El consumo de cannabis durante la guerra de Vietnam


El consumo de cannabis durante la guerra de Vietnam

Si alguna vez has visto alguna película o serie sobre la guerra de Vietnam (1955-1975), te habrás dado cuenta de la gran cantidad de marihuana que consumían los soldados. ¿Recuerdas la película de “Platoon” o la serie “Camino al infierno” (Tour of Duty)? Había porros por todos lados.

Estas representaciones no son simplemente para que las películas o series parezcan más molonas, sino que se basan en situaciones reales. Resulta que el cannabis era la segunda sustancia más consumida por las tropas americanas durante la guerra de Vietnam, después del alcohol.

Sorprendentemente, la mayoría de soldados probaron el cannabis por primera vez mientras estaban destinados. De hecho, solo un 8% lo había consumido anteriormente. Y, mientras que en 1967 solo un 29% de las tropas enviadas afirmaron haber fumado cannabis, en 1971 ese dato había ascendido a un 34%.

El consumo de marihuana entre militares alcanzó su punto máximo durante ese período, pero no fue exclusivo del sudeste asiático.

De hecho, los soldados estadounidenses estaban fumando hierba por todo el mundo, no solo en Vietnam. Un conocido artículo de 1971 afirmaba que “más de 1.000 guardiamarinas de la Academia Naval de Annapolis (en EE.UU.) consumían cannabis”.[1] Durante esa misma época, una encuesta de Alemania determinó que la mitad del batallón de soldados destinados en ese país fumaban marihuana a menudo.[2]

Esta planta no solo ayudaba a los soldados a sobrellevar los múltiples suplicios y tormentos de la batalla, sino que de hecho tuvo un efecto pacificador en muchas tropas. La guerra de Vietnam fue mucho más que una simple batalla para detener el avance del comunismo. Eran tiempos de cambio, rebelión y libertad.

Para muchos, cuanto más fumaban, más empezaban a oponerse a la guerra y a todo lo que representaba el ejército. La marihuana también ayudó a que los soldados conectaran mejor con sus compañeros ya que, al estar más abiertos, les era más fácil poder hablar de temas difíciles como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), o la política concerniente a la guerra.

EL MOVIMIENTO PACIFISTA LLEGA A LAS TROPAS AMERICANAS

La marihuana no fue simplemente una herramienta para relajarse, sino que fue un emblema de paz durante tiempos extremadamente complicados. Tras años de tragedia y, presumiblemente, un poco de influencia cannábica, muchos soldados decidieron que no querían tener nada que ver con la destrucción que se estaba llevando a cabo.

Un estudio de los militares de EE.UU. divulgó algo muy peculiar sobre la guerra de Vietnam, algo que nunca había sucedido en la historia americana; a finales de 1969, el 37% de las tropas enviadas no estaban de acuerdo con la guerra y con algunas políticas estadounidenses.[3]

Durante ese tiempo, el Departamento de Defensa de EE.UU. implementó un programa nuevo para eliminar completamente el consumo de cannabis en el ejército, a pesar de que durante muchos años habían hecho la vista gorda con la marihuana, e incluso con drogas más duras, como heroína o anfetaminas.

El 4 de julio de 1971, más de 1.000 soldados estadounidenses protestaron en la playa de Chu Lai, en el centro de Vietnam, y durante esta protesta la mayoría de ellos estaban fumando porros. “Cuando llegaron allí, no sabían qué hacer, así que organizaron la celebración cannábica más grande de la historia de la guerra”, afirma un extracto del libro “La otra historia de la guerra de Vietnam”. Con una nube de humo y los sonidos de Hendrix, Dylan, los Stones y otros, los soldados americanos hicieron historia de forma inédita.

¿CÓMO EMPEZÓ?

¿cómo empezó?

En 1970, el ejército de EE.UU. se estaba convirtiendo en una fuerza menos agresiva en Vietnam, y empezaron a orientar sus esfuerzos para mantener guarniciones defensivas y entrenar a soldados de Vietnam del Sur. Para combatir una mezcla de TEPT, aburrimiento y moral baja, muchos militares buscaron ayuda en la naturaleza y lo que encontraron fue marihuana en abundancia.

