Cómo secar y curar tus cogollos de marihuana


Cómo secar y curar tus cogollos de marihuana

Después de meses de cuidados, tus valiosas plantas de marihuana por fin están listas para cosechar. Aunque esto podría parecer el final de tu aventura de cultivo, todavía hay algunos pasos cruciales que afrontar. Sigue leyendo para descubrir lo que necesitas saber sobre el secado y curado de marihuana.

Aunque algunos cultivadores de marihuana pasan por alto el secado y curado, son procesos fundamentales para sacar el máximo partido a los cogollos. Y por el "máximo" nos referimos al mejor sabor posible y el colocón más potente.

Por supuesto, puedes fumar los cogollos frescos inmediatamente después de la cosecha pero, ya que has llegado hasta aquí, ¿qué te suponen unas semanas más a cambio de una experiencia al fumar mucho más suave y mejor? Teniendo esto en cuenta, no perdamos más tiempo y pasemos directamente a nuestra guía completa. Primero, las diferencias fundamentales entre secar y curar.

¿Cuál es la diferencia entre el secado y curado de marihuana?

Aunque el secado y el curado pueden parecer lo mismo, ambos juegan un papel crucial (pero ligeramente diferente) a la hora de sacar el máximo potencial de los cogollos.

• Secado

El proceso de secado se produce inmediatamente después de cosechar las plantas de marihuana. Ayuda a eliminar la humedad de la superficie de los cogollos (entre un 10 y un 15%) y acelera la descomposición de la clorofila. La clorofila es un pigmento verde que utilizan las plantas para la fotosíntesis.

Por desgracia, la clorofila también da a los cogollos un sabor fuerte, así que, para obtener la mejor hierba, tendrás que esperar hasta que desaparezca prácticamente toda la clorofila y el exceso de humedad. Mientras se secan, los cogollos se encogen drásticamente, pero no te preocupes porque es completamente normal.

• Curado

El curado se produce después del secado y elimina todavía más la humedad de los cogollos. El curado consiste en lograr un delicado equilibrio entre secar completamente los cogollos y retener la humedad suficiente para que no comiencen a desmenuzarse y degradarse.

El proceso de curado también dura varias semanas o meses para garantizar una hierba todavía más suave y en mantenerla fresca durante más tiempo, sin que pierda calidad ni potencia.

¿Por qué hay que secar y curar la marihuana?

Como ya hemos mencionado, tanto el secado como el curado maximizan el potencial de los cogollos de marihuana. Pero, ¿qué queremos decir con esto exactamente? Bueno, ambos procesos ayudan a los cogollos de la siguiente manera:

  • Mejoran el sabor y el aroma
  • Eliminan el exceso de humedad y clorofila
  • Mejoran el contenido de cannabinoides (niveles más altos de THC, CBD, etc.)
  • Ofrecen una experiencia más suave al fumar
  • Alargan la vida útil, gracias a la falta de azúcares y almidones (ambos atraen bacterias)

Cómo secar la marihuana

Si ya has cultivado marihuana pero has pasado por alto los procesos de secado y curado, no te preocupes. Con unos pequeños factores a tener en cuenta, sencillos y sin ningún esfuerzo adicional, aparte del tiempo, podrás secar tus cogollos a la perfección.

Cómo secar y curar tus cogollos de marihuana

Dónde secar y no secar la marihuana en casa

El primer factor importante para el secado es la ubicación. Si dejas secar los cogollos en un lugar adecuado, el ambiente hará gran parte del trabajo duro por ti. Sin embargo, si eliges el lugar equivocado podría ocurrir un desastre, así que es crucial lograr el equilibrio correcto.

Para la mayoría de los cultivadores caseros, la mejor opción es dejar los cogollos en el armario de cultivo después de la cosecha. Lo más simple es usar una percha o una cuerda atada al marco interior del armario. En internet también puedes encontrar rejillas de secado especialmente diseñadas para ello, que simplemente tendrás que colgar en el mismo lugar que las luces o el extractor.

Ambos métodos funcionan perfectamente para el secado, y mantener los cogollos en un armario de cultivo ofrece cierta protección contra factores externos como la exposición a la luz solar y el exceso de temperatura.

Otras opciones incluyen:

  • Caja de secado climatizada
  • Bolsa de papel abierta
  • Espacio de cultivo con humedad neutra

Por encima de todo, no olvides que el lugar de secado de los cogollos debe ofrecer un ambiente constante, sin cambios bruscos de temperatura o nivel de humedad. De lo contrario, correrás el riesgo de echar a perder todo tu duro trabajo. También hará falta mucha ventilación, así que guardar herméticamente los cogollos en un frasco o recipiente no es recomendable para el secado.

