Situación legal de la marihuana en Argentina


Situación legal de la marihuana en Argentina

MARIHUANA MEDICINAL EN ARGENTINA

La marihuana con fines medicinales es legal para pacientes que cuenten con una prescripción de un médico colegiado en Argentina.

El cannabis medicinal se legalizó en Argentina en marzo de 2017. El Congreso argentino aprobó las leyes que legalizaban el consumo de cannabis con fines estrictamente medicinales sin apenas necesidad de debatir: los 58 senadores presentes en la sesión votaron a favor de la nueva legislación.

Estas nuevas leyes hacen referencia explícita a productos derivados del cannabis como Charlotte’s Web y otros tipos de aceites de cáñamo. Además, también se incluyen al amparo de la nueva legislación otros muchos productos derivados del cannabis.

La ley no permite a los pacientes cultivar o producir su propia medicina, pero pueden importar productos como Charlotte’s Web o similares a través de proveedores de servicios de salud del país. Se supone que las nuevas leyes promoverán la producción de cannabis con fines terapéuticos, así como el aumento de la investigación científica alrededor del cannabis y su potencial terapéutico.

Gracias a la nueva legislación, el Ministerio de Salud de la Nación creará un registro nacional de pacientes bajo tratamiento con cannabis que tendrán a acceso a la medicación de forma gratuita a través del sistema público de salud. Entre los cuadros médicos que se recogen en el programa argentino de marihuana medicinal, se encuentran distintos tipos de dolores persistentes o difíciles de tratar, epilepsias resistentes y autismo, entre otros.

La aprobación de estas leyes también sentará las bases del sector emergente del cultivo de cannabis medicinal, y encomienda al Ministerio de Salud la producción y el abastecimiento de cantidades suficientes de cannabis en sus diferentes formatos para apoyar el nuevo programa.

RECREATIVA EN ARGENTINA

El cultivo, la venta y la posesión de cannabis con fines recreativos sigue siendo ilegal en Argentina, según la ley 23.737, y está castigado con una pena de cárcel que va desde los 4 hasta los 15 años.

El cannabis con fines recreativos es ilegal. Sin embargo, en una sentencia de 2009 (conocida como el fallo Arriola), la Corte Suprema declaró que era “inconstitucional” la aplicación de parte de la ley para castigar la tenencia de drogas para consumo personal, argumentando que la misma va en contra del Artículo 19 de la constitución del país, que reza:

“Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados.”

El consumo de cannabis recreativo es extremadamente común en Argentina, pese al hecho de que continúa siendo una sustancia ilegal. La gente fuma públicamente al aire libre, especialmente en parques, locales nocturnos e incluso en la calle. También es habitual que la gente cultive plantas de cannabis en su casa.

La policía se toma las leyes sobre el cannabis en serio… a medias. Si detienen a alguien en la calle fumando o llevando encima pequeñas cantidades de cannabis, le obligarán a pagar un soborno para evitar otras consecuencias legales.

Pero es más probable que un sospechoso de cultivo o tráfico de cannabis se enfrente a consecuencias penales.

No está prevista ninguna modificación de la ley del cannabis medicinal o recreativo en Argentina en un futuro (cercano). Ha habido conversaciones para reformar la ley tras el fallo Arriola, pero desde entonces no se ha tomado medida alguna.