Cómo preparar leche con marihuana


Cómo preparar leche con marihuana

La leche se suele considerar parte esencial del desayuno. Conocida por mejorar la densidad ósea, a menudo se les dice a los niños que un vaso de leche les ayuda a crecer sanos y fuertes. Aunque este razonamiento sigue existiendo, de alguna forma ha perdido sentido ahora que somos adultos. Haz que beber leche vuelva a ser interesante añadiéndole tu hierba favorita: cannabis.

¿Alguna vez has pensado lo genial que sería colocarte con tu batido preferido? Ahora ya puedes hacerlo con esta sencilla receta. Toma esta bebida sola o incorpórala en tus platos. Una vez preparada, la leche con marihuana durará tanto como la propia leche, fíjate en la fecha de caducidad. Ya sabes lo que dicen: nunca te saltes la comida más importante del día, el desayuno. Ahora podrás empezar bien el día con ayuda de la marihuana.

Necesitarás entre una hora y hora y media para prepararla. Antes de empezar, lo más importante a tener en cuenta es que se trate de leche entera. Durante la cocción, el cannabis se unirá a la grasa de la leche. La leche con un bajo contenido de grasa no será tan potente.

Para preparar leche con marihuana se necesita lo siguiente:

HERRAMIENTAS

  • Colador y estopilla
  • Cazuela de tamaño mediano
  • Espátula
  • Temporizador
  • Grinder

INGREDIENTES

En cuanto a las cantidades, utiliza aproximadamente lo equivalente a un canuto de marihuana por cada ¼ de litro de leche. En la mayoría de los casos, esto será entre 0,5 y 1 gramo por cada ¼ de litro. Si tienes una tolerancia mayor, puedes ajustar esta cantidad en consecuencia.

PREPARACIÓN

  1. Comienza triturando el cannabis finamente. Cuanto más fino, mejor, así que deberías tener un bien grinder. El cannabis bien triturado no solo se une mejor a la leche debido a su mayor superficie, también deja menos material residual cuando se consume.
  2. Vierte la leche entera en la cazuela de tamaño mediano. Cuécela a fuego lento, con cuidado de que no hierva. Remueve cuidadosamente con la espátula para evitar que se queme.
  3. Añade el cannabis a la leche. Asegúrate de remover bien para que la marihuana se distribuya uniformemente. Deja que la mezcla cueza a fuego lento, revolviendo cada 15 minutos, durante al menos una hora. Queremos asegurarnos de que todo el THC se una a la grasa, así que no te emociones y retires la mezcla del fuego antes de tiempo. Asegúrate de que ponerla a fuego lento, la leche no debe hervir.
  4. Tras una hora, deja que se enfríe. Una vez fría, ya está lista para filtrar con la ayuda de un colador y una estopilla. Esto eliminará cualquier resto de material vegetal. Una vez colada, viértela en un recipiente hermético y ya tendrás lista tu propia leche con marihuana. ¡Así de fácil!