Todo sobre los sistemas de subirrigación para el cultivo de cannabis


Todo sobre los sistemas de subirrigación para el cultivo de cannabis

El principio tras los sistemas de subirrigación para cultivar cannabis es muy simple, pero tremendamente efectivo. El sistema utiliza una bomba que inunda tus plantas, colocadas en macetas o sobre una mesa de cultivo, con una solución fertilizante procedente de un depósito. Si se apaga la bomba, la solución nutricional volverá a drenarse hacia el depósito. Puedes controlar la frecuencia de este proceso de riego y drenaje de tus plantas con un simple programador conectado a la bomba.

Cada vez que riegas tus plantas, sus raíces se sumergirán en la solución nutricional, permitiéndoles absorber toda el agua y el abono que necesitan para un desarrollo rápido. Una gran ventaja de este sistema es que el proceso constante de riego y drenaje también garantiza un flujo constante de oxígeno fresco. Esto estimula enormemente el crecimiento sano y rápido. A medida que tus plantas crecen, simplemente tendrás que aumentar la frecuencia de riego.

Los sistemas hidropónicos de 'Flood and Drain' se diferencian de otros métodos de cultivo por su flexibilidad. El riego por subirrigación puede adaptarse a cualquier cultivador. Básicamente, se trata de un sistema de riego automatizado y más avanzado, porque te permite ajustar los intervalos de riego para cada día. Esto también convierte a esta técnica en una gran elección para cultivadores experimentados que buscan un control de su entorno de cultivo a medida.

EL RIEGO POR SUBIRRIGACIÓN FRENTE AL RIEGO MANUAL

El riego por subirrigación frente al riego manual

Los cultivadores de sustrato y compost normalmente no riegan sus plantas todos los días. Lo habitual es que lo hagan en días alternos o incluso con menos frecuencia. Dado que un sistema de riego por subirrigación siempre está "activo", los nutrientes llegarán a tus plantas más a menudo. Proporcionarles el abono en dosis menores pero con mayor frecuencia, repartidos a lo largo del día, incentivará un crecimiento superior y mejorará la salud de tus plantas.

El riego por subirrigación también acaba con el problema de oxigenar la zona de las raíces constantemente. Cuando riegas a mano, el sistema radicular de tus plantas podría encharcarse y estar privado de oxígeno durante un día o a veces incluso más. El sistema de riego por subirrigación evita en todo momento que la solución inunde las raíces de tus plantas y permite que el oxígeno vuelva rápidamente a la zona. Una vez más, tus plantas estarán más sanas, crecerán más rápido y, en definitiva, ¡producirán cosechas mayores!

El problema con algunas instalaciones de cultivo es que podrían empezar a acumularse sales de los abonos en tu medio. Con el riego por subirrigación, cualquier nutriente que no se use volverá a drenarse hacia el depósito, evitando un problema importante que podría desencadenar otras complicaciones en el cultivo.

TIPOS DE SISTEMAS POR SUBIRRIGACIÓN

Los dos sistemas más habituales de riego por subirrigación se basan en el mismo principio, aunque hay algunas ligeras diferencias. Estos sistemas son las mesas de cultivo y el sistema modular o de macetas separadas.

MESAS DE CULTIVO CON RIEGO POR SUBIRRIGACIÓN

En esta configuración de riego por subirrigación, las plantas se sitúan encima del depósito de solución nutritiva en forma de mesa, de ahí el nombre. Esta mesa drena la solución hacia el centro, donde encontramos dos orificios. Uno de ellos, la entrada, se utiliza para inundar la mesa. La otra, la salida del rebosadero, suele colocarse a unos 10cm de altura desde el fondo de la mesa.

La bomba se conecta a la válvula de entrada y la de desagüe al depósito. La solución nutritiva se bombea a la mesa a través del conducto de entrada. Cuando el nivel de solución nutritiva de la mesa alcanza la válvula de desagüe, volverá al depósito.

Una vez desconectas la bomba, la solución nutritiva regresará a través del conducto de entrada hacia el depósito.

La bomba se controla mediante un programador que te permite ajustar la frecuencia de los intervalos de riego y drenaje. Llena la mesa y tus plantas recibirán toda el agua y los nutrientes que necesitan. En ese momento, el aire en torno al sistema radicular de la planta se sustituirá por oxígeno fresco como ventaja añadida.

La mesa de riego por subirrigación ofrece una gran ventaja que consiste en permitirte cultivar con cualquier tipo de medio de cultivo, desde guijarros de arcilla, coco o incluso sustrato. Algunos cultivadores prefieren mantener sus plantas en macetas que luego colocan en la mesa. Otros llenan la mesa directamente con piedra, para que las raíces de las plantas se puedan desarrollar hacia cualquier parte de la mesa.

