¿El cannabis mata neuronas? Desmontamos leyendas sobre el cannabis


¿El cannabis mata neuronas? Desmontamos leyendas sobre el cannabis

Durante mucho tiempo, se ha afirmado que el consumo crónico de cannabis destruía neuronas. Hoy en día, existe un consenso cada vez mayor en contra de esta creencia. De hecho, algunos estudios han revelado que los compuestos del cannabis pueden en realidad proteger a las células cerebrales, e incluso incentivar la neurogénesis.

No es un secreto que nuestras opiniones sobre el consumo de cannabis están cambiando. Conforme el movimiento a favor de su legalización va cogiendo impulso, el estigma sobre el cannabis, su uso y sus efectos comienza lentamente a ser desafiado por una nueva perspectiva en torno a la planta y la forma en que esta interactúa con nuestros cuerpos.

Sin embargo, conviene que no olvidemos que el consumo de cannabis ha recibido una gran cantidad de críticas durante un largo tiempo, ya que mucha agente afirmaba que te volvía vago, tonto, e incluso loco. Una de las afirmaciones más comunes sobre los efectos negativos del consumo de cannabis tiene que ver con su impacto sobre el cerebro.

Así que, ¿de dónde surge exactamente la idea de que el cannabis mata las células cerebrales?

MITO: EL CONSUMO DE CANNABIS MATA NEURONAS

La afirmación de que el consumo de cannabis mata células del cerebro generó titulares en los años 70. Estos argumentos se basaban en la investigación del Dr. Robert Heath, de la Tulane University Medical School de Nueva Orleans.

El gobierno de los Estados Unidos financió el cultivo de cannabis durante la década de los años 70 para que diversas instituciones del país estudiaran los efectos de la droga. Se condujeron estudios en animales, y la investigación del Dr. Heath se centró principalmente en el impacto del consumo de cannabis sobre los monos rhesus.

Aunque el Dr. Heath dirigió una serie de estudios durante los años 70 y 80 que analizaban los efectos del cannabis sobre los monos, su estudio más famoso se llevó a cabo en 1974. Este consistió en obligar a monos rhesus a consumir unos 30 porros de cannabis al día durante un año. El estudio reveló que, después de tan solo 90 días, los monos comenzaron a atrofiarse y a morir.

El Dr. Heath llegó a la conclusión de que el daño cerebral había sido el causante de la muerte de los monos, mediante el recuento de células cerebrales de los monos que tomaron parte en el test frente a los del grupo de control (que no habían consumido cannabis), y al darse cuenta de que los monos que habían consumido cannabis tenía una cantidad de neuronas significativamente menor.

En base a estos hallazgos, Ronald Reagan, por aquel entonces gobernador de California, afirmó que "las fuentes científicas más fiables afirman que el daño cerebral es una de las consecuencias inevitables del consumo de marihuana". Esta famosa cita se publicó en el LA Times en 1974, y alimentó años de críticas contra el cannabis y sus efectos.

LA VERDAD DETRÁS DE LOS ESTUDIOS DE HEATH EN MONOS

La verdad detrás de los estudios de heath en monos

En la actualidad, el famoso estudio Heath/Tulane que llenó la prensa de titulares en 1974, ha sido ampliamente rebatido. Tras 6 años de solicitudes constantes, por fin se revelaron detalles sobre cómo se había llevado a cabo el estudio.

El Dr. Heath había obligado a los monos del estudio a consumir el humo equivalente a más de 60 porros de cannabis diarios en tan solo 5 minutos, durante 3 meses, en vez de 30 canutos al día durante 1 año (tal y como había afirmado).

Como los monos habían sido expuestos a tal cantidad de humo de cannabis sin oxígeno adicional, básicamente se les estaba ahogando durante 5 minutos al día. Una de las primeras causas del ahogamiento es la muerte de células cerebrales como consecuencia de la falta de oxígeno, que es exactamente lo que Heath había observado y atribuido erróneamente a los efectos del cannabis.

Desde 1974, otros 2 estudios han examinado los efectos del consumo de cannabis sobre monos.[1] Uno de ellos a cargo del Dr. William Slikker, del Centro Nacional de Investigación Toxicológica, y el otro realizado por Charles Rebert y Gordon Pryor, del SRI International.

