Cómo manicurar cogollos de marihuana: guía completa


Cómo manicurar cogollos de marihuana: guía completa

Los cultivadores principiantes tienen mucho que aprender sobre el manicurado de los cogollos. Este artículo te guía a través de todo el proceso para que puedas recortar con confianza.

Por fin ha llegado el momento de la cosecha. Después de varias semanas cuidando con cariño de tus plantas, es hora de cosechar los frutos de tu labor.

Pero no tengas tanta prisa. Antes de disfrutar de ellos, hay otro paso que debes completar: el manicurado. Es un proceso fundamental que garantiza unos cogollos de calidad para deleitarte y compartir. Para los hombres que lean esto, es como arreglarse el vello facial antes de acudir a una primera cita.

Pero, no se trata solamente de mejorar el aspecto de los cogollos; es un proceso que también proporciona muchas otras ventajas, la mayoría de las cuales potencian la experiencia de fumar o vapear.

En este artículo, profundizamos en el manicurado de cogollos, por qué es importante, y las formas más adecuadas de hacerlo.

¿Qué es el manicurado de cogollos y por qué es importante?

Cómo manicurar cogollos de marihuana: guía completa

Es posible que muchas personas que lean esto, se pregunten: "¿Es realmente tan importante?". La respuesta breve: sí. Y vamos a dar cuatro buenas razones:

  • Mejor aspecto: la más obvia. Para quienes se pregunten cómo hacen los dispensarios para que sus cogollos tengan una forma tan perfecta, ahora ya lo sabéis. Tanto si formas parte del sector del cannabis como si solo eres un humilde cultivador casero, el manicurado hará que tus cogollos tengan un aspecto más atractivo.
  • Un humo más suave: las hojas que rodean los cogollos se llaman hojas de azúcar. Aunque contienen cannabinoides, producen un humo muy fuerte, y lo mejor es usarlas para preparar comestibles o concentrados. Así que, recorta las hojas de azúcar y resérvalas para experimentos futuros.
  • Mejor aroma: los terpenos son los responsables de los aromas y sabores de la marihuana. Están más concentrados en los tricomas de los cogollos, mientras que las hojas suelen ofrecer un gusto más desagradable y apagado. Al eliminar el exceso de material vegetal, el perfil terpenoide de tu variedad se hará más evidente, y se realzarán los rasgos aromáticos característicos de los cogollos.
  • Contenido cannabinoide concentrado: además de terpenos, los tricomas también contienen una gran cantidad de cannabinoides. Estas pequeñas protuberancias se concentran en el cogollo y, por lo tanto, son las que producen un humo más potente.

Cuándo recortar la marihuana: manicurado en verde vs en seco

Cómo manicurar cogollos de marihuana: guía completa

Existen dos métodos principales para recortar cannabis: en verde (fresco) y en seco. El que elijas dependerá de tus preferencias y recursos disponibles. La principal diferencia entre ambos es el momento en el que se realizan.

Permítenos explicar esto un poco mejor.

Manicurado en verde

El manicurado en verde tiene lugar inmediatamente después de la cosecha. El recortado se lleva a cabo nada más cosechar los cogollos, y antes de colgarlos para que se sequen. Este proceso es más adecuado para los cultivadores de interior con poco espacio que no tienen sitio para llevar a cabo el secado.

Ventajas

  • Las hojas suelen marchitarse cuando se secan. Recortarlas mientras están frescas facilita mucho el proceso.
  • Un manicurado más sencillo se traduce en una mayor eficiencia. ¡Lo harás en menos tiempo!
  • Cuanto antes te deshagas de las hojas, antes se secarán los cogollos. Esto es especialmente beneficioso si vives en un clima húmedo donde el moho podría ser un problema.
  • Y hablando de moho, el manicurado en verde reduce las probabilidades de que se desarrollen hongos durante las fases de secado y curado. Si eres principiante, esto será un problema menos del que preocuparte.

Inconvenientes

  • Los cogollos suelen ser menos densos y compactos cuando se manicuran en verde.
  • Es un proceso muy pegajoso. Si no te gusta que se te ensucien las manos ni la zona de trabajo, esto podría ser muy molesto.

Manicurado en seco

Si optas por el manicurado en seco, primero tendrás que colgar tus cogollos recién cosechados para que sequen; y recortarlos cuando hayan perdido la mayor parte de la humedad.