Mejor entorno para secar marihuana

Hablando de entornos equilibrados, ¿cuáles son exactamente las condiciones ideales para secar marihuana? El secado ideal se reduce a cuatro factores principales: temperatura, humedad, circulación de aire y exposición a la luz.

  • Temperatura: comienza con temperaturas de alrededor de 20°C, durante aproximadamente tres días, antes de bajar a 17-18°C. La clave es mantener la temperatura constante y bajar poco a poco para que los cogollos no se sequen demasiado rápido.
  • Humedad: siguiendo el principio de los tres días, la humedad relativa durante las primeras 72 horas debe rondar el 50%. Sin embargo, una vez transcurridos esos tres días, tendrás que aumentar el nivel de humedad a aproximadamente un 60%.
  • Circulación de aire: independientemente de donde estén los cogollos, debe haber buena ventilación. No pongas ventiladores directamente hacia los cogollos porque se secarán demasiado rápido, pero asegúrate de que haya suficiente aire fresco dentro y alrededor de la hierba.
  • Exposición a la luz: en lo que respecta a la exposición a la luz, cuanto más oscuro, mejor. La luz, en concreto la luz solar, degradará a la larga el contenido de THC de los cogollos y acelerará el proceso de secado. Si estás secando dentro de un armario de cultivo, mantén cerradas con cremallera las aberturas principales para evitar que entre luz.

Mejor entorno para secar marihuana

Aquí tienes algunos consejos para la resolución de problemas si te encuentras con dificultades para lograr un equilibrio entre los diferentes factores detallados anteriormente.

  • Temperatura por debajo de 20°C: usa un deshumidificador, humidificador o calefactor
  • Temperatura superior a 20°C: usa aire acondicionado o un enfriador evaporativo
  • Humedad por debajo del 50%: usa un enfriador evaporativo o humidificador
  • Humedad superior al 50%: usa un deshumidificador o aire acondicionado

Secado de marihuana: guía paso a paso

Para simplificar las cosas, vamos a describir la forma más habitual para el secado de cogollos de marihuana. Necesitarás muy pocos utensilios adicionales (si es que necesitas alguno), y nuestra guía paso a paso aprovecha el espacio disponible: el armario de cultivo.

  1. El primer paso es el más simple; retira las ramas del tallo principal. Si no tienes claro cómo recortar las plantas de marihuana, hay dos opciones: recortar en húmedo y recortar en seco. Para esta guía, nos ceñiremos al recorte en húmedo.
  2. Con un montón de cogollos de marihuana recién cosechados delante de ti, es hora de eliminar el exceso de hojas de abanico. También puedes quitar las hojas de azúcar más pequeñas de los cogollos. En definitiva, cuantas menos hojas, más suave será el sabor.
  3. Ahora deberías estar frente a varias ramas de cogollos de marihuana recortadas. Una vez completados los preparativos, es hora de colgar las ramas de la parte superior del armario de cultivo. Usa un trozo de cuerda atada a lo largo de la parte superior o una percha para la ropa; cualquiera de las dos cosas irá bien.
  4. Las condiciones ideales de secado son una temperatura de aproximadamente 20°C y una humedad relativa del 50%. Si el armario de cultivo cumple con estos requisitos, la siguiente parte es fácil. ¡Solo te queda esperar!
  5. Revisa regularmente los cogollos para ver cómo avanza el proceso de secado. Lo mejor para secar la marihuana es que sea de modo lento y constante, así que, si los cogollos tienen un aspecto seco y quebradizo o húmedo y empapado, es probable que las condiciones no sean las adecuadas. ¡Sigue nuestros consejos de resolución de problemas hasta que alcances el punto ideal de secado!

¿Cuánto tiempo tarda en secar la marihuana?

Los cogollos que se dejan secar en un armario de cultivo deberían estar listos en 7-10 días. Los cogollos secados correctamente deben sentirse secos al tacto, y los tallos pequeños tienen que romperse en lugar de doblarse.

No olvides que al haber tantos factores que afectan a la rapidez o lentitud con que se secan los cogollos, es un proceso que requiere mucha práctica para hacerlo bien. No te desanimes si no te sale bien a la primera y toma nota de los errores para aplicar los ajustes correspondientes la próxima vez.

Cómo se hace el curado de marihuana

Eres totalmente libre de coger tu hierba recién secada, molerla y fumarla. Pero, si puedes aguantar un poco más, el curado hará que el sabor y la potencia de tus cogollos cobren vida.

Lo que necesitas para el proceso de curado de marihuana

Al igual que el secado, el curado no necesita mucho equipo adicional. Se trata más que nada de tener paciencia y de aplicar unos pequeños ajustes adicionales a medida que los cogollos realizan el curado. Dicho esto, unos cuantos frascos de vidrio y unos paquetes de humedad facilitan muchísimo el trabajo de curado. También necesitarás un lugar fresco, seco y oscuro para guardar los frascos llenos de hierba mientras esperas a que las flores realicen el curado.

