Reseña - Vaporizador Davinci IQ


Reseña - Vaporizador Davinci IQ

Reseña - Vaporizador Davinci IQ

El mercado de los vaporizadores portátiles continúa creciendo. La demanda de dispositivos discretos para vapear en cualquier parte no parece disminuir. Este aumento de popularidad viene acompañado de una demanda de vaporizadores con mejores prestaciones. La portabilidad, un control preciso de la temperatura y la densidad del vapor, son requisitos esenciales que deben cumplir.

La última creación de DaVinci, el IQ, está dirigido a usuarios de vaporizadores de alta gama. Como siempre, su objetivo es proporcionar un producto integral sin variaciones mediocres. Teniendo en cuenta que el mercado de productos de gama alta es cada vez más competitivo, ¿cómo se compara el IQ con el resto?

Tras ganarse la reputación de fabricar algunos de los mejores vaporizadores portátiles, DaVinci ha puesto el listón muy alto con el IQ. Para muchos, las versiones anteriores de los vaporizadores portátiles de Da Vinci son líderes del mercado, pero con solo echar un vistazo a la lista de funciones del IQ, parece que vuelve a haber un claro vencedor.

¿CÓMO FUNCIONA EL DAVINCI IQ?

¿CÓMO FUNCIONA EL DAVINCI IQ?

De naturaleza increíblemente sofisticada, el IQ se presenta de forma muy discreta.

Con una construcción completamente metálica (y un calefactor de cerámica), su peso al sostenerlo en la mano es alentador, una señal de su calidad estructural. Sorprendentemente pequeño para toda la lista de funciones que alberga, nada revela su verdadera finalidad a excepción de unas cuantas luces LED en su exterior. Apto únicamente para hierbas secas, calienta hasta una temperatura de 220°C (430°F).

Todo está calculado. En la caja vienen los siguientes accesorios:

  • Vaporizador DaVinci IQ
  • Enganche para llavero
  • Cable de carga USB
  • Cepillo de limpieza
  • 9 toallitas impregnadas en alcohol
  • Recipiente para llevar hierbas
  • Boquilla/adaptador para pipa de agua de 10mm
  • Pegatina DaVinci

El funcionamiento del IQ no podía ser más sencillo.

Sin embargo, un aspecto clave que hay que mencionar es que la hierba se debe triturar muy fina, ya que la cámara no es excesivamente grande, y la densidad del vapor no será óptima si la cámara no está bien comprimida.

Por lo tanto, tritura bien la hierba y llena la cámara situada en la parte inferior del dispositivo. En la tapa de esta cámara hay una esfera extraíble de cerámica. Es muy fácil de extraviar, así que asegúrate de vigilarla bien.

En el otro extremo del vaporizador se encuentra la boquilla, que puede abrirse para revelar tres cosas: el acceso a la batería, el conducto de vapor, y la primera de sus funciones nuevas: una "cámara aromática".
Se carga con el cable micro USB, cuyo puerto está situado en la parte posterior del vaporizador. Tarda aproximadamente 3 horas en cargarse por completo. Con un uso intensivo, la batería tiene una duración media de 60-70 minutos.

La cámara aromática sirve para proporcionar un calentamiento leve y uniforme con el fin de producir un aroma y sabor más fuertes al pasar el vapor por ella.

Con la cámara de hierba llena y la batería cargada, para encenderlo solo hace falta pulsar "on" en el interruptor situado en el lateral del dispositivo. También hay un botón que incrementa poco a poco la temperatura hasta que se deja de pulsar. El resto del control de temperatura se logra a través de la app de DaVinci.

Esta segunda función nueva es la más importante. La app permite a los usuarios establecer sus propios ajustes personalizados de temperatura mediante el Precision Mode y el perfil térmico Smart Path.

Smart Path es una creación del propio DaVinci. Comenzando a una temperatura específica, el calor aumentará lentamente durante 5½ minutos. Esto permite al usuario abandonar el vaporizador para hacer otras cosas, y que no tenga que enredar con los botones para volver a ajustar la temperatura.

DaVinci también sostiene que esto proporciona la mejor experiencia de vapeado posible, porque el calentamiento gradual facilita la liberación de todos los cannabinoides y terpenos.

Las luces LED de la parte delantera del vaporizador indican cuándo está encendido y si está calentándose o enfriándose. La inhalación se efectúa a través de una abertura estándar situada en la parte superior del dispositivo, o por medio de una boquilla intercambiable de 10mm. Solo tienes que encenderlo, activar el Smart Path de tu elección a través de la app, y empezar a vapear.

LO BUENO

LO BUENO

Comencemos con la calidad de la construcción y los materiales utilizados. No hace falta ser demasiado cuidadoso cuando se echa en un bolso o se lleva en el bolsillo, ya que su construcción metálica es sumamente resistente.

El zirconio cerámico está repartido por todo el dispositivo, y ofrece lo mejor en términos de calidad y durabilidad. Permite la obtención de un vapor de sabor puro y conduce la menor cantidad de calor exterior, algo esencial cuando se tiene el vaporizador en la mano.

Dado su tamaño, luces LED discretas y elegante acabado, nadie necesita saber que contiene unos cogollos deliciosos. Esto hace que sea un auténtico vaporizador portátil de alta gama, para utilizar en cualquier situación.

DaVinci ha dado en el clavo con el Smarth Path, que permite seleccionar 4 ajustes de temperatura distintos. La app es muy fácil de operar con tu smartphone (Apple o Android), y ofrece una experiencia sencilla e intuitiva.

No hay necesidad de comprobar el vaporizador constantemente para ver a qué temperatura está. Su capacidad de guardar un perfil personalizado también significa que, una vez has encontrado el que mejor funciona para ti, lo puedes utilizar una y otra vez.

Por último, una función que no se ha mencionado es la inclusión de un adaptador para pipa de agua. Esto hace que el IQ se pueda utilizar con la mayoría de dispositivos de agua, es decir, no hay necesidad de olvidarte de tu nueva compra cuando estés en casa. Podrías incluso programar diferentes perfiles para cuando uses un bong.

LO MALO

Un apartado difícil de completar, ya que, afortunadamente, el IQ tiene muy pocos aspectos negativos.

La adición de la cámara aromática es una función innecesaria. Por lo general, apenas se nota el incremento en sabor y aroma, y únicamente ocupa espacio. Habría sido preferible una cámara de hierba más grande.

La cámara de hierba se debe llenar de forma compacta, realmente apretada, para poder obtener buenas caladas y nubes de vapor más espesas. Lo que no es necesariamente negativo, pero cuando se utiliza para terminar las sobras de cogollo, proporcionará una experiencia menos ideal.

CONCLUSIÓN

El DaVinci IQ es uno de los mejores vaporizadores portátiles del mercado actual. Si no te convence demasiado el precio, ten en cuenta que su lista de funciones merece la pena. Su increíble facilidad de uso y materiales de primera calidad se traducen en una experiencia muy agradable.

DaVinci sigue subiendo el listón de la vaporización portátil con este dispositivo altamente recomendado por nosotros.