¿Ayuda la marihuana a abrir el tercer ojo?


¿Ayuda la marihuana a abrir el tercer ojo?

El "tercer ojo" es un antiguo concepto que hace referencia a una especie de lente situada en el cerebro humano y que ayuda a expandir nuestra consciencia y comprensión de la realidad. En muchas culturas antiguas, representa un centro psíquico clave del cuerpo y es la fuente del entendimiento y la sabiduría.

Con el paso del tiempo, el tercer ojo al que hacen referencia los chakras y otros sistemas de creencias antiguos, ha sido vinculado a la glándula pineal, una pequeña glándula independiente del cerebro que desempeña un papel importante en la metabolización de drogas psicoactivas como el cannabis.

Entonces, ¿es posible que el cannabis ayude a "abrir" el tercer ojo estimulando la glándula pineal?

¿QUÉ ES EL TERCER OJO?

El tercer ojo es un término coloquial utilizado para referirse a la glándula pineal. La glándula pineal es una pequeña glándula endocrina en forma de piña de pino que se encuentra en el cerebro de los vertebrados. Está ubicada en el epitálamo, cerca del centro del cerebro, entre los hemisferios derecho e izquierdo.

La función principal de la glándula pineal es producir melatonina, una hormona derivada de la serotonina. La melatonina desempeña un papel clave en la moderación del sueño y, en el ser humano y otros animales, también ayuda a controlar el ritmo circadiano.

LA GLÁNDULA PINEAL EN LA SOCIEDAD Y LA CULTURA

Algunos estudios con animales revelan que la glándula pineal también desempeña un papel importante en la metabolización de las drogas recreativas, y ha sido el tema central de muchas discusiones filosóficas.

René Descartes, por ejemplo, habló de la glándula pineal en sus libros El tratado del hombre y Las pasiones del alma. En este último, se refiere a la glándula pineal como "el asiento principal del alma y el lugar en el que se forman todos nuestros pensamientos".

También sugiere que esta glándula es lo que conecta el alma con el cuerpo. Descartes se sentía fascinado por la glándula pineal porque creía que es la única parte del cerebro que funciona de forma independiente en vez de como parte de un todo.

A pesar de esta fascinación, no fue Descartes quien la bautizó como "tercer ojo". El término se le suele atribuir a su compatriota Georges Bataille, un escritor que debatió por primera vez el concepto de "ojo pineal". Bataille se refiere al ojo pineal como centro de placer y delirio, y una especie de "punto ciego" de la racionalidad occidental. Una de las obras más citadas de Bataille en relación con este concepto es El ojo pineal, incluida en el libro Las visiones del exceso.[1]

A finales del siglo XIX, la autora rusa Helena Blavatsky dibujó por primera vez la conexión entre la glándula pineal y el tercer ojo del hinduismo.[2] Según las creencias hindúes, el Ajna chakra (o tercer ojo) es uno de los 7 chakras principales del cuerpo humano.

En el hinduismo y otras religiones, los chakras hacen referencia a los centros de energía psíquica del organismo. Se cree que el Ajna está situado entre las cejas y a lo largo de la columna vertebral.[3] Los gurús a menudo tocan a sus estudiantes en este chakra durante los rituales de iniciación con el fin de canalizar el Sushumná (o el final de la dualidad) y el comienzo de la "unicidad".

También se han encontrado referencias al tercer ojo en otras culturas distintas al hinduismo. El ojo de Horus, por ejemplo, ha sido vinculado con el tercer ojo, y algunos autores afirman que se corresponde con la ubicación del chakra Ajna.[4]

En la actualidad, el tercer ojo continúa siendo el tema central de muchos debates sobre espiritualidad, meditación y filosofía. Y a menudo se define como fuente del conocimiento y el centro de la meditación.

La investigación de la glándula pineal ha llevado a algunas personas a denominarla glándula "visual". Rick Strassman, uno de los primeros médicos de Estados Unidos que experimentó con sustancias psicodélicas, alucinógenas y enteogénicas, propuso la idea de que la glándula pineal podría producir DMT (N,N-Dimetiltriptamina) de forma natural en las condiciones adecuadas y, por lo tanto, generar esa poderosa sensación de percepción y sabiduría que asociamos con el "entendimiento".

