¿Por qué los salones de cannabis son buenos para la comunidad?


¿Por qué los salones de cannabis son buenos para la comunidad?

Si algo falta casi de forma unánime en la mayoría de estados de EE.UU., son locales destinados al consumo de cannabis.

Ahora que cada vez más países y estados están implementando legislaciones para el cannabis medicinal y recreativo, ¿qué papel desempeñarían los salones de consumo de cannabis? ¿Se trata de una moda? ¿O es el comienzo de una forma nueva y más responsable de consumir marihuana?

Ya sea con fines terapéuticos o recreativos, fumar, vaporizar y dabbear marihuana está prohibido prácticamente en todas partes, a excepción del propio hogar o propiedad privada. Técnicamente, el consumo de comestibles en público también es ilegal, pero, sinceramente, ¿quién se va a dar cuenta?

Los locales de consumo in situ (también llamados salones de cannabis) están pensados para aquellas personas que necesitan o quieren disfrutar de la marihuana y no disponen de un lugar cómodo para hacerlo.

Algunos establecimientos están dirigidos al mercado recreativo, con temáticas que van desde lo hippy, artístico y espiritual, hasta salones de gama alta. Otros están especialmente diseñados para consumidores con fines medicinales, y a menudo cuentan con alguien que ofrece asesoramiento.

BENEFICIOS DE LOS SALONES DE CANNABIS

Si bien algunos podrían rechazar la idea de tener "espacios" para que la gente se reúna y fume hierba, la apertura de más establecimientos de este tipo tiene numerosos beneficios potenciales.

Para empezar, existe la teoría de que la exposición de los niños al humo del cannabis podría reducirse si los padres tuvieran un lugar para fumar cómodamente fuera de casa.

Es cierto que muchos no tendrían la opción de salir de casa y seguirían estando limitados a fumar en el garaje, patio, etc., pero está claro que serían utilizados por parte de algunos. Especialmente en hogares donde solo fuma uno de los padres.

También sería una opción para los turistas que quieran disfrutar de un poco de marihuana sin tener que limitarse a consumir un bong en un parque o fumarse un porro en el coche. Los residentes de apartamentos de edificios que tienen políticas antitabaco muy estrictas, tendrían un lugar para fumar sin molestar a sus vecinos ni arriesgarse a ser multados.

Básicamente, ayudaría a mantener el cannabis lejos de los sitios donde la gente no quiere que esté. Y al igual que en un bar, los empleados vigilarían a los clientes y dejarían de servirles cuando parezcan demasiado colocados.

¿EXISTEN SALONES DE CANNABIS LEGALES EN ESTADOS UNIDOS?

¿EXISTEN SALONES DE CANNABIS LEGALES EN ESTADOS UNIDOS?

Los clubes sociales de cannabis no son muy comunes en Estados Unidos, pero están empezando a surgir en algunas ciudades grandes. San Francisco y Los Angeles, por ejemplo, ya tienen unos cuantos locales para que la gente disfrute de la marihuana.

Es necesario tener una recomendación médica para acceder a ellos, pero muy pocos saben que, según Prop. 64, el cannabis medicinal se puede consumir California en cualquier lugar en el que se permita fumar tabaco.[1]

En San Francisco, Cannaisseur Series tiene una agradable cafetería en la que se puede consumir, y Ganja Yoga ofrece clases de yoga con marihuana. Puff, Pass and Paint es otro exclusivo negocio con dos centros, uno en San Francisco y otro en Oakland, en los que la gente se puede colocar mientras recibe una clase privada de arte.

En Los Angeles, no es difícil encontrar un café pintoresco y acogedor dirigido a fumetas, que ofrezca café artesanal y Wi-Fi.

En Denver, el electorado aprobó en noviembre del 2016 una iniciativa que permite la apertura de salones de cannabis. Actualmente, hay unos cuantos establecimientos de este tipo, pero sigue siendo un mercado bastante restrictivo.