Ventajas

  • Secar los cogollos antes de recortarlos te permite conservar su forma. Si los manicuras cuando están húmedos podrías deformarlos un poco, especialmente si los colocas de lado.
  • Si vives en un clima seco, es buena idea dejar las hojas de azúcar intactas para evitar que los cogollos se sequen demasiado rápido. Esto, a su vez, preservará el perfil terpenoide de la hierba.
  • El manicurado en seco es una tarea menos pegajosa, lo que significa que será más fácil limpiar tus herramientas.

Inconvenientes

  • Los tricomas secos son muy frágiles. Deberás tener mucho cuidado cuando manipules los cogollos para evitar poner en peligro los cannabinoides y terpenos.
  • El manicurado en seco no se puede hacer en un cuarto de cultivo pequeño, ya que se necesita más espacio para colgar los cogollos.

Recortar según sea necesario

Si lo que te interesa es cultivar para consumo propio, puedes manicurar tus cogollos simplemente cuando sea necesario, es decir, justo antes de fumar.

Ventajas

  • Al estar los cogollos colgados, tendrán una forma perfecta cuando empieces a recortarlos.
  • Recortar según sea necesario te permite avanzar a tu propio ritmo. Y también significa que sentirás menos presión a la hora de cumplir con tu calendario de manicurado.
  • Si puedes ganar algo de tiempo antes del manicurado, podrás conservar el perfil terpenoide de tus cogollos intacto. Y, como resultado, disfrutarás de un humo de mejor calidad.

Inconvenientes

  • Si esperas demasiado tiempo para recortar los cogollos, se volverán quebradizos.
  • Al igual que con el manicurado en seco, el almacenamiento podría suponer un problema, ya que los cogollos sin recortar ocupan más espacio.

Cómo recortar la marihuana

Recortar según sea necesario

Vamos con el meollo de la cuestión. Aquí tienes una guía detallada sobre el manicurado del cannabis. En ella se explican todos los pasos del manicurado en verde y en seco, así como del manicurado según sea necesario.

Debemos añadir que también puedes usar una máquina de manicurado, especialmente si vas a recortar grandes cantidades de cogollo. En el lado negativo, algunas de estas máquinas hacen un trabajo mediocre, y si se usan mal, podrían dañar tus cogollos, algo que te interesa evitar. Si eres principiante, también tendrás que aprender a recortar a mano.

Herramientas imprescindibles para el manicurado

Antes de nada, vamos a ver las herramientas que vas a necesitar para recortar tu marihuana. Sirven para todos los métodos.

  • Tijeras de podar: tu herramienta principal. Unas tijeras curvadas te permiten acceder a la parte inferior del cogollo. Pero si quieres una opción más barata, las tijeras de podar bonsáis son la mejor apuesta.
  • Bandeja recogedora: como ya hemos dicho, las hojas recortadas se pueden aprovechar más adelante. Ten a mano una bandeja de recogida para facilitar su almacenamiento.
  • Guantes desechables: ya hemos mencionado que el manicurado en verde, en particular, es un proceso pegajoso. Evita que la resina se acumule en tus manos con unos guantes desechables.

Cómo manicurar en verde

Aquí tienes una guía detallada para manicurar cogollos en verde.

Paso 1: ponte los guantes desechables. Corta las ramas de los cogollos que quieras manicurar. Con ayuda de las tijeras, corta cada rama en trozos más pequeños y manejables. Ten en cuenta que, al estar frescos, los cogollos tenderán a aplastarse cuando los coloques sobre una superficie plana. Lo mejor es colgarlos boca abajo de un cordel, como cuando tiendes la ropa.

Paso 2: corta las hojas de abanico más grandes. Estas hojas, famosas por su típica forma de cinco dedos, no son muy adecuadas para fumar. Pero no las tires, porque podrás usarlas para preparar infusiones o elaborar tus propias cremas y lociones.

Paso 3: es el momento de pasar a las hojas de azúcar. Una vez más, son las hojas internas que rodean al cogollo. Aunque existe la opción de dejarlas intactas, la mayoría de la gente recomienda cortarlas para conseguir un producto más homogéneo y potente. Resérvalas en la bandeja.

Paso 4: corta los tallos. La longitud final de estos tallos dependerá de cómo quieras secarlos. Si los cortas por completo, tendrás que usar una rejilla de secado. Si dejas un poco de tallo, podrás colgar tus cogollos para que se sequen.

