Recta de pechuga de pollo con marihuana


Recta de pechuga de pollo con marihuana

Cocinar con cannabis es algo que todo amante de la hierba debería probar al menos una vez. Y si no te gustan los típicos brownies o galletas de marihuana, tal vez prefieras este sustancioso plato con un toque extra.

Si aprendes a hacer mantequilla de cannabis, podrás preparar literalmente miles de platos distintos que harán que disfrutes de tu comida con ese toque extra. ¿Qué te parecen unas hamburguesas de cannabis? ¿O una ración de canna-tortitas el domingo por la mañana?

Para hacer las cosas más interesantes, te vamos a enseñar a preparar una receta con pollo. Y no, no hemos tenido que colocar a ningún pollo.

Nota: la siguiente receta lleva una cantidad estimada de marihuana. Recuerda que los comestibles te pueden afectar más de lo que esperas, así que calcula la dosis según tu propia experiencia. Te recomendamos que primero aprendas a calcular la potencia de los comestibles.

PECHUGA DE POLLO CON MARIHUANA

Pechuga de pollo con marihuana

Comer mucha carne roja no es especialmente bueno para la salud, así que si te gusta la carne pero quieres elegir una opción más sana, puedes probar con unas pechugas de pollo. Esta sencilla receta no es sólo deliciosa, también viene con un toque extra.

Ingredientes:

  • 4 cucharadas de cannabutter
  • 4 pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
  • ¼ de taza de vino blanco seco o caldo de pollo
  • ½ taza de nata espesa
  • ¼ de cucharadita de pimienta
  • ¼ de cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadas de estragón seco

Preparación:

Coloca las pechugas sobre papel de aluminio y sazónalas con la sal y la pimienta. En una sartén grande, calienta la mantequilla de cannabis a fuego medio. Cuando se derrita, añade las pechugas sazonadas y saltea durante unos 11 minutos o hasta que estén bien hechas por ambos lados.

Echa el vino o el caldo en una sartén caliente, y remueve hasta que se reduzca a la mitad. Mientras el líquido se cuece, añade la nata, la mostaza y el estragón, y mézclalo todo bien durante un par de minutos o hasta que la salsa engorde.

Vierte la salsa sobre la carne para potenciar su sabor. Ya puedes disfrutar de este plato (más o menos) sano.