Vaporizadores: Ventajas, diferencias y funcionamiento


Vaporizadores: Ventajas, diferencias y funcionamiento

Puede que vaporizar (o vapear) cannabis no sea tan antiguo como fumar hierba, pero también se ha hecho durante cientos, si no miles, de años. Vapear no es algo exclusivo de la marihuana. Los vaporizadores se utilizan para disfrutar de una gran variedad de hierbas y otras sustancias. Dicho esto, el cannabis es una de las más usadas.

Estos aparatos no se utilizan solamente para inhalar sustancias a través de la boca y los pulmones. Los chefs también usan estas herramientas para infusionar sus platos, o para potenciar sabores que de lo contrario podrían verse afectados por las altas temperaturas.

En lo que respecta a vapear marihuana, hay un montón de opciones. Para ayudarte a elegir, vamos a explicar qué son los vaporizadores, qué partes tienen y cómo funcionan.

¿QUÉ ES UN VAPORIZADOR?

En pocas palabras, un vaporizador es un dispositivo que se usa para calentar marihuana, u otras sustancias, hasta el punto en que sus componentes activos hiervan y produzcan vapor. Este vapor se inhala para llevar esos componentes al torrente sanguíneo a través de los alveolos pulmonares. Es un proceso distinto a fumar, que se basa en la combustión.

Hoy en día, los vaporizadores más comunes son unos dispositivos electrónicos de tamaño pequeño, pero no siempre ha sido así. Los cálices de vapor jamaicanos y las pipas de agua son una especie de "vaporizadores" tradicionales.

ANATOMÍA DE UN VAPORIZADOR

Hay vaporizadores de todos los tamaños y formas. Puedes colocarlos sobre una mesa o llevártelos en el bolsillo cuando salgas de casa. Pero todos comparten algunos elementos comunes, que incluyen:

• Una fuente de calor (una batería o una fuente de calor directa como un mechero soplete de butano)
• Una cámara calefactora (atomizador)
• Una cazoleta/cámara para hierba (donde se coloca la hierba o el aceite)

Algunos dispositivos especiales vienen con todo tipo de accesorios sofisticados, pero los elementos mencionados arriba son esenciales para la mayoría de vaporizadores.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS VAPORIZADORES?

Los vaporizadores calientan su contenido de dos formas: por conducción y por convección. En el mercado hay muchos tipos de vaporizadores; por lo que agruparlos en base a su mecanismo de calentamiento te ayudará a decidir qué modelo es mejor para ti.

• CONDUCCIÓN

El calentamiento por conducción es un concepto muy sencillo. Se produce al calentar el contenido mediante contacto directo con la fuente de calor. Esta forma de calentamiento se traduce en un proceso más rápido y en unas caladas más intensas, pero se corre el riesgo de quemar la hierba.

• CONVECCIÓN

La vaporización por convección funciona de forma parecida a los hornos de convección, ya que se utiliza aire o vapor caliente para calentar la hierba o aceite de forma indirecta. Esto produce un calentamiento más uniforme de la sustancia. Las bobinas de calentamiento se encuentran en una cámara separada. A veces, estos vaporizadores también incluyen mini ventiladores para hacer circular el aire caliente.

• HÍBRIDOS

Los vaporizadores híbridos utilizan elementos calefactores tanto de conducción como de convección. Es decir, son dispositivos con un sistema de calentamiento parecido al de un dispositivo de convección, pero con una fuente de calor más cerca de la cámara para hierbas o aceites.

¿QUÉ TIPOS DE VAPORIZADORES EXISTEN?

TIPOS DE VAPORIZADORES

Aparte del sistema de calentamiento, los vaporizadores también pueden dividirse según su tamaño y funciones. Hay varias opciones disponibles, ya que algunos dispositivos se adaptan mejor que otros a distintas personas.

• VAPORIZADORES DE MESA

Los vaporizadores de mesa no están diseñados para ser portátiles, del mismo modo que un ordenador de escritorio no se puede sacar de casa. Se colocan sobre una mesa u otra superficie segura, y a menudo son grandes y potentes. Con estos vaporizadores, el vapor se suele liberar dentro de un globo o bolsa que está situada encima del dispositivo, y se inhala a través de una boquilla. Estos globos pueden almacenar vapor suficiente para unas ocho horas, y suelen calentar el contenido de manera uniforme.

• VAPORIZADORES PORTÁTILES

Estos dispositivos son móviles. Discretos, fáciles de usar, con potentes sistemas de calentamiento y controles regulables de temperatura, estos vaporizadores son el término medio perfecto entre los de mesa y los vaporizadores bolígrafo. Estos dispositivos se pueden sacar de casa, pero también son ideales para vapear en la comodidad de tu hogar. Su tamaño también está en un término medio entre los modelos gigantes de escritorio y los modelos bolígrafo súper discretos.

