Cómo preparar vino infusionado con cannabis


Cómo preparar vino infusionado con cannabis

Preparar vino infusionado con hierba es un proceso bastante sencillo y un arte realmente antiguo. Los vinos del periodo bíblico, por ejemplo, siempre estaban infusionados o fortalecidos con hierbas adicionales y aditivos, y el cannabis tan solo era una de las muchas hierbas que se utilizaban en este proceso, conocido como "mulling". En los Estados Unidos esto es menos común, pero en Europa el vino caliente sigue siendo una bebida común durante el invierno a lo largo del continente.

¿Qué puedes esperar del vino infusionado con hierba? La combinación de los distintos terpenos tanto de las uvas como de los cannabinoides, así como de otras especias o frutas calientes, puede crear un buqué y aromas realmente perceptibles. El alcohol también puede aumentar el efecto del THC en hasta un 50%.

Así que, ¿por qué no experimentar?

VINO FORTALECIDO/INFUSIONADO CON CANNABIS

Vino fortalecido/infusionado con cannabis

Existen varias maneras para preparar vino de cannabis. La primera de ellas consiste en macerarlo (infusionarlo), y es de lejos la forma más fácil. Sin embargo, los más aventureros disponen de otra opción: y es que es posible preparar vino de cannabis sin uvas.

Esta es una receta genial para las vacaciones y para ocasiones especiales con los amigos. Y lo mejor es que es relativamente sencilla de preparar.

Necesitarás:

  • 28 gramos de recortes (de hojas y del tallo)
  • 1 botella de vino
  • 4 clavos
  • 1 naranja
  • ¼ de cucharadita de cardamomo
  • ¼ de cucharadita nuez moscada
  • ½ cucharadita de canela molida
  • Una olla o cacerola grande para cocer a fuego lento
  • Un colador o estopilla

Instrucciones:

Muy fácil. Vierte el vino en la olla y ponla en el fuego. Añade las especias, el cannabis y la fruta según tus gustos y preferencias. Puedes cambiar las especias sugeridas por otras. No obstante, esta receta resaltará y realzará muchos elementos tanto del vino como del cannabis. Además, al parecer la fruta cítrica y con vitaminas potencia el denominado efecto séquito del cannabis.

El proceso de cocer todo junto descarboxilará el cannabis.

Lleva la mezcla a ebullición y cuécela a fuego lento durante dos horas. Necesitarás echarle un vistazo con frecuencia para asegurarte de que el líquido no se evapora demasiado. A continuación cuela el vino y estará listo para servir. Ten cuenta que el resultado podría ser más fuerte de lo esperado, así que ve con cuidado.

FERMENTAR VINO DE CANNABIS

Para llevarlo a cabo necesitarás montar tu propio entorno de fermentación. Esto no es complicado y puedes encontrar fácilmente kits de elaboración casera. Sin embargo, estos son los elementos básicos que necesitarás.

Herramientas:

  • 2 garrafas de fermentación de 5 litros
  • Válvula de fermentación
  • 1 metro de tubo de sifón
  • Termómetro
  • Muselina (tela ligera de algodón)
  • Botellas herméticas que se puedan sellar o cerrar con un corcho
  • Hidrómetro
  • Una olla grande de un material distinto al aluminio

Ingredientes:

  • Al menos 120 gramos de recortes de cannabis
  • 2 naranjas
  • 1 limón
  • 1,4 kilos de azúcar blanco
  • 1 bollo de levadura fresco o levadura para vino
  • 3,5 litros de agua

Instrucciones:

Corta y muele los recortes y las hojas de cannabis. Ponlos en una de las garrafas. Tan solo necesitas una para el proceso de destilación.

Ahora exprime la fruta y júntala con el cannabis.

A continuación pon agua en una olla y llévala a ebullición. Disuelve todo el azúcar en el agua. Mezcla todo y divide la mezcla a partes iguales entre las garrafas.

