VIPs de la marihuana: Ed Rosenthal


VIPs de la marihuana: Ed Rosenthal

Ed Rosenthal es muy conocido entre la comunidad cannábica, y para muchos es simplemente el "Gurú del ganja". Rosenthal es un horticultor, activista, autor y cultivador de cannabis estadounidense, que en su país es conocido por ser un crítico acerbo de la política del cannabis desde la década de los 70, y columnista de la revista High Times durante los 80 y 90. A principios de este siglo, Ed estuvo implicado en varias batallas legales sobre el derecho a cultivar cannabis.

Durante muchos años, Rosenthal ha sido fundamental para ayudar a los enfermos californianos a obtener la droga. Después de que el estado legalizara el consumo medicinal en 1996, el gobierno federal luchó contra la nueva ley, realizando redadas y demandando a los cultivadores bajo la ley federal.

Estos primeros enfrentamientos fueron esenciales para el avance de la legalización en otras zonas. Como figura prominente del mundo del cannabis y prestigioso cultivador, Rosenthal terminó liderando importantes batallas que influyeron en gran medida en la creación de las políticas actuales.

Rosenthal es una autoridad mundial en el cultivo de cannabis. Gracias a toda una vida de experiencias como activista, profesor, escritor e investigador, es una de esas personas que no se corresponde con el estereotipo del consumidor de marihuana, y está considerado más como un educador que como un fumeta

¿DE DÓNDE LE VIENE LA PASIÓN A ROSENTHAL?

¿de dónde le viene la pasión a rosenthal?

Rosenthal nació y creció en el Bronx. Tras unos años en Wall Street, se sintió atraído por el movimiento hippie de la década de los 60, ayudó a fundar NORML, y se mudó a California en 1972 para apoyar la aprobación de una iniciativa sobre el consumo de marihuana. Que fracasó.

Pero Rosenthal continuó con su activismo como cultivador, consultor y escritor. En numerosas ocasiones, ha actuado como testigo experto en los juicios contra otros cultivadores.

Cuando se le pregunta sobre su vida, Rosenthal se suele mostrar bastante modesto. Se describe a sí mismo como "un escritor al que le gusta aconsejar a jardineros". Nunca ha querido lanzar una cruzada legal pública.

De hecho, su carrera como cultivador está principalmente inspirada en su pasión por extender la investigación médica sobre la planta.

No obstante, su vida y obra han dado lugar a un importante debate legal sobre su planta favorita, lo que a su vez ha resultado ser beneficioso no solo para los consumidores de cannabis medicinal, sino también para todo aquel que disfruta de la marihuana recreativa.

LA LUCHA

El activismo de Rosenthal ha sido fundamental para el avance del acceso al cannabis medicinal en los Estados Unidos, y del debate sobre cómo deben interpretarse las leyes estatales y federales.

California lleva mucho tiempo siendo escenario de esa conversación, y desde 1996, esto se ha visto reflejado con mucha más claridad en el enfrentamiento entre la DEA y los cultivadores californianos. Desde 1996, los pacientes pueden obtener cannabis con receta médica. Pero, también desde entonces, el gobierno federal ha puesto en tela de juicio ese derecho.

Rosenthal se encontraba en medio de todo esto, por lo que acabó siendo uno de los mejores ejemplos de esta dicotomía legal. En el 2002, unos agentes federales le arrestaron por cultivar marihuana para consumo personal. Algo bastante irónico, ya que a Rosenthal se le había encargado el cultivo de cannabis medicinal en la ciudad de Oakland, California. Su cliente era un club de marihuana medicinal legítimo y aprobado por el estado, con sede en San Francisco.

A pesar de esto, fue víctima de otra redada después de que la Corte Suprema dictaminara que la ley de drogas californiana no podía revocar la prohibición federal. De hecho, la Corte Suprema aprobó en el 2001 que los enfermos graves de California pudiesen ser enjuiciados de acuerdo con la ley federal. En otras palabras, los pacientes y sus proveedores eran, ante la ley, lo mismo que los cárteles ilegales.

Por ello, Rosenthal se encontró en el punto de mira de los federales, que registraron su casa. Fue detenido, juzgado y condenado. Varios jurados intentaron más tarde retractarse de su veredicto después de enterarse de que Rosenthal había actuado como agente de la propia ciudad. Rosenthal fue condenado por un juez del Tribunal del Distrito de los EE.UU. a un día de cárcel, pena que ya había cumplido cuando en el 2006, el 9º Tribunal de Apelación revocó la condena.

Implacable, la Oficina del Fiscal lo acusó de nuevo. En mayo del 2007, Rosenthal fue condenado a tres de los cinco cargos que pesaban en su contra, y entre los que se incluían nuevas acusaciones de blanqueo de capitales y evasión de impuestos. Pero no fue a la cárcel. El jurado no se puso de acuerdo en cuanto a los cargos adicionales, pero estos fueron desestimados por el tribunal como una vengativa forma de persecución por parte del gobierno federal.

Un paso muy importante, ya que, por primera vez desde la decisión del Tribunal Supremo en el caso Gonzales vs. Raich, se exoneraba a un cultivador de cannabis. La experiencia de Rosenthal le ha convertido en un héroe a los ojos de los activistas de la comunidad cannábica. Los extremos a los que llegó el gobierno federal fueron claramente excesivos.

En otras palabras, el activismo de Rosenthal se ha centrado en uno de los temas más importantes de EE.UU. en la última década. Ha planteado con éxito la cuestión de si las leyes contra la marihuana son más nocivas para la sociedad que la droga en sí. Y esta pregunta es la base de todo movimiento pro-legalización. En todos los estados. Y en todos los países.

En la actualidad, más del 80% de los estadounidenses creen que el cannabis debería ser legalizado. Este cambio radical es atribuible al activismo y la militancia de gente como Rosenthal.

ESCRIBIENDO Y FORMANDO SOBRE MARIHUANA

Escribiendo y formando sobre marihuana

Rosenthal fue un activista, escritor y cultivador que ayudó a entender mejor una droga estigmatizada. Su trabajo como columnista de High Times contribuyó a educar a sus lectores en una época en la que la legalización era una broma.

La propia revista High Times fue originalmente concebida para publicarse solo una vez. La idea era sustituir la palabra sexo por cannabis. En su lugar, creció durante años y acabó compitiendo con Rolling Stone y National Geographic. Como colaborador habitual, Rosenthal formó parte de esa voz.

Además, también ha escrito varios libros sobre la marihuana, que abarcan una amplia gama de temas. Es un apasionado de la jardinería, por lo que tiene un montón de libros sobre el cultivo. Pero también ha escrito sobre otros temas, como los problemas legales a los que se pueden enfrentar pacientes y cultivadores.

Toda su obra ha hecho de Rosenthal un reconocido cultivador y un líder merecedor de respeto. En el 2006, Sensi Seeds, un banco de semillas holandés, bautizó una de sus variedades de cannabis en su honor.

Ed Rosenthal sigue en activo y probablemente se mantenga más fuerte que nunca.

¡Ánimo, Ed! ¡Eres nuestro héroe!