¿Qué es el budder? ¿Cómo se prepara? ¿Es seguro?


¿Qué es el budder? ¿Cómo se prepara? ¿Es seguro?

Los distintos métodos de extracción conllevan una serie de pros y contras, pero todos ellos tienen el mismo objetivo final: colocarse. Dicho esto, el budder es otra forma de concentrado que se sitúa entre el aceite de cannabis y el shatter en cuanto a consistencia.

Con una similitud tan estrecha respecto a otros concentrados ya existentes, ¿en qué se diferencia el budder?

¿QUÉ ES EL BUDDER?

El budder es una cera de cannabis. Pero, dentro de esta categoría, también se encuentran el honeycomb y el crumble, por no mencionar unos cuantos más. ¿Confuso? El truco para entender qué es el budder es conocer su consistencia y textura. El budder se ubica entre las otras dos ceras mencionadas.

El honeycomb tiene una consistencia ligera y esponjosa, parece como si estuviera relleno de aire, y se rompe con facilidad.

El crumble se desmenuza muy fácilmente, por lo que es relativamente sencillo de usar, ya que se puede desmigar con la mano.

El budder no es tan ligero ni frágil como el honeycomb, pero tampoco se deshace en trozos como el crumble. Se necesita un dabber para consumir una porción de forma adecuada, ya que no se puede partir con la mano. Esto se debe en gran parte a su textura ligeramente similar a a cera.

Una cosa que tienen en común estas tres formas de cera de cannabis, es el mismo proceso de producción, ya que todas se desarrollan por medio de una extracción con butano o CO₂.

¿CÓMO SE PREPARA EL BUDDER?

Como ya hemos mencionado, el proceso de producción del budder consiste en utilizar un solvente químico (butano o CO₂) para 'irrumpir' en los cogollos de marihuana y extraer sus cannabinoides, como el THC y el CBD. El siguiente paso consiste en eliminar el solvente potencialmente perjudicial mediante una purga a base de calor y presión de aire. Lo que queda son los compuestos de la planta de cannabis en forma de concentrado.

Las variaciones de las diferentes etapas del proceso llevan a obtener consistencias distintas y a la consiguiente variedad de concentrados.

La textura del budder se consigue cuando los cannabinoides extraídos comienzan a cristalizarse durante el proceso de extracción. Estos cannabinoides se purgan a una temperatura más alta a la vez que se agitan como si fueran una masa.

Con un minucioso control de la temperatura de purga y una buena agitación, se puede hacer un budder esponjoso y muy agradable a la vista.

¿CÓMO SE CONSUME EL BUDDER?

El budder se puede disfrutar de varias formas, pero la más común es con un rig para dabs. Lo bueno de los concentrados es que son muy versátiles.

EN UN PORRO

EN UN PORRO

Un enfoque relativamente sencillo. Mientras preparas el porro, despedaza el budder con una herramienta para dabbing o un utensilio parecido. Espolvoréalo a lo largo del canuto. Para obtener la mejor experiencia, asegúrate de esparcirlo de forma uniforme por todo el papel y de que al liarlo permanezca en el centro.

El budder, como cualquier otro concentrado, arde más lento que el cogollo. Si el budder entra en contacto con el papel, el canuto podría quemarse de forma desigual.

BONG O BORBOTEADOR

Muchos consumidores de cannabis están acostumbrados a añadir cogollos a la cazoleta de su bubbler o bong, para luego encenderlo e inhalar su humo. El uso de un concentrado no es diferente. Dependiendo del bong que utilices, el concentrado simplemente se añade a la cazoleta, se enciende y se inhala.

La dificultad que tienen los bongs y borboteadores es que los concentrados tienen un punto de fusión más alto que la hierba seca, y si no se calientan de forma adecuada, podrían producir caladas de mala calidad y sin apenas sabor.

VAPORIZADOR

Fáciles de usar y de transportar (si optas por uno portátil), los vaporizadores se están convirtiendo rápidamente en una de las formas más populares de disfrutar de los concentrados de cannabis.

Pero no todos los vaporizadores funcionan con todo tipo de concentrados, sobre todo porque los más baratos no son capaces de calentarlos de forma adecuada. Esto provoca los mismos problemas que cuando se utiliza un borboteador o bong: caladas de mala calidad y con poco sabor.