Comparadas con otras instalaciones de cultivo hidropónico, la mesa de riego por subirrigación te mantiene (casi) a salvo de fugas, lo que la convierte en una gran elección para apartamentos y cultivos urbanos. Las mesas de riego por subirrigación disponibles en el mercado pueden caber perfectamente en un armario de cultivo o un invernadero de tamaño estándar.

SISTEMA DE RIEGO POR SUBIRRIGACIÓN MODULAR O CON MACETAS

Los sistemas de riego por subirrigación modulares funcionan de forma muy similar. La principal diferencia es que no usan una única mesa para el riego, sino que cada planta se coloca en una maceta independiente.

Cada maceta tiene un cable de entrada conectado a ella, que va desde el fondo hasta el depósito de control. Este depósito de control se conecta al depósito de nutrientes. La bomba de este tipo de sistemas por subirrigación sólo llena el depósito de control. Luego, la solución llega a las macetas de las plantas gracias a la gravedad. El depósito de control consta de válvulas magnéticas que controlan la bomba y el nivel de agua para evitar cualquier posibilidad de riego excesivo.

Una ventaja del sistema de riego por subirrigación con macetas separadas es que ofrece mayor libertad para colocar tus plantas en el espacio de cultivo. Esto puede permitir una colocación ideal para que cada planta reciba máxima exposición a las luces de cultivo, maximizando el crecimiento y las cosechas de tu plantación. Estos sistemas modulares también son fáciles de ampliar porque siempre podrías añadir más macetas si fuese necesario.

QUIÉN DEBERÍA USAR EL SISTEMA DE RIEGO POR SUBIRRIGACIÓN

Una vez instalado, un sistema de riego por subirrigación facilita mucho las cosas al cultivador y ofrece un gran nivel de flexibilidad al mismo tiempo. Esto convierte al riego por subirrigación en aconsejable para casi cualquier tipo de cultivador, desde el principiante con apenas experiencia hasta el aficionado al cultivo de marihuana más veterano.

Los menos experimentados no tendrán que preocuparse de los calendarios de fertilización y riego, ya que todo esto quedará automatizado. Lo único que tendrán que hacer es mantener un único depósito de nutrientes, liberando más tiempo para conseguir un entorno de cultivo saludable.

Los más veteranos pueden usar estos sistemas para ajustar todo al milímetro en su entorno de cultivo y a las variedades concretas que están cultivando. Esto les permite maximizar sus cosechas.

Las mesas de riego por subirrigación son especialmente aconsejables para cultivadores a pequeña escala que necesitan un sistema hidropónico eficaz y activo, adaptado a su espacio de cultivo. Muchas mesas de riego tienen medidas muy prácticas, como 60 o 120cm, que pueden colocarse en armarios de cultivo de tamaño estándar.

Para quienes suelen cultivar más plantas, el sistema de subirrigación modular puede ser ideal porque puede ser una ayuda de incalculable valor para ahorrar tiempo en el riego y la fertilización de un número considerable de plantas. Aún así, una mesa de riego por subirrigación podría ser un accesorio muy práctico para las primeras etapas de la vida de una plántula.

Una vez está instalado y funcionando, no es necesario saber física cuántica para manejar un sistema de riego por subirrigación. Pero obviamente, le querrás sacar el máximo partido, es decir, hablando claro, querrás maximizar tus cosechas.

Los cultivadores más experimentados recomiendan llevar un control del número de riegos al día, junto con la cantidad de solución necesaria para rellenar el sistema.

Probablemente no dés con el número ideal de riegos y drenajes en tu primer intento, y no pasa nada. No tengas miedo a experimentar hasta encontrar lo que mejor se adapte a ti y a tu instalación. No deberías tardar en descubrir cuál es la frecuencia de riego óptima que te permitirá conseguir un rápido crecimiento y las mejores cosechas.

CUÁNDO COLOCAR TUS PLÁNTULAS EN TU SISTEMA DE RIEGO POR SUBIRRIGACIÓN

Muchos cultivadores siembran sus plantas en cubos de lana de roca o en fibra de coco. Antes de pasar tus plantones a un sistema de riego por subirrigación, asegúrate de que están bien enraizadas. Tan pronto como veas que hay muchas raíces saliendo del medio de cultivo, tus plántulas estarán listas para pasar a tu instalación hidropónica.

Artículo relacionado

PIENSA EN SOPORTES PARA TUS PLANTAS

El riego por subirrigación no requiere que proporciones apoyo a tus plantas, a diferencia de otros sistemas hidropónicos donde no hay medio de cultivo alrededor de las raíces. Por otra parte, si cultivas monstruos con cogollos considerables, quizás en algún momento podrías pensar en instalar postes a los que atar tus plantas para que no se desmoronen.

¿Te hemos convencido de las ventajas del riego por irrigación? A nosotros nos encanta su fácil instalación y mantenimiento, que te permitirá obtener cogollos excelentes antes de que te des cuenta!