Historia de las semillas autoflorecientes


Historia de las semillas autoflorecientes

Como su nombre indica, las plantas de cannabis autofloreciente son un tipo de variedad que empieza a florecer de forma automática cuando alcanza cierta madurez.

Tradicionalmente, la marihuana florece en función de la cantidad de luz que recibe durante el día. La mayoría de variedades comienzan a florecer cuando empiezan a recibir menos luz. En la naturaleza, esto suele ocurrir a finales de verano o principios de otoño, cuando los días se hacen más cortos.

Pero en un cultivo interior, el cultivador manipula la cantidad de luz que reciben sus plantas con el fin de "engañarlas" para que florezcan. Esto, por lo general, significa que debe cambiar de un ciclo de 18/6 (18 horas de luz y 6 de oscuridad al día) a uno de 12/12.

Las plantas autoflorecientes, por otro lado, florecen al llegar a una madurez determinada. A estas variedades no les importa cuántas horas de luz reciben, simplemente empiezan a florecer en un determinado momento, que suele ser después de unas 2 o 3 semanas. Este rasgo lo han heredado del cannabis ruderalis, una variedad de marihuana que, a diferencia de las sativas y las índicas, es autofloreciente por naturaleza. Todas las variedades autoflorecientes contienen genes ruderalis, que son lo que les otorga su rasgo autofloreciente.

Historia de las semillas autoflorecientes

Las variedades de cannabis autofloreciente tienen muchas ventajas:

  • Gracias a su genética ruderalis, las variedades autoflorecientes suelen ser más pequeñas, por lo que son perfectas para cultivos de interior y "discretos".
  • Las variedades de cannabis autofloreciente tienen un ciclo de vida breve, y van de semilla a cosecha en tan solo 8 o 9 semanas.
  • A diferencia de las variedades de fotoperiodo, cuando se cultivan en el interior, no hay que separar las variedades autoflorecientes durante su fase de floración o vegetativa.
  • Incluso cuando se cultivan al aire libre, se pueden cosechar varias veces al año.

El origen exacto de las variedades de cannabis autofloreciente está muy debatido.

El cannabis ruderalis, la variedad utilizada para darle a las auto su rasgo autofloreciente, fue descubierto en 1924 por un botánico ruso.[1] Esta especie es nativa de Europa Central, del Este y Rusia, aunque también se puede encontrar en toda América del Norte.

Las plantas ruderalis suelen ser menudas y de floración rápida, aunque se ha demostrado que ciertas variedades pueden superar los 180cm de altura y tardar más de 20 semanas en alcanzar su plena madurez. Al ser originarias de zonas con climas fríos, toleran especialmente bien las condiciones climáticas adversas y los veranos cortos y fríos.

Según algunas fuentes, los criadores de cannabis comenzaron a experimentar con el cannabis ruderalis en la década de los 70. Uno de estos criadores fue Neville Schoenmaker, el fundador de "The Seed Bank", que actualmente se conoce como Sensi Seeds. Sin embargo, Neville y los otros criadores que trabajaron con ruderalis tuvieron dificultades para crear un cruce estable y fiable entre esta nueva especie y las variedades índica y sativa.

Historia de las semillas autoflorecientes

Pero todo esto cambiaría a principios del siglo XXI con la llegada de la Lowryder, la primera variedad autofloreciente comercializada a gran escala. Criada por Joint Doctor, la Lowryder es un híbrido único cuya historia está rodeada de misterio. Algunos sostienen que esta variedad fue cruzada durante 9 generaciones, y finalmente dio lugar al primer cruce estable con ruderalis. Se cree que es una combinación de ruderalis, Northern Lights #2 y William's Wonder.

La Lowryder es una variedad muy pequeña que no sobrepasa los 40cm de altura y está lista para su cosecha en solo 6 o 7 semanas. Induce un subidón de inicio lento y es famosa por su tolerancia a condiciones sumamente duras.

Por desgracia, la Lowryder recibió muchas críticas, acusada de ser una variedad inferior y de baja potencia. Lo que podría deberse al hecho de que las ruderalis contienen poco THC (en comparación con las sativas y las índicas), o porque el efecto de la planta tenía un inicio muy lento. Las cosechas de esta variedad también eran mucho más pequeñas que las de las variedades de fotoperiodo.

Pero las cosas han cambiado mucho desde la aparición de la Lowryder. Muy pronto tras su lanzamiento, se presentó la Lowryder 2, que era mucho mejor. De hecho, esta marihuana trajo esperanza a la comunidad del cannabis: "¡Puede que hayamos encontrado algo interesante!".

Hoy en día, el mercado de cannabis autofloreciente ha prosperado mucho, y los expertos de los mejores bancos de semillas del mundo utilizan genes ruderalis (léase: Lowryder 2) para crear otras variedades autoflorecientes a partir de numerosos clásicos de fotoperiodo, como las Northern Light y las Haze, y muchas otras.

Gracias a la nueva experimentación con genes ruderalis, se ha eliminado la preocupación inicial sobre la potencia y el rendimiento de las variedades autoflorecientes. En la actualidad, muchos consideran a las autoflorecientes de productores de semillas de calidad casi tan buenas como las de fotoperiodo.

Esto ha dado lugar a una gran diversidad de oportunidades para los cultivadores, que ahora pueden cultivar marihuana de calidad en espacios limitados, plazos breves, o condiciones que antes parecían imposibles. Las nuevas auto también son ideales para los cultivadores sin experiencia que buscan una manera fácil de obtener cannabis sin tener que recurrir a la investigación de fotoperiodos ni invertir en costosos equipos de iluminación.

Referencias

  1. ^ Wikipedia, Cannabis ruderalis, recuperado December-17-2018
    Enlazar