¿Pueden o deben donar sangre los consumidores de cannabis?


¿Pueden o deben donar sangre los consumidores de cannabis?

¿Dónde y bajo qué circunstancias puedes donar sangre si fumas cannabis? En los Estados Unidos esto no supone un gran problema, pero sin embargo en algunos lugares de Europa sí puede serlo.

Aunque poder donar sangre como consumidor de cannabis podría parecer una cuestión muy sencilla, lo cierto es que no lo es. De hecho, este tema está a la orden del día de la reforma sanitaria. Pero la realidad es que esta cuestión no se ha estudiado ni analizado en profundidad.

Para empezar, conviene diferenciar dos conceptos. Los controles de drogas para buscar sustancias "ilícitas" (tanto en el ámbito laboral como en el deportivo, por ejemplo) son una cosa, y donar sangre es otra bien distinta. Puesto que la seguridad del abastecimiento de sangre es realmente una cuestión importantísima de salud pública, se encuentra sujeta a fuertes regulaciones.

No obstante, si estás en un lugar en el que la política pública no se ocupa de esta cuestión, lo más probable es que la sangre que hayas donado no sea analizada para detectar THC.

ENTONCES, ¿PUEDO DONAR SANGRE SI FUMO HIERBA?

La respuesta a esta pregunta es "depende".

Hay lugares donde puedes ser un consumidor de hierba y donar sangre, por ejemplo en los Estados Unidos. La Cruz Roja estadounidense y otras autoridades no examinan las muestras de sangre en busca de cannabis. La única razón por la que no podrías donar sangre es acudir a donar sangre visiblemente colocado.

Por lo general, los bancos de sangre querrán saber si has mantenido relaciones sexuales de riesgo o con una pareja esporádica. Aunque muchos bancos de sangre preguntan específicamente por relaciones sexuales homosexuales, técnicamente esta cuestión debería ser independiente del género y de la orientación sexual.

No te permitirán donar si has viajado a algún país considerado peligroso o si padeces una enfermedad contagiosa.

Otra razón por la que podrían rechazarte es por usar jeringuillas por cualquier tipo de razón. Por lo que si te has inyectado cualquier droga ilegal, automáticamente quedarás descartado.

En determinadas jurisdicciones no podrás donar si te han tatuado recientemente, y además deberás acudir a donar en estado sobrio.

Y eso es todo.

En Europa, sin embargo, a los consumidores de cannabis quizás no les permitan donar. En Noruega, por ejemplo, quienes fuman marihuana no pueden hacerlo. Al parecer esto se justifica por el miedo a que los consumidores de hierba también consuman otras sustancias ilegales.

El miedo en estos casos tiene menos que ver con un rechazo a la hierba que con que las reservas se contaminen. Es más, en Noruega tendrás que demostrar que has estado más de un año sin fumar antes de poder donar de nuevo.

¿En resumen? Pues que en donde existen regulaciones, estas tienen más que ver con cuestiones políticas que de otra índole. Si esto te preocupa de verdad, simplemente infórmate de las normas que se aplican a nivel local.

¿DEBERÍA DONAR SANGRE SI FUMO CANNABIS?

¿debería donar sangre si fumo cannabis?

Este es una cuestión totalmente diferente.

Por un lado, una muestra de sangre con cannabinoides podría ayudar a la población general, pero no ha habido ningún estudio sistemático al respecto.

Pero también hay sectores de la población para los que una reserva de sangre con cannabinoides podría no ser lo más adecuado. Entre ellos, bebés, niños y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

El tiempo que el cannabis se mantiene en la sangre depende de varios factores, como tu peso corporal, la cantidad de grasa que tienes, la velocidad de tu metabolismo y unos cuantos factores más.

Los consumidores habituales tendrán, por supuesto, restos en su torrente sanguíneo durante un tiempo mayor que el de un consumidor ocasional. El consumo de cannabis también afecta al flujo sanguíneo, pero por ahora se desconocen las consecuencias para los donantes.

Por lo general, e independientemente de las reglas, deberías saber que el cannabis es técnicamente un "contaminante" de la sangre. Pero todavía no se sabe durante cuánto tiempo.

Como regla general, si donas sangre y eres consumidor habitual de cannabis, trata de no fumar al menos una semana antes de la donación.

Y si eres consumidor con fines terapéuticos, quizás lo mejor que podrías hacer es saltarte este deber cívico a menos que te hayas abstenido durante un periodo prolongado de tiempo.