Situación legal de la marihuana en Dinamarca


Dinamarca es el lugar de Europa en donde se está librando una de las batallas por la legalización del cannabis más frustrantes del momento. Este país quizás albergue el parque temático Legoland, pero la reforma del cannabis es de todo menos un juego de niños.

Así que si estás buscando unas vacaciones pasadas por verde, mejor vete a otro lado.

MARIHUANA MEDICINAL EN DINAMARCA

Existen medicamentos que contienen cannabis disponibles mediante receta. Entre ellos Sativex, un spray basado totalmente en la planta. También se encuentra disponible mediante prescripción Marinol, que contiene THC sintético.

Se acaba de autorizar la primera prueba médica con cogollos de cannabis. Esto permitirá que unos 1.500 pacientes comiencen pruebas experimentales en 2018. Las pruebas están programadas para durar 4 años.

El 88% de los daneses apoya la reforma medicinal. Y es probable que los resultados de los tests realizados en las pruebas médicas permitan abrir un poco más el debate.

Aunque eso ocurrirá en un futuro hipotético.

MARIHUANA RECREATIVA EN DINAMARCA

El 50% de la población está a favor de la legalización total. Sin embargo, el cannabis sigue siendo ilegal en el país. Técnicamente, el consumo de drogas, incluido el cannabis, no es ilegal. Todo lo demás, empezando por la posesión, lo es.

Esta dicotomía confunde y molesta a los daneses, y ha habido muchos intentos para tratar de abordarla. Las autoridades de Copenhague siguen buscando un camino, aunque sus peticiones para implantar un programa piloto con drogas han sido denegadas por gobierno federal por cuarta vez. Los funcionarios solo buscan una respuesta para frenar la violencia local relacionada con las drogas.

El barrio de Christiania, conocido como la "ciudad libre" dentro de la capital, es un mercado callejero de cannabis que ha sido tolerado durante mucho tiempo. Su intención original era proveer a los residentes locales con hierba cultivada allí mismo. Desafortunadamente, se ha acabado convirtiendo en un mercado abierto a todo tipo de drogas y que atrae tanto a turistas como a organizaciones criminales.

En un esfuerzo por tratar de que echase el cierre, el pasado otoño hubo una redada en el mercado de Christiania tras un tiroteo. Las autoridades todavía están intentando poner en marcha un pequeño mercado de drogas, regulado y limitado.

Pero hasta ahora, sin suerte.

Si estás buscando hachís o hierba relativamente fáciles de comprar, dirígete a Pusher Street. Los puestos están cerrados, pero por lo que parece el mercado sigue activo. No obstante es peligroso, por lo que evita acudir de noche. Y recuerda, lo que estás comprando sigue siendo ilegal.

Si te detiene la policía, tienes todos los números para meterte en problemas. Comprueba la Ley de sustancias euforizantes de Dinamarca. La importación, exportación, venta, compra, envío, recepción, producción, procesamiento y posesión de marihuana son delito.

La primera infracción garantiza una multa. Podría quedar en un aviso si llevas menos de 10 gramos de hachís o de 50 gramos de cogollos de marihuana.

No trates de entrar al país o abandonarlo llevando droga encima.

Una prueba en la ciudad es probablemente el próximo paso a dar, previo a una reforma completa de la legislación sobre drogas. Entretanto, es de esperar que se pongan en marcha más ensayos clínicos.

Por lo general, los daneses son tolerantes con el consumo de cannabis. Se prevé que se produzca un cambio legal en algún momento, solo que no en breve.

APOYO A GRUPOS LOCALES A FAVOR DE LA LEGALIZACIÓN EN DINAMARCA

La cuestión más popular de la reforma ahora mismo es la medicinal. No obstante, existen algunos grupos que están luchando por la legalización. Uno de ellos es Hampe Partiet.

http://www.hampepartiet.dk/