El consumo de cannabis es ilegal en cualquier comercio con licencia para servir alcohol, y todos los salones de cannabis necesitan la autorización de la comunidad para poder obtener un permiso. Permiso que, como te puedes imaginar, no es nada fácil de conseguir.

El senador demócrata Tick Segerblom de Las Vegas, publicó un comunicado sobre los clubes de cannabis en el que decía: "Vamos a anunciar por todo el mundo ‘Ven a Nevada a consumir marihuana legal'. No podemos invitarles a venir y después decirles que no pueden hacerlo".[2]

Segerblom propuso una legislación que permitiría el consumo de hierba en clubes, salones de masajes, el centro (Fremont) de Las Vegas, y eventos al aire libre.

En la costa este, una ley aprobada por los votantes de Maine el pasado noviembre, permite la apertura de clubes sociales de cannabis dentro del estado. El gobierno tiene un año para afinar detalles e implementar una regulación para estos locales.

Y en Massachusetts, el consumo de cannabis estará permitido dentro de unos pocos meses, cuando abran las tiendas, pero solo en establecimientos que tengan una licencia específica.

¿Y EN EL RESTO DEL MUNDO?

¿Y EN EL RESTO DEL MUNDO?

Hasta hace muy poco, los Países Bajos (Ámsterdam, concretamente) eran conocidos como el principal lugar abierto al consumo de marihuana gracias a sus coffeeshops. Lamentablemente, algunos de estos locales han cerrado en los últimos años.

Incluso el primer coffeeshop del mundo, el famoso Mellow Yellow, se vio obligado a cerrar sus puertas en enero del 2017, únicamente porque estaba a 250 metros de una academia de peluquería, pese a que sus alumnos eran todos mayores de edad.[3]

Si estás pensando en viajar a los Países Bajos, no te preocupes, aún quedan más de 200 establecimientos de este tipo en Ámsterdam, y un montón en otras ciudades.

España también está en vías de convertirse en un lugar muy interesante para el turismo cannábico. Los clubes exclusivos para miembros son algo muy común en todo el país, especialmente en la región de Cataluña. Estos clubes exigen un carnet de miembro, pero en todos ellos se permite el consumo recreativo.

No es difícil hacerse miembro. Muchos de los clubes disponen de una página web y, si te pones en contacto con ellos unos días antes de tu llegada, obtendrás una invitación para convertirte en miembro.

Si de verdad quieres pasar un buen rato con marihuana decente pero vas a estar en el país poco tiempo, considera la posibilidad de asistir a la Spannabis, una de las ferias anuales de marihuana más grandes de Europa, que se celebra en Barcelona. Esta conferencia y expo internacional es uno de los mejores lugares para abstraerse de forma temporal. Y es muy divertida.

Canadá es otro país que tiene una cantidad pequeña, pero creciente, de salones de cannabis, sobre todo para vaporizar. Han tenido algunos problemas tratando de crear el marco jurídico para un mercado recreativo, pero eso no ha impedido que, mientras tanto, el primer ministro Justin Trudeau haya puesto este recurso a disposición de enfermos consumidores de marihuana medicinal.

CONCLUSIÓN

Para resumir, los clubes de consumo de cannabis son, en general, positivos para la comunidad que está dispuesta a acogerlos. No solamente pueden disfrutar de ellos los consumidores, también minimiza la exposición al humo de las personas que deciden no participar.

Aunque en Estados Unidos aún se encuentran en fase preliminar, muchos otros países cuentan con salones de cannabis consolidados y de mucho éxito.

Referencias

  1. ^ Ballot Pedia, California Proposition 64, Marijuana Legalization (2016), recuperado November-29-2018
    Enlazar
  2. ^ CBS News, Nevada marijuana law puts tourists in a tough spot, recuperado November-29-2018
    Enlazar
  3. ^ The Telegraph, Why Amsterdams oldest cannabis coffeeshop has been forced to close, recuperado November-29-2018
    Enlazar