Mejor nivel de humedad para el curado de marihuana

La temperatura ideal para el curado de marihuana es la misma que la del secado, aproximadamente 20°C. Sin embargo, con el curado, necesitamos aumentar ligeramente la humedad, lo ideal es aproximadamente al 60-65%. Si no tienes ningún medidor de humedad, aquí tienes algunos consejos útiles para conseguir que tus cogollos alcancen la "zona de curado".

  • Si notas los cogollos muy húmedos: déjalos fuera del frasco durante 12-24 horas; todavía necesitan más tiempo para secarse.
  • Si notas los cogollos ligeramente húmedos: quita la tapa del recipiente de curado durante un par de horas.
  • Si notas los cogollos secos: ¡no toques nada! Estás en la "zona de curado".
  • Si notas los cogollos quebradizos: añade un paquete de humedad para hidratarlos un poco.

Los paquetes de humedad son perfectos para mantener las condiciones adecuadas, así que asegúrate de tener unos cuantos a mano. Si tienes una cosecha abundante, necesitarás al menos uno para cada frasco.

Curado de marihuana: guía paso a paso

Con varios frascos de vidrio, unos cuantos paquetes de humedad y los cogollos recién secados en la mano, es hora de realizar un manicurado final para poder ponerlos en recipientes y comenzar el proceso de curado.

  1. Como ya hemos dicho, hay que recortar los cogollos por completo para que no queden ramas ni tallos. Los tallos no solo son inútiles a estas alturas, sino que hacen que sea más difícil colocar los cogollos dentro de un recipiente o frasco.
  2. A continuación, coloca los cogollos (separados) dentro del recipiente elegido. Aunque lo ideal son los frascos de vidrio de boca ancha, te valdrá cualquier recipiente hermético. Llena los frascos hasta dejar un pequeño espacio en la parte superior y asegúrate de no machacar o compactar los cogollos más de la cuenta.
  3. Repite el paso dos hasta tener todos los cogollos metidos en recipientes, luego llévalos a un lugar fresco, oscuro y seco, lejos de fluctuaciones extremas de temperatura. Mientras tanto, no está de más meter un paquete de humedad en cada frasco.
  4. Durante la primera semana, tendrás que abrir cada recipiente varias veces al día, simplemente durante unos minutos. De esta manera permites que los cogollos respiren, cambiando el aire que hay en el interior del recipiente. Al principio, el proceso es bastante laborioso, pero al cabo de una semana ya no tendrás que abrir los frascos con tanta frecuencia.
  5. Durante las siguientes 2-4 semanas, solo tendrás que abrir los frascos y refrescar los cogollos cada pocos días. Una vez que finaliza el período de curado, ¡es hora de fumar! Mientras no estés liándote un buen canuto, guarda los frascos en un ambiente estable para asegurarte de mantener bien frescos los cogollos.

Curado de marihuana: guía paso a paso

¿Cuánto tiempo tarda el curado de marihuana?

En realidad, la marihuana no puede estar demasiado tiempo en proceso de curado y, aunque el período mínimo debería ser de 2-4 semanas, algunos cogollos no alcanzan su máximo potencial hasta las 4-8 semanas, algo a tener en cuenta. Algunos cultivadores incluso apuestan por un período de curado de seis meses, pero es cuestión de preferencias personales. Recuerda solamente seguir abriendo los frascos una o dos veces por semana si optas por un curado prolongado.

Qué hacer después de secar y curar correctamente los cogollos de marihuana

Salvo que estés buscando el Snoop Dogg que llevas dentro, no vas a liquidar tu hierba perfectamente curada en una sola sentada. Y, con todo el esfuerzo invertido en el proceso de secado-curado, sería una pena echar a perder todo ese trabajo tan duro. Para mantener los cogollos en su punto, es primordial un almacenamiento adecuado.

Los frascos de vidrio son la opción habitual, y la mayoría de los cultivadores mantienen los cogollos en los mismos frascos que han usado para el curado. La única precaución que debes tomar se refiere a la exposición a la luz solar, así que conserva los recipientes en un lugar fresco, oscuro y seco para mantener la integridad de los cogollos.

Si lo único que tienes a mano son bolsitas de plástico, te servirán en caso de apuro. Sin embargo, el almacenamiento es sumamente importante. Después de meses de cultivo, secado y curado, sería una pena dejar que esos cogollos tan jugosos y sabrosos se sequen y desmenucen hasta convertirse en polvo.

Pues aquí tienes; un resumen de cómo secar y curar marihuana. Hay mucha información que digerir, pero, considerando que muchos cultivadores justifican la calidad final de su hierba principalmente con estas dos etapas cruciales, vale la pena dedicar algo de tiempo y esfuerzo en perfeccionarlas.