Consejos para cultivar cannabis en invernaderos


Consejos para cultivar cannabis en invernaderos

Aunque se necesita bastante espacio y un equipamiento básico, el cultivo de marihuana en invernadero es muy sencillo y tiene muchas ventajas. En lo que respecta a su sencillez, podría superar al cultivo de interior para quienes valoran la eficiencia y el minimalismo, ya que no se necesitan instalaciones complicadas como sistemas de calefacción, iluminación o ventiladores de extracción.

Sin embargo, el cultivo en invernaderos puede ser tan complejo como desees, con todo tipo de sofisticados sistemas de riego y calientamiento. También tiene más ventajas que el cultivo exterior, porque atrapan el calor y actúan como barrera de defensa contra insectos y alimañas.

RIEGO

Si quieres convertir tu invernadero en algo más que una operación de cultivo de la vieja escuela, puedes elegir entre una gran variedad de sistemas de riego para asegurarte de que tus plantas reciban el agua que necesitan. Desde el riego por goteo a los sistemas de rociado.

USAR TIESTOS O NO USAR TIESTOS

En un invernadero, se pueden cultivar plantas directamente en el suelo, lo que permite que extiendan sus raíces y te ahorra la constante necesidad de trasplantar. Alternativamente, también se pueden cultivar en tiestos, lo que es una buena forma de garantizar que reciban la cantidad adecuada de agua y nutrientes hasta que hay que trasplantarlas a tiestos más grandes.

PRIVACIDAD

Para quienes disfrutan del cultivo exterior pero viven en una zona que apoya la prohibición de su hierba favorita, o que tienen vecinos que son incapaces de apreciarla, los invernaderos aportan cierta discreción. También se puede usar pintura de efecto sombreado para un mayor encubrimiento.

CULTIVAR MÁS TEMPRANO

Gracias a que los invernaderos proporcionan un entorno artificial y atrapan el calor, los cultivadores de exterior podrán empezar a cultivar cannabis un poco más temprano, sabiendo que estarán a salvo de condiciones meteorológicas extremas que podrían dañar sus plantas.

La floración comenzará cuando los días de verano se empiecen a acortar y el ciclo de luz empiece a cambiar, suponiendo que se trate de una variedad sin genes autoflorecientes. Esta extensión del período de crecimiento también se aplica cuando llegan los días otoñales.

PLANEAR EL ESPACIO

Al igual que los cultivos de interior, los invernaderos tienen un espacio limitado. Independientemente de si vas a cultivar en un pequeño invernadero de cristal o en un enorme túnel de polietileno, debes planear el espacio para asegurarte de que las plantas reciban luz cuando empiecen a crecer.

Recuerda que las plantas Indica son más cortas pero tupidas, con hojas anchas en forma de abanico, mientras que las Sativas pueden alcanzar una gran altura y suelen ser más esbeltas.

BLOQUEAR UN POCO DE LUZ

Si quieres acortar antes el ciclo de luz artificial para obligar a tus plantas a florecer, lo puedes hacer mediante sistemas de oscurecimiento.