A pesar de que el consumo de cannabis en cualquier forma estaba estrictamente prohibido en el ejército, esto no detuvo a los soldados. No se conoce el número exacto, por motivos obvios, pero los registros sugieren que aproximadamente la mitad de los militares destinados fumaban marihuana y, en esos momentos, el consumo de esta planta era mayor en Vietnam que en EE.UU.

Cuando el gobierno de Vietnam del Sur se enteró de este asunto, aprobaron una serie de leyes nuevas para dificultar el acceso al cannabis. Pero esto resultó contraproducente, ya que la heroína empezó a escalar en la lista de drogas ilegales más populares.

Sin embargo la marihuana siguió presente entre las tropas, ya que en Vietnam se cultivaba bastante cannabis. Dado que en los entornos salvajes del país no había papel de liar o bongs, los soldados tenían que volverse creativos para poder colocarse.

Vito, un líder del pelotón de 20 años de Filadelfia, mostró una escopeta de calibre 12 que tanto él como sus hombres usaban para fumar, como si fuera una pipa. ¿Efectivo? Sin duda. ¿Seguro? Es cuestionable.

Tras extraer todos los proyectiles, Vito llenó el compartimento de hierba y empezó a darle caladas y a pasarlo entre el círculo. Si esta escena te suena, puede que sea porque Oliver Stone la recreó en su película Platoon, de 1986.

¿AYUDÓ EL CANNABIS A LOS SOLDADOS?

Algunas fuentes afirman que los mandos superiores no solo decidieron ignorar el problema, sino que muchos incluso animaban a los soldados a fumar. Creían que podría contribuir a la guerra al mantener a los militares calmados y concentrados, de forma que estuvieran preparados para entrar en acción, a la vez que mantenían la capacidad de poder pensar racionalmente y no agobiarse.

También pensaban que aliviaba las tensiones sociales en el grupo y que simplemente mejoraba el estado de ánimo en general. La gente siempre es más productiva cuando está contenta y no le invade el estrés o la ansiedad. Y debido a que es mucho más seguro (y es más fácil mantenerse funcional bajo sus efectos) que el alcohol o los opiáceos, los altos mandos no vieron ningún motivo para forzar la prohibición.

LA MARIHUANA Y LOS MILITARES DE HOY EN DÍA

La marihuana y los militares de hoy en día

Los militares en servicio activo tienden a abstenerse debido a las sanciones estrictas. Pero muchos dicen que si las sanciones no fueran tan duras, sería su sustancia preferida.

Hoy en día, la marihuana de uso medicinal es muy común entre la comunidad de veteranos de guerra, ya que muchos vuelven a casa con lesiones dolorosas o con trastorno de estrés post-traumático (TEPT), y ambos problemas pueden aliviarse con esta planta.

“Cuando volví de Irak, me sentía frágil y una causa perdida… Y simplemente estaba teniendo todo el comportamiento auto-destructivo que se me ocurría, para no sentir nada en absoluto”. Esto lo cuenta el veterano del Cuerpo de Marines, Roberto Pickering, que estaba bebiendo alcohol a un ritmo mortal hasta que empezó a consumir marihuana.[4]

Antes de convertirse en un paciente de marihuana con fines terapéuticos, a Pickering le habían recetado un total de 14 medicamentos diferentes, muchos de los cuales están asociados a efectos secundarios potencialmente peligrosos.

Según el Departamento de Asuntos de Veteranos, en EE.UU. cada día se suicidan una media de 20 veteranos.[5] De los 29 estados que cuentan con un programa de marihuana para uso medicinal, 23 (y Washington D.C.) incluyen el TEPT en la lista de trastornos aceptados para poder acceder a esta planta.

Referencias

  1. ^ Newspapers, The Capital from Annapolis, Maryland Page 1, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  2. ^ Fighting in Vietnam: The Experiences of the U.S. Soldier, Soldiers issues in the Vietnam War and afterwards, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  3. ^ Anna Cienciala, Indochina and the Vietnam War. , recuperado November-29-2018
    Enlazar
  4. ^ LA Weekly, This Cannabis Project Will Help Military Veterans Get Jobs in the Marijuana Industry, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  5. ^ Office of Public and Intergovernmental Affairs, VA Releases Veteran Suicide Statistics by State, recuperado November-29-2018
    Enlazar