Paso 5: seca los cogollos recién cortados. Este proceso dura unos 7-10 días. Deberás hacerlo en un cuarto en el que puedas controlar el calor y la humedad hasta cierto punto. Como es lógico, el secado requiere de una humedad bastante baja. Utiliza un ventilador para favorecer la circulación del aire. El proceso de secado termina cuando los tallos se rompen fácilmente con un chasquido.

Paso 6: cura tus cogollos. Para ello, necesitarás frascos de vidrio herméticos. Coloca los cogollos secos en su interior, y deja que se curen.

Cómo manicurar en seco

Veamos ahora el manicurado en seco. Los pasos son parecidos, excepto por la fase de secado, que tiene lugar antes. No es un proceso muy pegajoso, por lo que la limpieza posterior será mucho más sencilla.

Paso 1: con las tijeras de podar, corta las plantas a un tamaño manejable. Para una manipulación más fácil y un secado más eficiente, procura dejar un trocito de tallo.

Paso 2: corta las hojas de abanico. Al igual que con el manicurado en verde, aquí es donde comienza el verdadero proceso de preparación de los cogollos. Corta las hojas más grandes y ponlas en la bandeja de recolección.

Paso 3: cuelga los cogollos para que se sequen. Como ves, este es el punto en el que cada método toma un camino distinto. Pero, de igual manera, sabrás que el proceso ha finalizado cuando puedas quebrar fácilmente los tallos de la planta. Pero, ten cuidado; dado que los cogollos todavía conservan las hojas de azúcar, podrían tardar dos semanas o más en secarse completamente.

Paso 4: recorta las hojas de azúcar. Al estar secas, serán más quebradizas. Lo mejor es cortarlas, aunque también habrá más margen de error. No te olvides de guardarlas con las hojas de abanico.

Paso 5: cura los cogollos. Al igual que con el manicurado en verde, pon los cogollos dentro de un frasco de vidrio hermético para que se curen. Se supone que este proceso aporta un sabor más suave.

Cómo manicurar según sea necesario

La única diferencia de este método es el momento en el que se recortan las hojas de azúcar. Pero, en general, es el mismo proceso.

Paso 1: corta las plantas a un tamaño manejable para facilitar su manipulación.

Paso 2: corta las hojas de abanico y colócalas en la bandeja de recolección.

Paso 3: cura los cogollos con las hojas de azúcar, en un frasco de vidrio hermético.

Paso 4: cuando vayas a fumar, recorta las hojas de azúcar.

Cómo limpiar tus tijeras de podar

Ya has llevado a cabo la mayor parte del proceso, pero tu trabajo no ha terminado. Ahora tendrás que limpiar las herramientas que has usado. Para muchas personas, es la parte menos entretenida, como cuando hay que fregar los cacharros después de cocinar.

Pero, antes de limpiarlas, asegúrate de recoger (con mucho cuidado) todo el "hachís de tijera" de sus hojas, ya que está compuesto principalmente de resina. Considéralo como los restos de masa de bizcocho o galletas que quedan en un bol de cocina.

Es posible que muchos de vosotros os estéis preguntando por qué es necesario limpiar las tijeras. Al fin y al cabo, solo las has utilizado con tus plantas, así que, ¿qué hay de malo en ello?

Es para evitar la contaminación cruzada. Unas tijeras sucias pueden desarrollar moho, y seguro que no quieres eso para tu próximo lote, ¿verdad? Además, las herramientas bien cuidadas suelen durar más, con lo que se ahorra dinero.

Alcohol isopropílico

¿Buscas un método de limpieza fácil y rápido? Para empezar, rasca los restos de resina de las tijeras. A continuación, llena una taza con alcohol isopropílico y pon dentro las tijeras. Para conseguir los mejores resultados, déjalas sumergidas en el alcohol durante 15-30 minutos.

Si vas a recortar muchas plantas en un día, lo mejor es tener varias tijeras de podar. De esta forma, no perderás tiempo recortando.

Para obtener más información sobre la limpieza y el mantenimiento de tus tijeras de podar, lee este artículo.

Otras soluciones de limpieza

Si no quieres usar alcohol por el motivo que sea, hay otras formas de limpiar tus tijeras de podar. El vinagre blanco es una opción que puedes utilizar con el mismo proceso.

Y luego están las cáscaras de los cítricos. En un tazón pequeño, mezcla aceite de coco y bicarbonato de sodio a partes iguales, y añade un trozo de cáscara del cítrico que prefieras.

Si no quieres que haya líquidos de ningún tipo, puedes meter las tijeras en el congelador. Esto hará que los restos de resina se endurezcan, lo que facilitará su raspado.