Una de las razones por las que la vaporización es tan popular es porque no hay necesidad de utilizar tabaco ni de inhalar materiales quemados, como por ejemplo, el papel.

Los vaporizadores calientan el cannabis hasta el punto en que sus compuestos activos, como los cannabinoides, hierven y se volatizan en forma de vapor, en lugar de quemarlos e inhalarlos en forma de humo.

Esto suele ser preferible porque se considera una opción más sana. Todos los efectos de los concentrados se seguirán absorbiendo, por lo que no hay que preocuparse por su ausencia.

Por último, los vaporizadores decentes con una buena capacidad calefactora y que funcionan con distintos tipos de concentrados, suelen ser caros. Merece la pena investigar entre todos los productos disponibles en el mercado para conseguir un vaporizador que se adapte a tus necesidades.

DABBING

DABBING

Por último, pero no por ello menos importante, está el dabbing. En realidad, el 'dabbing' es básicamente vaporizar un concentrado sobre una superficie caliente. Esta superficie suele conocerse como clavo, y hace las veces de la cazoleta del bong.

El vapor se inhala a través de un rig para dabs, que es básicamente un bong especial. Para calentar el concentrado se suele utilizar un elemento calefactor eléctrico o un soplete. Debido a las altas temperaturas utilizadas, los rigs para dabbing tienden a estar hechos con unos estándares mejores que los de los bongs.

Pero a mayor estándar, mayor precio. Si optas por un elemento calefactor eléctrico o un clavo electrónico, la inversión puede aumentar bastante, algo que hay que tener en cuenta a la hora de sopesar tus opciones para disfrutar de los concentrados.

LAS VENTAJAS DEL BUDDER

Al igual que con cualquier otro tipo de concentrado, hay una ventaja que prevalece sobre todas las demás. La potencia del subidón.

Esta se debe a la exclusiva forma en que se extrae el THC del cannabis. Con unos buenos cogollos y un equipamiento de calidad, el contenido de THC puede alcanzar el 80%. Esto eclipsa a cualquier variedad cultivada de forma natural, que ofrecen entre un 10 y un 26% de THC.

Una mayor concentración de THC significa que se necesita menos producto para sentir su efecto, y este se puede sentir casi de inmediato.

Los avances del proceso de extracción han llevado a algunos fabricantes a producir un budder del que se rumorea que tiene un contenido de THC del 90%.

También hay otra ventaja que a menudo se pasa por alto: los terpenos, que son compuestos del cannabis que se retienen durante el proceso de extracción, y los principales responsables de su aroma. Los terpenos también ayudan a definir el tipo de subidón que produce una determinada variedad.

Si eliges una hierba que contiene linalool, por ejemplo, tendrá un aroma dulce a algodón de azúcar. Y también proporcionará un efecto sedante al subidón.

El linalool es solo un ejemplo de cientos, pero lo importante es que con una cuidadosa manipulación del proceso de extracción, el nivel de terpenos puede ajustarse según tus gustos.

Desde el punto de vista del consumidor, la vaporización de concentrados es mucho mejor por la mayor intensidad de su aroma.

¿ES EL BUDDER SEGURO?

¿ES EL BUDDER SEGURO?

La pregunta del millón. No se puede negar que la producción de concentrados de cannabis con butano supone un riesgo importante, sobre todo en comparación con los métodos tradicionales de cultivo.

El butano es altamente volátil, y si se manipula de forma incorrecta, podría explotar y causar daños graves. Los aficionados a los concentrados que han intentado llevar a cabo extracciones caseras han contribuido a esta idea, protagonizando titulares en la prensa con varias historias de procesos que salieron mal.

Por no mencionar que las impurezas que quedan después de empapar la hierba en butano podrían ser perjudiciales para la salud.

Unos conocimientos especializados y un equipo de alta gama son obligatorios a la hora de producir concentrados con butano. Desde el punto de vista del consumidor, es fundamental comprar las herramientas a un distribuidor fiable.

Aparte del propio proceso para elaborar concentrados, lo cierto es que estas sustancias son mucho más potentes que fumar un simple canuto.

Esto significa que, debido a las concentraciones tan altas de THC que ofrecen la inmensa mayoría de concentrados, es necesario consumirlos con cuidado y moderación. Ve despacio, tómatelo con calma y disfruta.