Situación legal de la marihuana en Afganistán


Situación legal de la marihuana en Afganistán

Aunque el cannabis es estrictamente ilegal, Afganistán produce algunas de las cepas de marihuana y de hachís más populares del mundo. Dada su condición de gran productor mundial, actualmente encontrarás variedades genéticas de origen afgano en cepas y concentrados de casi cualquier coffeeshop o dispensario, ya que sus productos se destinan al mercado negro internacional.

La atracción natural hacia la hierba y el hachís afganos es comprensible, ¿pero seguro que quieres planear un viaje al origen de estos productos? Quizás prefieras replantearte ese exótico viaje de tus sueños y reservar billetes para Ámsterdam.

MARIHUANA MEDICINAL EN AFGANISTÁN

No tendrás problemas en encontrar producto de altísima calidad, ya que el país es uno de los mayores productores mundiales de marihuana, así como de un hachís de primera categoría.

Sin embargo, se trata de un país en "guerra contra el narcotráfico", que se encuentra inmerso en situaciones complicadas y desconcertantes. Así que ni se te ocurra pedirle a un médico una receta, pues podría suponer tu arresto.

MARIHUANA RECREATIVA EN AFGANISTÁN

El cannabis y el hachís, que se producen desde hace miles de años, son ilegales, pero están disponibles en todas partes. Y si de verdad quieres encontrar un producto de calidad, dirígete a las zonas rurales. Si eres capaz de localizar las fuentes no oficiales adecuadas, dispondrás de mucha cantidad a bajo precio. Podrías obtener 50 gramos por entre 45 y 90 euros al cambio.

Dicho esto, esta práctica es relativamente peligrosa por sí misma. Recuerda que, además del personal militar de los Estados Unidos y de los terroristas que se encuentran en la región, las autoridades afganas no ven con buenos ojos la posesión, el cultivo y el consumo de marihuana.

¿QUÉ TE PODRÍA SUCEDER SI LA POLICÍA TE DETIENE CON MARIHUANA EN TU PODER?

Te arrestarán y te enfrentarás a una multa y a una condena de cárcel. Ni se te ocurra "exportar" nada cuando abandones el país.

El país se encuentra en el medio de una guerra global contra el narcotráfico que no tiene visos de detenerse. Tanto la producción ilícita de cannabis como la de opio para su exportación son una gran parte de la economía del mercado negro del país. Y los esfuerzos internacionales para detenerlo están en marcha. Los resultados, por el momento, tienen mala pinta.

A diferencia de los países de América Central y del Sur que han decidido tomar otro rumbo para parar a los carteles, Afganistán todavía agoniza en el medio de un conflicto muy vivo.