Ahora disuelve la levadura en un poco de agua caliente, 20 ºC es una buena temperatura. De hecho, para que la levadura actúe, debe estar a una temperatura de entre 15 y 25 ºC. A una temperatura inferior no fermentará, y a una superior, la levadura se estropeará.

Esta también es la razón por la que la temperatura de la mezcla de agua en la garrafa necesita enfriarse antes de que añadas la levadura. Una vez se haya enfriado, vierte la mezcla de la levadura en la garrafa.

Ahora vierte más agua para que el nivel de la mezcla se acerque a la parte superior del recipiente.

Sitúa el recipiente en un lugar cálido y oscuro, como un armario o despensa bien ventilada. Lo más importante es mantenerlo a una temperatura conveniente para la levadura. También es importante mantenerlo a salvo de la luz.

Artículo relacionado

Ahora la levadura comenzará a fermentar, convirtiendo la mezcla en alcohol, por lo que empezará a burbujear y efervescer. Un día más tarde, pon las válvulas en las garrafas para taparlas. Evitarán que el oxígeno se introduzca, pero permitiendo que escape el dióxido de carbono producido por la levadura. Seguro que no quieres preparar vinagre de cannabis.

El proceso de fermentación llevará entre 2 y 4 semanas. Cuando el burbujeo haya terminado, el proceso se habrá completado. Sin embargo, es importante comprobar la mezcla cada par de días. Retira la válvula y empuja dentro de la mezcla aquellos recortes que hayan ascendido hasta arriba. Es muy importante que emplees para ello una cuchara de madera esterilizada. Si tienes un hidrómetro, ahora es el momento de usarlo, ya que te dará una idea del contenido de alcohol.

Una vez haya terminado el proceso de fermentación, la mezcla está lista para el siguiente paso.

EXTRAER CON SIFÓN, EMBOTELLAR Y ALMACENAR

Extraer con sifón, embotellar y almacenar

Saca las garrafas del armario. Ten cuidado para no estropear demasiado el sedimento. Necesitarás un espacio limpio para trabajar.

Utilizando el tubo de sifón, extrae cuidadosamente el vino de cannabis con el sifón a través de la muselina de la garrafa y ponla en otra que esté limpia. No te preocupes si el líquido está un poco turbio, pasado un tiempo se aclarará. La muselina irá atrapando los trozos más grandes de recortes y de sedimentos.

Ahora pon la válvula en la nueva garrafa. Vuelve a ponerla en un espacio oscuro. Déjala ahí y sin tocar durante un mes. Después de que haya pasado, el vino de cannabis estará listo para ser embotellado.

Prepara las botellas hirviéndolas. Este paso es importante para esterilizar las botellas de forma adecuada.

Ahora saca con cuidado la garrafa con el vino de su lugar de almacenamiento. Trata de moverla con cuidado para que el sedimento se quede en el fondo de la garrafa. Ten cuidado de no moverla con violencia, ya que si lo haces tendrás que esperar al menos una hora hasta que se asiente de nuevo en el fondo.

Retira la válvula. Ahora tendrás que poner la muselina en la parte superior de cada botella mientras echas el vino dentro. Emplea para ello el tubo de sifón.

Una vez hayas llenado las botellas, deberás sellarlas. Utiliza los cierres herméticos que se comercializan para botellas de cristal. También puedes usar cera derretida en el tapón si vas a utilizar un corcho.

Aunque el vino ya está listo para beber, es mejor dejar que envejezca en un lugar oscuro otros 6 meses.

DISFRUTA DEL FRUTO DE TU TRABAJO

Este vino debería inducir un colocón suave y generalizado, perfecto para ofrecerlo como relajante en reuniones de amigos.

Su colocón es especialmente moderado en este caso porque el cannabis no ha sido descarboxilado. En otras palabras, no está totalmente activo.

La descarboxilación del cannabis durante el proceso de producción provocará un colocón más potente. Recuerda también que el alcohol puede aumentar el efecto del THC en un 50%. Así que ten cuidado y experimenta de forma responsable.