Graham Hancock, un escritor británico, ha sugerido que la DMT podría ser la "lente" de la glándula pineal que nos permite ampliar nuestro concepto de realidad y obtener una profunda sabiduría a partir de sus efectos.[5]

EL CANNABIS Y LA GLÁNDULA PINEAL

EL CANNABIS Y LA GLÁNDULA PINEAL

Como ya hemos mencionado, muchos científicos creen que la glándula pineal juega un papel importante en la metabolización de drogas y sustancias psicoactivas. Rick Strassman cree firmemente en este concepto.

Strassman ha trabajado mucho con la DMT, a la que llama molécula del espíritu en su famoso libro. En él escribe:

"[La glándula pineal] es muy activa para la síntesis de compuestos relacionados con la serotonina, un importante neurotransmisor del cerebro. Los neurotransmisores son los mensajeros químicos que permiten la comunicación entre las células nerviosas individuales. La mayoría de drogas psicodélicas, como el LSD, la mescalina, la psilocibina o la DMT, están activas en las zonas del cerebro también afectadas por la serotonina".

"Las drogas psicodélicas, los estados de meditación, las experiencias espontáneas cercanas a la muerte y otros fenómenos que podrían inducir una muerte/renacimiento estereotipados y un estado paradisíaco/infernal, actúan a través de la glándula pineal".[6]

Ahora que ya sabemos que la glándula pineal responde ante sustancias psicoactivas, nos preguntamos: ¿qué sucede en ella cuando fumamos cannabis?

La investigación con ratas ha demostrado que existen receptores cannabinoides en el interior de la glándula pineal. En el Journal of Pineal Research, un artículo del 2008 afirma que la glándula pineal de las ratas contiene su propio (compuesto por receptores CB1 y CB2).[7]

La actividad de estos receptores varía y se encuentra en su punto más bajo al final del período de luz diurna. La ciencia ha demostrado que, en presencia del THC y la anandamida, (un endocannabinoide muy parecido al THC), aumenta la producción de melatonina en la glándula pineal.[8]

Tiene sentido: nuestro cuerpo produce melatonina de forma natural en períodos de oscuridad para indicar el final del ciclo circadiano e inducir una sensación de cansancio. Sentir cansancio y sueño es un efecto secundario muy común del consumo de marihuana, y ha sido vinculado a este aumento en la producción de melatonina.

¿PUEDE EL CANNABIS AYUDARNOS A "ABRIR" EL TERCER OJO?

Ya hemos visto qué es la glándula pineal y cómo interactúa el cannabis con esta fascinante parte del cerebro. Pero, ¿puede ayuda a "abrir" el tercer ojo como la DMT y otras sustancias?

Para ser sinceros, no parece muy probable. Si bien el THC es una sustancia psicoactiva, su relación con la glándula pineal es muy distinta a la de la DMT y otras sustancias psicodélicas.

Es cierto que la marihuana ha desempeñado un papel clave en las ceremonias espirituales de muchas culturas antiguas. Para algunos, también ayuda a inducir un estado meditativo o de conciencia alterada. Pero afirmar que el cannabis puede "abrir el tercer ojo" y ayudarte a alcanzar el entendimiento es un poco exagerado.

Referencias

  1. ^ NYU Tisch, Visions of Excess, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  2. ^ Blavatsky Theosophy, The Third Eye and The Pineal Gland, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  3. ^ Wikipedia, Ajna, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  4. ^ Gaia, How to awaken your third eye, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  5. ^ Youtube, The secrets of the pineal gland, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  6. ^ Amazon, DMT: The Spirit Molecule: A Doctors Revolutionary Research into the Biology of Near-Death and Mystical Experiences, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  7. ^ NCBI, The rat pineal gland comprises an endocannabinoid system., recuperado November-29-2018
    Enlazar
  8. ^ Wiley Online Library, Cannabinoids attenuate norepinephrine‐induced melatonin biosynthesis in the rat pineal gland by reducing arylalkylamine N‐acetyltransferase activity without involvement of cannabinoid receptors, recuperado November-29-2018
    Enlazar