Ambos estudios registraron los efectos del consumo diario de cannabis en monos durante un año, y no encontraron ninguna prueba de que el consumo de cannabis provocase alteración física alguna sobre el cerebro.

¿QUIZÁS EL CANNABIS PRESERVA LAS CÉLULAS CEREBRALES?

¿quizás el cannabis preserva las células cerebrales?

Ahora sabemos que el estudio de Heath/Tulane, que se hizo célebre en 1974 y que alimentó una de las mayores críticas contra el consumo de cannabis, había sido manipulado hasta el extremo. Investigaciones posteriores en este campo tampoco han podido demostrar que el cannabis mate neuronas.

Un análisis literario de 2003 sobre 15 estudios previos en torno a la marihuana y a la función cognitiva, concluía que, al parecer, el cannabis no producía ningún daño permanente sobre el cerebro.[2]

El estudio analizó resultados de más de 1000 sujetos de estudio (tanto de consumidores de cannabis como de no consumidores). Su conclusión es que los consumidores de cannabis tienen una mayor probabilidad de padecer problemas de memoria y aprendizaje, y que estos efectos son solo temporales.

Una investigación de la Universidad de Colorado también arrojó resultados similares. Los investigadores de la universidad analizaron imágenes de escáneres cerebrales de consumidores y no consumidores de cannabis, en busca de cualquier cambio físico o anormalidad. El estudio, publicado en 2015, reveló que los consumidores de cannabis no mostraban ningún cambio físico en las principales regiones del cerebro.[3]

De hecho, nuevas investigaciones han revelado que algunos compuestos del cannabis, en vez de provocar daño cerebral o cambios en la anatomía del cerebro, podrían incluso estimular el crecimiento de células cerebrales.

En 2005, investigadores de la Universidad de Saskatchewan, en Saskatoon, Canadá, le dieron la vuelta a la antigua afirmación de que la hierba mata células cerebrales.[4] De hecho descubrieron que la administración de cannabinoides sintéticos (diseñados para imitar los efectos del THC y de otros cannabinoides naturales) en realidad podría estimular el crecimiento de células cerebrales.

Los investigadores observaron que los cannabinoides sintéticos estimulaban el crecimiento de nuevas neuronas en el hipocampo de las ratas. Además, también concluyeron que la aplicación de estos cannabinoides ayudaba a reducir el comportamiento depresivo y ansioso de los animales.

Desde 2005 han aparecido muchos otros estudios con resultados e hipótesis similares.

Los estudios han revelado que determinados cannabinoides, fundamentalmente el THC y el CBD, tienen propiedades neuroprotectoras únicas. Esto ha provocado que sean objeto de estudio de infinidad de ensayos clínicos, e incluso se dice que podrían jugar un papel importante en el tratamiento de una serie de enfermedades neurodegenerativas, como la esclerosis múltiple, el Alzheimer, el Parkinson y más.

Los estudios también han mostrado que tanto el THC como el CBD ayudan a gestionar el crecimiento y la propagación de tumores cerebrales, en especial de los gliomas.

ES UN HECHO: EL CANNABIS NO MATA NEURONAS

No es frecuente que estemos seguros de algo en el mundo del cannabis. Al fin y al cabo, aunque parece que existen muchas investigaciones en profundidad para comprender mejor la planta del cannabis, tan solo estamos comenzando a arañar la superficie.

Sin embargo, y aunque nuestro conocimiento del cannabis está lejos de ser completo, podemos afirmar con seguridad que, por lo que parece, el cannabis no mata neuronas. De hecho, el estudio que dio origen a este argumento ha sido desacreditado por no haberse realizado correctamente.

Referencias

  1. ^ MIT, Myths about marijuana, recuperado January-09-2019
    Enlazar
  2. ^ WebMD, Heavy Marijuana Use Doesnt Damage Brain, recuperado January-09-2019
    Enlazar
  3. ^ Journal of Neuroscience, Daily Marijuana Use Is Not Associated with Brain Morphometric Measures in Adolescents or Adults, recuperado January-09-2019
    Enlazar
  4. ^ Science Daily, University Of Saskatchewan Research Suggests Marijuana Analogue Stimulates Brain Cell Growth, recuperado January-09-2019
    Enlazar