¿Qué es el destilado de cannabis?


¿Qué es el destilado de cannabis?

La innovación en el mundo del cannabis está evolucionando de forma rápida, y uno de sus principales objetivos parece ser la creación de un producto con la máxima pureza y potencia posibles. El destilado de cannabis podría ser el siguiente paso para alcanzar dicho objetivo.

La versión perfecta de un producto fuerte y puro, no solo proporcionaría a los consumidores con fines recreativos una forma sumamente fácil e inmediata de conseguir el subidón o colocón psicoactivo perfecto, también permitiría a los consumidores medicinales recibir una dosis instantánea de un medicamento enormemente eficaz y potente.

Los derivados del cannabis han recorrido un largo camino desde que se fumaban canutos llenos de hachís o flores secas. Los aceites, tinturas y extractos han servido como trampolín hacia una escena del cannabis totalmente evolucionada que ofrece innumerables formas de colocarse y experiencias mucho más fuertes y efectivas.

En la actualidad, ciertos extractos y aceites son mucho más potentes, con rangos que oscilan entre un 70 y un 85%, pero siguen siendo suaves en comparación con el destilado. El destilado de cannabis es el resultado final de un proceso que puede permitir una potencia y pureza de hasta un 99% de cannabinoides.

Aunque esta potencia no es comparable a nada, hay que tener cuidado a la hora de ingerir este producto. Hasta el veterano de la marihuana más experimentado podría pasarlo muy mal si se sobrepasa.

Sin embargo, un producto de esta pureza también puede ofrecer a los fumadores con fines recreativos un subidón que seguramente no hayan experimentado antes, y a los consumidores con fines terapéuticos, una mejor oportunidad de combatir toda una serie de trastornos.

UN NUEVO NIVEL DE PUREZA

Los destilados de cannabis son realmente puros. Y con razón se les ha comenzado a conocer como "puros". En comparación con otras técnicas de extracción de cannabis, como BHO o CO₂, el destilado produce una resina compuesta casi en su totalidad por cannabinoides, terpenos y flavonoides, sin ningún residuo no deseado y, por lo tanto, mucho más puro.

Los distintos métodos para hacer shatter, hachís o wax, producen un resultado final muy potente y respetable, pero el proceso involucrado en su creación casi siempre conlleva una ligera contaminación.

Muchos productos se elaboran con disolventes o butano junto a métodos de presión y enjuague. Aunque eficaces, estas técnicas pueden dejar residuos que podrían contaminar el sabor y ser perjudiciales para el organismo.

La impresionante pureza de los destilados de cannabis se consigue mediante el proceso de destilación, que es la acción de purificar un líquido mediante calentamiento y enfriamiento. Con la destilación se extraen los aceites esenciales y compuestos de una planta y, al hacerlo, se extrae lo valioso y se deja atrás todo lo demás.

En el caso de la planta de cannabis, los cannabinoides, terpenos y flavonoides son lo que queremos conservar en el producto final, por sus efectos, sabor, aroma y valor medicinal. Los productos que quedan atrás son ceras, grasas, clorofila y diversos contaminantes como metales pesados y pesticidas.

CÓMO FUNCIONA LA DESTILACIÓN

Cómo funciona la destilación

La destilación del cannabis funciona mediante el aprovechamiento de la volatilidad de los compuestos de la planta. La volatilidad (o puntos de ebullición) es distinta para terpenos, flavonoides y cannabinoides.

Esto significa que se pueden extraer en el mismo producto final o separar de forma precisa para crear un producto que esté compuesto casi en su totalidad de THC o CBD. El destilado se puede diseñar para cumplir con varios propósitos, dependiendo del fin deseado. El rango de temperatura para los compuestos volátiles más delicados como los terpenos es de unos 190°C, mientras que para los cannabinoides es de alrededor de 260°C.

El proceso de destilación utiliza calor para vaporizar los cannabinoides y un sistema de enfriamiento para condensarlos y separarlos. Un extracto de cannabis se coloca dentro de un recipiente de vidrio al que se le aplica calor. Cuando alcanza la temperatura adecuada, los cannabinoides se vaporizan y suben, introduciéndose en un tubo de refrigeración. El vapor se condensa y cae en otro recipiente de vidrio que contiene el destilado.

Este proceso separa los cannabinoides de los productos no deseados, creando una sustancia sumamente clara y pura.

Debido a que los terpenos, y otros compuestos más volátiles pero beneficiosos, tienen un punto de ebullición inferior, podrían verse destruidos durante este proceso. Pero es posible extraer previamente estos valiosos compuestos por separado y, a continuación, añadirlos a la mezcla una vez finalizados ambos procesos.

LA DESTILACIÓN ESTÁ CAMBIANDO LAS REGLAS DEL JUEGO

La naturaleza pura y potente del destilado de cannabis puede hacer que la elaboración de muchos de estos productos sea mucho más fácil y, posiblemente, más barata. Los destilados que solo contienen cannabinoides no tienen sabor, y son muy fáciles de añadir a una amplia gama de comestibles y bebidas, evitando cualquier procedimiento de preparación largo y complejo.

La destilación también tendría su lugar en los mercados de salud y belleza, donde se podría aplicar a numerosos tipos de cremas, aceites e incluso productos de baño.

Tal vez el cambio más importante y provechoso proporcionado por el destilado sería dentro del papel que tiene el cannabis como medicamento.

Hasta la aparición de este proceso, muchos pacientes estaban limitados al consumo de extractos y productos sin la potencia del destilado. El destilado se convertirá inevitablemente en algo mucho más generalizado, y seguramente proporcionará alivio a muchos pacientes que necesitan dosis de cannabinoides más altas.

Un destilado de CBD podría ser muy útil en algunos casos médicos, y los productos finales que contienen principalmente THC con algunos terpenos beneficiosos, han sido reconocidos como muy valiosos para el alivio del dolor.

DESVENTAJAS

La única desventaja de esta sustancia pura es que la manipulación de las proporciones puede ser muy complicada.

En una planta de cannabis, hay una cantidad fija de compuestos, y todos ellos interactúan entre sí (el llamado "efecto séquito") para producir un mayor efecto (por eso las distintas variedades tienen efectos diferentes) porque tienen proporciones variables de cannabinoides, terpenos y otros compuestos. Al crear un destilado, la manipulación de estos ratios dependerá del creador.

Se podría decir que quien prepara el destilado está jugando con la naturaleza, y si lo hace de forma incorrecta, podría resultar en una experiencia muy desagradable. Por ejemplo, se dice que el THC puro, sin otros cannabinoides que lo modulen y complementen su efecto, causa una experiencia horrible.

Los destilados permiten mucho control, algo que será incomparable en manos profesionales.

Tanto si deseas probar el destilado con fines medicinales como recreativos, es muy importante saber qué tipo de producto vas a utilizar y cómo moderar la dosis.