Qué hacer con los recortes de marihuana

Cómo limpiar tus tijeras de podar

Como ya hemos mencionado varias veces, los recortes de cannabis se pueden aprovechar. Además de los ejemplos citados arriba, existen otras formas estupendas de utilizar esas hojas recién cortadas.

Hacer hachís

El hachís siempre ha sido conocido como el potenciador perfecto de los cogollos de cannabis. La buena noticia es que puedes conseguir tu propio lote de hachís a partir de los recortes desechados.

El hachís de agua es una opción, para la que se necesitan unos 200 gramos de recortes. Esto debería equivaler a unos 20 gramos de hachís.

El hachís tamizado en seco es otra alternativa, que además cunde mucho. Con la misma cantidad de recortes obtendrás el doble de hachís.

Preparar cannabutter

Llevas un tiempo queriendo hacer comestibles, pero lo has estado posponiendo porque no tienes cannabutter y no sabes dónde conseguirla.

Adivina qué, ahora puedes hacer tu propia mantequilla de cannabis con las hojas que has cortado. ¡Y ni siquiera se necesitan muchas! Con unos 30 gramos de recortes será suficiente.

Prepara un aceite de cocina con marihuana

Si eres intolerante a la lactosa, o no te gusta la mantequilla, un aceite con cannabis es una alternativa estupenda. Combina los recortes de marihuana con 100ml de aceite de oliva.

Cuece la mezcla a fuego lento durante tres horas. Deja enfriar, cuélala, y guárdala para usar en el futuro. Ya puedes preparar tus platos favoritos con un toque especial.

Crea tu propio papel de liar

Las hojas son uno de los ingredientes principales que se utilizan para fabricar papel. Del mismo modo, puedes crear tus propios papelillos de liar con las hojas de abanico sobrantes.

Si las secas estiradas, tendrán la forma perfecta. O también puedes curar un manojo de hojas enrollado y utilizarlo para liar tus porros como si fueran blunts.

Prepara leche de cannabis

Sí, has leído bien. Los recortes de marihuana se pueden usar para hacer tu propia leche con hierba.

Al igual que para el aceite de cannabis, necesitarás 100ml de leche entera o nata, y unos 100 gramos de recortes triturados. Hierve esta mezcla a fuego lento durante 30 minutos, deja que se enfríe, y guárdala en la nevera.

Ya tienes tu "cannaleche" para preparar batidos, smoothies o cafés.

Crea tus propios extractos de marihuana

Si has conseguido almacenar una buena cantidad de recortes, puedes crear tus propios extractos de cannabis. El aceite de hachís al butano (BHO) es una opción muy popular que se prepara con ayuda de un solvente y un tubo de extracción.

Ten en cuenta que el butano es un material altamente inflamable. Si eliges este proceso, asegúrate de informarte sobre las medidas de seguridad adecuadas.

¿Te puedes colocar con recortes de marihuana?

Crea tus propios extractos de marihuana

Este es un tema de debate muy interesante. Sobre todo en los foros de cultivo, se ven historias de gente que se coloca solo con manipular la marihuana.

No podemos descartar estas afirmaciones, ya que la experiencia de cada persona es única. Pero la mayoría de cultivadores están de acuerdo en que recortar marihuana no coloca.

Por un lado, hay que calentar los cogollos para activar sus compuestos y que produzcan efectos psicotrópicos. Y por otro, lo más probable es que uses guantes desechables para el manicurado, por lo que habrá muy poco o ningún contacto con los tricomas.

Pero, oye, que no te puedas colocar recortando hierba no significa que no te lo puedas pasar bien mientras lo haces, ¿no?

Manicurado del cannabis: fundamental para un producto final mejor

Crea tus propios extractos de marihuana

Esta guía completa te acompaña durante todo el proceso del manicurado de la hierba. Incluso si acabas de empezar, este artículo te resultará muy útil en tus primeros intentos de recortar tus propios cogollos.

Aunque la razón principal es la estética, el manicurado de las plantas de marihuana mejora considerablemente el producto en general. Lo que se traduce en una estupenda experiencia de consumo, que al fin y al cabo es lo que todos buscamos.

Sobre el papel, el manicurado de las plantas de cannabis puede parecer complicado. Pero no te preocupes, ya que puede resultar muy satisfactorio a medida que se lleva a cabo. Con el tiempo, apreciarás más todo el proceso.