabis, y parece que no hay manera de frenarla. Ya sea con fines medicinales o recreativos, estado tras estado está dando carta libre a este regalo de dios. En estos tiempos que corren, nos ha parecido interesante analizar el tipo de relación que han tenido los ex-presidentes de esta nación con el cannabis, sobre todo después de que algunos hayan reconocido públicamente haber consumido marihuana en algún momento de sus vidas.

GEORGE WASHINGTON

El primer presidente de los Estados Unidos de América y padre fundador de la patria, George Washington, es probablemente el personaje político más famoso de la historia estadounidense. Su padre era plantador de tabaco, y George heredó de él su amor por la agricultura. Antes de convertirse en presidente, se comenzó a plantar cáñamo como cultivo comercial, que fue sustituyendo poco a poco a las plantaciones de tabaco. George Washington reconoció el valor agrícola del cáñamo y empezó a cultivarlo con éxito. Pero, ¿consumía el primer presidente de Estados Unidos cannabis de forma recreativa? o, en términos de fumeta, ¿se colocaba?

Es un tema muy debatido, debido a la existencia de cartas y entradas de diario que podrían arrojar un poco de luz sobre el consumo de marihuana del primer presidente. Una de sus citas más populares - una entrada de diario del 7 de agosto de 1765 - dice: "comenzaron a separar las plantas de cáñamo macho de las hembra…", un indicador de que utilizaba las plantas hembra de cannabis por su mayor potencia. Parece que el padre fundador prefería fumar hojas de cáñamo a beber alcohol.

THOMAS JEFFERSON

El tercer presidente de los Estados Unidos de América, uno de los padres fundadores y el principal autor de la Declaración de Independencia, Thomas Jefferson, era un agricultor de cáñamo, al igual que George Washington. Y no sólo era agricultor, también revolucionó el procesamiento de esta planta diseñando una trilladora mucho más eficiente para romper sus tallos.

Cabe señalar que el primer par de borradores de la Declaración fueron escritos en papel de cáñamo, aunque esto era una práctica común en aquella época. Teniendo en cuenta estos hechos, es muy probable que Thomas Jefferson fumara marihuana, ya que su aversión por el alcohol y el tabaco era conocida. Y además, Thomas Jefferson y Ben Franklin fueron embajadores en Francia durante el auge inicial del hachís.

LOS CHICOS NUEVOS

En tiempos más modernos, un montón de personajes públicos han admitido que consumían marihuana, sobre todo en su juventud. Muchas de estas figuras pertenecen a círculos políticos, y varios de ellos han sido presidentes de EE.UU. Quizás el más prominente sea John Fitzgerald Kennedy. El trigésimo quinto presidente de Estados Unidos supuestamente consumía cannabis para tratar un intenso dolor de espalda. Según una prueba anecdótica, JFK fumó tres canutos con Mary Meyer en julio de 1962. Al principio, no sintió nada, pero después cerró los ojos, rechazó un cuarto peta y dijo: "Imagínate que los rusos hacen algo ahora".

Bill Clinton fue grabado confesando haber experimentado con marihuana mientras estaba en Inglaterra. "Cuando estuve en Inglaterra, experimenté un par de veces con la marihuana, y no me gustó. No inhalé, y nunca la volví a probar". Esa fue su respuesta cuando le preguntaron sobre la hierba. Además, hay que mencionar que, según Christopher Hitchens, Clinton prefería los brownies a los canutos.

Barack Obama es otro presidente que ha reconocido públicamente haber experimentado con drogas en el pasado. Ha admitido haber consumido cocaína y marihuana cuando vivía en Hawai. Su más famosa declaración en relación con el cannabis, la hizo fue durante la campaña presidencial del 2008: "Cuando era joven, inhalé, con frecuencia. De eso se trataba".

MENCIONES HONORÍFICAS

A varios presidentes que fueron militares de jóvenes se les ha achacado el consumo de cannabis con sus tropas. Entre ellos se encuentran Andrew Jackson, Zachary Taylor y Franklin Pierce. Jimmy Carter fue uno de los presidentes más progresistas y honestos con respecto a la legislación del cannabis. No sabemos si consumía o no, pero propuso una ley federal para eliminar todas las sanciones penales por posesión de hasta treinta gramos de marihuana.

Y por último, pero no por ello menos importante, George W. Bush, que fue sincero sobre su consumo de alcohol y cocaína en el pasado, pero que siempre eludió el tema de la marihuana. Más tarde explicó en su biografía que no quería que los niños le imitaran y la probaran.

Hay un montón de pruebas anecdóticas e historias relacionadas con el consumo de marihuana por parte de presidentes. Si se tiene en cuenta que el cannabis se consume desde hace siglos y que el cultivo de cáñamo era muy importante durante nacimiento de Estados Unidos, se podría asumir que estas historias no son tan descabelladas como parecen. Y si añadimos la confesión del nuevo presidente, podemos admitir que existe una conexión. Imagínate por un momento que eres uno de los líderes del mundo actual, ¿no te entregarías al mejor vástago de la Madre Naturaleza?