Qué es un blancazo y cómo puedes prevenirlo o superarlo


Qué es un blancazo y cómo puedes prevenirlo o superarlo

Hay quienes dicen que no es posible consumir demasiada marihuana. Para muchas personas es así y pueden fumar toda la marihuana que quieran sin problemas. Pero, para otras, un exceso de caladas al bong puede hacer que se sientan increíblemente mal, o en otras palabras, puede darles un “blancazo”.

¿QUÉ ES UN BLANCAZO?

Un blancazo o una pálida es, en resumen, sentir malestar tras consumir demasiada marihuana. Además de tener el estómago revuelto y/o vomitar, también puedes experimentar una agobiante sensación de paranoia, falta de movilidad, sudores o escalofríos, aumento del ritmo cardíaco y desorientación.

La combinación de todos estos síntomas (que pueden durar entre 30 minutos y 6 horas) podría llevar a confundir la situación con una sobredosis. Pero, por suerte, no existen evidencias que sugieran que el cannabis pueda provocar una sobredosis letal. No obstante, y contrariamente a lo que piensan muchos porretas, cuando ingieres marihuana es posible consumir más de la cuenta.

Si solo se consume marihuana, 9 de cada 10 veces los síntomas mencionados desaparecerán sin necesidad de asistencia médica. Pero si se toman otras sustancias a parte del cannabis, como alcohol o drogas como la cocaína, es muy recomendable buscar atención médica.

¿QUÉ PROVOCA EL BLANCAZO?

El motivo por el que puedes sentirte mal tras consumir cannabis está relacionado directamente con el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y la dosificación. Mientras que algunas personas pueden tolerar dosis elevadas de THC, otras no.

No es ningún secreto que la marihuana de hoy en día es mucho más potente que la de los años 70. Por un lado, los criadores han ganado experiencia y, por otro, el cultivo es cada vez más sofisticado. Así que alguien que normalmente fume marihuana con bajo contenido en THC, podría llegar a sentirse enfermo si prueba una variedad con una gran concentración de THC. Esto también puede aplicarse al fumar más cantidad de lo normal, incluso cuando la variedad en concreto no contenga mucho THC.

¿Cuál es la relación directa entre el THC y las probabilidades de un blancazo? Como tal vez sabrás, el THC y otros cannabinoides actúan sobre el principal receptor cannabinoide del cerebro, los CB1. Aunque el neurotransmisor llamado anandamida activa de forma natural este receptor en concreto, su efecto es mucho menos potente que el del THC. Cuando este receptor se sobreestimula, puede provocar que te sientas enfermo.

¿QUÉ HACER PARA SUPERAR UN BLANCAZO?

Por suerte, hay varias maneras de sobrellevar el blancazo de forma relativamente cómoda. El paso más importante, con diferencia, es ir a un espacio seguro, o tu versión de un lugar seguro. En otras palabras, vete a un sitio donde te sientas tranquilo y a gusto.

Durante un blancazo, el ambiente a tu alrededor puede hacer que todo mejore o que todo empeore. Por esto es importante estar en un ambiente tranquilo y relajante, sobre todo si tienes paranoias. Poner música o tu programa de tele favorito puede contribuir a reducir la sensación de pánico. Una luz tenue puede ayudar a calmarte. O también puedes probar con la meditación.

Por otro lado, la hidratación y el azúcar pueden hacer maravillas, así que es recomendable tener a mano una botella de agua y algo dulce. O puedes beber un poco de zumo. Si ninguna de estas soluciones surte efecto, hay quienes dicen que puedes obtener alivio mascando o esnifando pimienta negra. Hay estudios que muestran que la pimienta negra contiene beta-cariofileno, que resulta ser un terpeno con propiedades ansiolíticas.

CÓMO PREVENIR UN BLANCAZO

CÓMO PREVENIR UN BLANCAZO

No es fácil determinar el mejor remedio para un blancazo. Ciertos métodos son útiles para algunas personas, pero no funcionan para otras. Pero lo que es seguro es que los blancazos son 100% evitables. Aunque mitigar los síntomas pueda suponerte un reto, como mínimo puedes intentar evitar la experiencia.

Una forma segura de prevenir un blancazo es conocer tus límites y no sobrepasarlos. En otras palabras, no fumes más marihuana de lo que tu cuerpo aguante. Antes de encenderte un porro, asegúrate de estar bien hidratado y de que no vas a colocarte con el estomago vacío. Cuando a tu cuerpo le faltan nutrientes, los efectos del cannabis seguramente serán mayores.

Finalmente, mezclar la marihuana con otras sustancias, como alcohol o fármacos, también puede provocarte un blancazo. Así que, si quieres evitar todos los síntomas negativos asociados, limítate a fumar marihuana y nada más. O empieza poco a poco y observa como reacciona tu cuerpo.

Hablando de empezar poco a poco, presta atención a los comestibles. Es difícil determinar la dosis de un comestible y los efectos que provocará en tu cuerpo y mente, por lo que podrías consumir más de la cuenta fácilmente, lo que resultaría en un colocón desagradable. Por no mencionar que podría provocarte vómitos, lo que resulta terrible cuando estás pasando por un mal colocón.