• VAPORIZADORES BOLÍGRAFO

Los vaporizadores bolígrafo son dispositivos portátiles más pequeños y estilizados. Parecen bolígrafos y funcionan presionando un botón. Constan de tres partes: una cámara, una batería y una fuente de calor. Además, solo tardan unos segundos en calentarse, y muchos de ellos vienen con controles de temperatura predeterminados. Estos vaporizadores son muy prácticos y a menudo son baratos, y pueden ser reutilizables o de un solo uso.

Pero no todos los vaporizadores funcionan con hierbas y concentrados. Las flores y los extractos de cannabis tienen requisitos de calentamiento distintos, y pueden destrozar un vaporizador que no sea compatible con la sustancia elegida. Antes de comprar un vaporizador, asegúrate de investigarlo a fondo. Algunos de los más sofisticados tienen un sistema de calentamiento híbrido que funciona tanto con hierbas como con concentrados, pero suelen ser muy caros.

CÓMO SE USA UN VAPORIZADOR

Independientemente del método de calentamiento que ofrezcan, los vaporizadores están diseñados para evitar la combustión. Su uso no es muy complicado, aunque siempre ayuda entender un poco el proceso.

MODO DE EMPLEO

1. Tritura tu hierba con la consistencia adecuada: en trozos muy pequeños, pero no en polvo. Si usas un concentrado sólido (como el hachís), desmenúzalo.

2. Llena tres cuartas partes de la cazoleta o cámara con la sustancia. El vaporizador suele mostrar la información de la capacidad de la cazoleta. Comprime la hierba, pero no demasiado, para obtener caladas grandes.

3. Programa la temperatura óptima y calienta el dispositivo. La mayoría de cannabinoides se vaporizan alrededor de 160–180°C.

4. Inhala de forma suave y constante. Evita aguantar el vapor en los pulmones.

NO OLVIDES LIMPIAR TU VAPORIZADOR

Uno de los consejos más importantes para vaporizar de forma efectiva es limpiar periódicamente tu dispositivo. Asegúrate de leer el manual de instrucciones que viene con el vaporizador. Así, funcionará a la perfección y siempre producirá un vapor puro y suave. Cambia los filtros con frecuencia y utiliza únicamente productos de limpieza adecuados.

No olvides limpiar tu vaporizador

VENTAJAS DE LA VAPORIZACIÓN

Aunque vapear cannabis es una experiencia distinta a fumar, tiene varias ventajas.

• ES MÁS SANO

Cuando vapeas cannabis, te estás haciendo un gran favor a ti mismo/a. La ciencia ha demostrado que el hábito de fumar marihuana está relacionado con los mismos problemas respiratorios que causa el tabaco. Algunos estudios también han comprobado que el humo del cannabis tiene una concentración más alta de sustancias nocivas.

• MÁS CONTROL

Al vapear, se obtiene más de "lo bueno" de la sustancia elegida. Y en lo que respecta a la marihuana, esto significa que tienes un mayor control sobre la cantidad de THC y CBD que ingieres, por no mencionar los terpenos.

• MÁS EFICIENTE

Con la combustión (fumar) se pierden más sustancias. La vaporización hace un uso más eficiente de tu preciada hierba. Y puede que hasta ahorres dinero en cannabis.

• CALADAS MÁS INTENSAS

La combustión del cannabis destruye los terpenos. Vapear ayuda a conservar una mayor cantidad de los aceites esenciales de la planta.

• MENOS OLOR

Aunque a muchos aficionados al cannabis les encanta el aroma de la hierba quemada, a otros no les gusta tanto. La vaporización ayuda a camuflar el característico olor de la marihuana.

INCONVENIENTES DE LA VAPORIZACIÓN

Todo lo bueno tiene su lado malo. Y esto incluye los vaporizadores.

• COSTE INICIAL

Los vaporizadores cuestan dinero. Y los dispositivos más buenos pueden valer cientos de euros. Pero, al fin y al cabo, se obtiene lo que se paga.

• MANTENIMIENTO

Los vaporizadores son máquinas pequeñas que necesitan mantenimiento, lo que incluye una limpieza periódica. También hay que asegurarse de que la fuente de energía funcione bien.

• CURVA DE APRENDIZAJE

Vapear produce una sensación distinta a fumar. Se tarda un poco en acostumbrarse al proceso, desde la inhalación hasta la cantidad que se debe consumir. Pero todo es cuestión de práctica.

REFLEXIONES FINALES SOBRE LOS VAPORIZADORES

Los vaporizadores son una forma más cómoda, limpia y eficiente de disfrutar del cannabis. Si estás listo/a para probarlos, ten en cuenta todo lo anterior antes de comprar uno.