Situación legal de la marihuana en Canadá


Situación legal de la marihuana en Canadá

El cannabis para uso recreativo es legal en Canadá desde el 17 de octubre de 2018, y la marihuana para uso medicinal es legal desde el 2001. Este país permite a sus ciudadanos comprar marihuana en internet o tiendas, e incluso cultivar un número determinado de plantas en su propia casa.

Este cambio legislativo ha sido catalizado por la Cannabis Act (Ley del Cannabis). En Canadá, los mayores de 18 años pueden comprar flores, aceites, plantas y semillas de cannabis a varios vendedores. En función de las diferentes leyes provinciales o regionales, los clientes tienen que comprar sus productos en tiendas propiedad del estado, o en negocios privados.

Al legalizar el cannabis, el gobierno federal dejó la decisión de cómo vender la hierba en manos de las provincias. La venta de cannabis solo es legal para los mayores de edad, pero algunas provincias requieren que el comprador tenga 19 años o más.

Los canadienses pueden poseer hasta 30g de hierba seca (o equivalente) en público, y pueden compartir hasta 30g de flores con otros adultos de forma legal.

COMPRAS EN INTERNET

Antes de la legalización, la idea de sentarse frente al ordenador y pedir marihuana a domicilio era como un sueño, algo con lo que los fumadores bromeaban en una sesión cannábica. Hoy en día ya es una realidad, y supone una gran ventaja tanto para los consumidores de uso medicinal como recreativo.

Los mayores de edad de todas las provincias canadienses pueden comprar cannabis en internet, a través de empresas que pertenecen al gobierno. Las únicas excepciones a esta regla son Saskatchewan y Manitoba, donde los ciudadanos pueden comprar cannabis online a empresas privadas.

TIENDAS FÍSICAS

Los ciudadanos de todas las provincias pueden comprar cannabis en tiendas físicas, a excepción del territorio de Nunavut. El territorio de Yukon, los territorios del noroeste y las provincias de Quebec, Isla del Príncipe Eduardo, Nuevo Brunswick y Nueva Escocia venden marihuana en tiendas gestionadas por el estado.

Por otro lado, los ciudadanos de Terranova, Alberta, Saskatchewan, Manitoba y Ontario pueden comprar cannabis en tiendas privadas. La Columbia Británica es la única provincia que permite tiendas de cannabis tanto públicas como privadas.

Los territorios del noroeste y Nueva Escocia son las únicas provincias donde los clientes pueden comprar marihuana en tiendas de licores.

CULTIVAR EN CASA

Poder cultivar en casa es señal de una legislación cannábica flexible, y los canadienses de ciertas provincias disponen de este privilegio. Los mayores de edad pueden cultivar hasta 4 plantas por vivienda; sin embargo, esta ley no depende de la cantidad de personas que viven en la vivienda.

Los cultivadores deben tomar las medidas necesarias para evitar que los niños pequeños tengan acceso a las plantas.

Todas las provincias permiten el cultivo casero de cannabis, a excepción de Quebec y Manitoba.

LAS SANCIONES PENALES AÚN EXISTEN

A pesar de la tolerancia de la legislación cannábica canadiense, la Ley del Cannabis también establece sanciones penales para varios delitos. La venta o distribución ilegal de cannabis puede resultar en multas pequeñas, y las infracciones más graves pueden suponer hasta 14 años de cárcel.

Poseer una cantidad superior al límite establecido puede resultar en multas por pequeñas cantidades, y los delitos más graves pueden castigarse con hasta 5 años de prisión.

La producción de marihuana más allá de los límites del cultivo personal, o mediante el uso de disolventes inflamables, puede resultar en multas y hasta 14 años de prisión. El contrabando de cannabis a través de las fronteras canadienses también puede suponer condenas de 14 años de cárcel.

EL CANNABIS Y LA CONDUCCIÓN

En Canadá es ilegal conducir en estado de embriaguez, y hay tolerancia cero con quienes conducen bajo la influencia del cannabis. La policía puede analizar la presencia de THC en la sangre haciendo pruebas de alcoholemia, en el aliento; obtener niveles de 5 nanogramos por ml de sangre puede causarte graves problemas.

Si encuentran a un conductor con estos niveles de THC en la sangre, puede enfrentarse a una multa mínima de 1.000$ (860€ aproximadamente) por la primera infracción; una segunda infracción supondría 30 días de prisión y, en caso de producirse más infracciones, podría pasar un mínimo de 120 días en la cárcel.

FUMAR EN PÚBLICO

Fumar marihuana en lugares públicos tiene unas limitaciones legales similares a las de fumar tabaco. Fumar en zonas libres de humo puede causarte problemas, pero fumar en zonas abiertas donde se puede fumar tabaco, como los parques, podría ser aceptable en algunas regiones. En la mayoría de provincias, fumar cannabis está limitado al ámbito doméstico.