¿Qué hacer si la policía te sorprende con hierba?


¿Qué hacer si la policía te sorprende con hierba?

Que la policía te pille con cannabis nunca son buenas noticias. Si te detienen, sin embargo, hay unas cuantas cosas que podrías hacer para que tu experiencia sea un poco menos problemática. Pero recuerda que, en primer lugar, lo mejor es que no te pillen.

Incluso en aquellos lugares donde se ha llevado a cabo la legalización, las cosas podrían complicarse un poco. Pongámonos en situación: te acabas de hacer con tus provisiones de hierba para el fin de semana. Puede que la hayas obtenido en un dispensario, o quizás a través de una fuente un poco "menos fiable".

Y de repente, ¡pum! La policía te para.

¿Qué deberías hacer a continuación?

QUE NO CUNDA EL PÁNICO

QUE NO CUNDA EL PÁNICO

La regla número uno es que, sin importar lo asustado que estés, permanezcas tranquilo y respires profundamente. Especialmente si solo llevas uno o dos porros encima. Con menos de 10 gramos deberías estar bastante tranquilo en prácticamente cualquier lugar, a menos que estuvieras haciendo algo ilegal en el momento de tu detención.

Todo esto depende, por supuesto, de dónde te encuentres en el mundo, porque existen lugares en los que podrías meterte en graves problemas incluso por una cantidad minúscula de hierba.

¿Las buenas noticias? Que más allá de algunas regiones realmente represivas, este asunto ha comenzado a cambiar de forma radical, pese a que todavía pueda resultar un poco problemático. Obviamente, la situación será peor si el cannabis no está despenalizado en el lugar en el que te han detenido. No obstante, en la mayoría de sitios, las cosas están cambiando para mejor.

Si llevas encima una pequeña cantidad, deberías ser consciente de que, seguramente, a lo máximo que te estés enfrentando sea "solo" a una advertencia o una multa. De nuevo, esto depende de dónde estés, del contexto y de otras cuestiones intrascendentes. Sin embargo, partiendo de la base de que te encuentras en un sitio que se lleva bien con el cannabis y que no estás robando un banco, no deberías tener demasiados motivos para preocuparte.

E incluso si tienes algo de lo que preocuparte, ponerte nervioso no es la solución. Recuerda que si la policía te mete en un lío, te arresta y te detiene por cualquiera de estas cosas, tienes derechos. Solicita un representante legal o un abogado.

Si te estás desplazando en un vehículo que la policía detiene para registrar en busca de drogas (y las encuentran), o en un transporte público, esto modifica la situación a nivel legal. Pero de nuevo, permanece tranquilo. Saldrás de esta.

Recuerda que no eres la primera persona en la historia a la que detienen con hierba.

SÉ EDUCADO Y PROFESIONAL

Si te detienen, has debido estar haciendo algo para llamar la atención. Tienes que darte cuenta de que, cuando estás transportando cannabis, debes tener el aspecto más "normal" posible. Es decir, tener más de 18 años y no hacer nada estúpido o que quebrante la ley. Si estás pensando en realizar alguna de estas cosas, entonces no lleves cannabis encima, puesto que tan solo puede empeorar las cosas.

Si te paran por la calle, acata la orden. No corras ni seas maleducado con los agentes.

Ten en cuenta que, desde este punto, todo lo que digas o hagas será juzgado. Especialmente si tienes la mala fortuna de estar colocado en ese momento, por lo que mejor será que te concentres en permanecer callado. Simplemente responde a las preguntas con frases cortas. No te vayas por las ramas ni trates de explicarte. Si el desarrollo de la situación conduce a una sanción, solicita un abogado. En este punto, quizás las cosas sean lo suficientemente serias como para que necesites uno. En especial si lo que llevas encima solo son un par de porros.

Si llevas más de eso, necesitas contar con la ayuda de un abogado lo antes posible, sobre todo si eres un turista extranjero. Esto también se aplica a aquellos lugares en que el cannabis sea relativamente legal, ya que si te arrestan por posesión, entonces te estás enfrentando, como mínimo, a una situación molesta, sin importar dónde estés.

Y si te detienen con entre 20 y 30 gramos, recuerda que, independientemente de dónde estés, estarás casi seguro en peligro.

Si trabajas en un servicio profesional de entrega de cannabis, probablemente te hayan formado y preparado para saber qué hacer. Y probablemente vivas o bien en San Francisco, o bien fuera de los Estados Unidos.

¿DEBO SOMETERME A UNA PRUEBA DE ALCOHOLEMIA?

Procura que no. Este tipo de prueba, por cierto, se puede aplicar a peatones, atletas o a cualquier otro ciudadano, independientemente de que estén conduciendo.

