5 Consejos para comprobar la potencia de los comestibles de forma segura


5 Consejos para comprobar la potencia de los comestibles de forma segura

Cada vez más gente compra e ingiere comestibles y experimenta con métodos alternativos para disfrutar del cannabis, ya que en la actualidad, fumar no es una opción para muchas personas. Si no te gusta fumar, los comestibles son un estupendo sustituto.

Pero estas exquisitas delicias necesitan mantequilla, aceite o algún tipo de extracto de marihuana para funcionar. La dosificación, por lo tanto, puede ser difícil y, en algunos casos, potencialmente peligrosa si se toman cantidades excesivas.

Siempre que se utilicen productos que contengan concentrados/aceites de cannabis, es recomendable averiguar su potencia antes de comprar o preparar tus propios comestibles.

Los comestibles son estupendos, pero pueden tener efectos no deseados. Si no tienes cuidado, podrías sufrir una reacción inesperada antes incluso de sentir su efecto, que en algunos casos podría tardar en aparecer entre 30 minutos y dos horas. La absorción del THC a través del sistema digestivo varía según la persona, y puede prolongar el subidón hasta ocho horas. Por eso es importante tener cuidado.

Aquí tienes 5 consejos para comprobar la potencia de tu aceite o mantequilla de cannabis.

1. PREPARA EL ACEITE O MANTEQUILLA

1. prepara el aceite o mantequilla

Si tu aceite o mantequilla de cannabis ya han sido descarboxilados e infusionados, el siguiente paso es homogeneizarlos para que el THC se distribuya por igual.

Calienta la sustancia a fuego muy lento hasta que se licue; remueve con cuidado hasta que esté bien mezclada. Después, vierte el aceite limpio en una cubitera seca y métela al congelador. Esta forma de almacenamiento te permite separar el aceite en pequeñas y cómodas porciones para utilizarlas más adelante. También dura más tiempo.

2. PROGRAMA BIEN EL EXPERIMENTO

Como la ingesta de comestibles puede ser impredecible, lo siguiente que hay que tener en cuenta es cuándo llevarla a cabo. Escoger el lugar y el momento adecuados para poner a prueba tus comestibles es esencial para tener éxito. Muchas personas se sienten más cómodas en la intimidad de su propio hogar.

Asegúrate de reservar tiempo suficiente para comprobar el efecto de los comestibles. Deberás darte unas cuantas horas en las que no tengas que estar en ningún sitio ni encontrarte con nadie que no vaya a tomar parte en el experimento.

Cerciórate de que no vayas a conducir, operar maquinaria o intentar llevar a cabo complicados proyectos caseros. Lo ideal es un entorno apacible y tranquilo. Enciende velas, lee un buen libro o escucha tu música favorita; todas son formas excelentes de lograr un estado de ánimo positivo.

3. EMPIEZA CON UNA DOSIS PEQUEÑA

EMPIEZA CON UNA DOSIS PEQUEÑA

Dada la naturaleza de los comestibles, lo mejor es empezar con una porción muy pequeña de aceite, por ejemplo, ⅛ de cucharadita en una taza de té o leche caliente con miel. Si no sientes el efecto después de dos horas, déjalo y vuelve a intentarlo al día siguiente, esta vez con ¼ de cucharadita. Continúa con esta pauta hasta conseguir el efecto deseado.

Cuando se empieza a consumir comestibles y aceites de cannabis, es fundamental seguir estas directrices. Es muy importante recordar que los comestibles tardan más en hacer efecto que, por ejemplo, fumar marihuana.

A menudo, los novatos se quejan de que no sienten nada y aumentan la dosis de forma imprudente. Lamentablemente, cuando el THC acaba haciendo efecto, se pueden colocar demasiado, sentirse desorientados y, en algunos casos, asustados. Si te tomas un tiempo para comprobar tus límites, podrás evitar fácilmente este error.

4. MANTÉN LA CALMA

Cuando la ingesta de aceite de cannabis te sorprenda, es muy importante mantener la calma y la tranquilidad. Algunas personas experimentan una sensación de extrema confusión y pánico causada por los comestibles.

No podemos dejar de enfatizar en la importancia de controlar tu ritmo. Aunque debes experimentar un subidón mucho más prolongado que el de fumar cannabis, si ingieres demasiado, podrías sentirte abrumado o tener un "mal" viaje.

Si te excedes de forma accidental, no te preocupes, nadie se ha muerto por una sobredosis de THC. En el peor de los casos, te sentirás desorientado durante un rato, y hay ciertas cosas que pueden ayudar a que se te baje el colocón.

Lo mejor es beber mucha agua y tumbarse en un lugar tranquilo. Algunas personas dicen que también ayuda masticar pimienta negra o beber zumo de limón. Pero lo más importante es intentar relajarse.

5. ¿QUÉ PASA SI NO SIENTES NADA?

Si has probado a repetir el experimento a diario y sigues sin sentir el efecto, podría deberse a un par de cosas. La primera, que el lote de aceite no sea muy potente, en cuyo caso, deberás probar con un lote nuevo y repetir el proceso. Recuerda: todo concentrado de cannabis que no haya sido calentado o "descarboxilado" primero, no tendrá un efecto psicoactivo.

Si no se trata de este problema y sigues sin notar el efecto, es posible que seas una de las pocas personas a las que no les afecta la ingesta de marihuana.

Algunas personas experimentan unos efectos mínimos con los comestibles, así que si es tu caso, busca otros métodos de consumo de THC, como la vaporización o los tópicos.