Aquí se aplican las mismas normas que para conducir, operar un vehículo o en un caso de responsabilidad profesional.

Si te presentan un test de alcoholemia, debes tener en cuenta dos cosas. Tu mejor defensa es no someterte a él, dentro de lo que cabe. Si no puedes evitarlo, coopera hasta el final.

Dicho esto, incluso en este caso, no todo está perdido.

CONOCE TUS DERECHOS

CONOCE TUS DERECHOS

Este aspecto es crucial. En el peor de los casos, es importante que sepas qué cantidad de cannabis equivale a "posesión leve".

Pero más allá de eso, existen otras cuestiones. Si un policía te pide que vacíes tus bolsillos (y no estás detenido), no tienes por qué hacerlo. En los Estados Unidos, la policía necesita una orden judicial para poder inspeccionar tu coche. Y en otros lugares ocurre lo mismo. Su definición de "inspección", por cierto, incluye cualquier cosa que esté oculta. Por lo tanto tienen permiso para buscar algún indicio a través de las ventanillas.

Si ven una bolsa de cannabis en el asiento trasero, mal asunto. Pero no tienen permiso para pedirte que abras el maletero o para realizar una inspección a menos que tengan motivos para sospechar. Así que, en primer lugar, no les des ninguno.

Además, entre tus derechos está no declarar. No tienes necesidad de incriminarte a ti mismo.

Hasta dónde y cuándo puedes aplicar estos condicionantes depende de tu conocimiento y de tu experiencia. Es por ello que permanecer en calma es siempre la primera regla general. Y la mejor política que puedes seguir es hablar lo menos posible, y no excederte en respuestas directas a sus preguntas.

¿CUÁNDO DEBO PONERME EN CONTACTO CON UN ABOGADO?

Existen ciertos momentos en que tendrás que hacerlo, te guste o no. Incluso si no has cometido nada malo a ojos de los policías hasta ahora, en el momento en que estés arrestado, incluso si es por una pequeña cantidad de cannabis, realiza la llamada. Si estás en el extranjero, lo más probable es que debas ponerte en contacto con la embajada de tu país.

Si te detienen mientras estás conduciendo, la situación se podría volver aún más complicada. Si no has ingerido cannabis recientemente antes de ponerte a conducir, mejor para ti. Si tu cannabis está cerrado herméticamente en un envase medicinal, aún mejor. Estas son precauciones que deberías tener en cuenta si planeas realizar un viaje en coche con cannabis, pase lo que pase.

Si de acuerdo a las leyes locales te detienen bajo los efectos, te enfrentarás a un delito grave estés donde estés. Si no puedes demostrar que tus provisiones son "medicinales", por cualquier razón, el tema se pondrá aún más serio. No obstante, si eres un paciente, la "segunda" mejor llamada que puedes realizar es a tu médico. En el caso de que no tengas abogado, no estaría de más que esta fuese también tu primera llamada.

CÓMO CONSEGUIR QUE NI SIQUIERA TE PAREN

Existen algunas reglas generales que puedes seguir para evitar todos estos problemas en primera instancia. A continuación, algunas sugerencias universales:

  • No consumas cannabis en lugares públicos o fuera de sitios donde sea específicamente legal. Como advertencia, procura ser mayor de edad, sin importar dónde estés. En otras palabras, incluso si has conseguido entrar en un club de cannabis en Barcelona.
  • No viajes con cannabis encima. Si tienes que hacerlo, que sea solo a nivel local. No entres en edificios públicos en los que pueda haber un control de seguridad. No vueles en avión. Procura no conducir o viajar en transporte público.
  • Cuando realmente necesites viajar a nivel local, trata de llevar el cannabis en un bolsillo profundo. Si llevas un bolso, por ejemplo, mételo en un bolsillo interno con cremallera. Si conduces, envuélvelo y mételo en la guantera. Si se trata de una provisión medicinal legal, viaja siempre con su caja o tarro con la etiqueta del medicamento bien visible. Los consumidores medicinales siempre deberían llevar encima una identificación legítima que autorice su consumo legal. En Europa esto podría suponer llevar el cannabis en un frasco con receta. También podría valer con una nota del médico o con una tarjeta válida de marihuana medicinal, o bien la receta de la farmacia.
  • No lleves encima más que la cantidad legal o semilegal permitida.
  • Procura tener un aspecto limpio y adecuado.
  • No quebrantes ninguna otra ley. No cruces semáforos en rojo y asegúrate de que las luces de tu coche funcionan, por ejemplo.
  • No bebas en público, incluso en lugares donde está permitido, como en Alemania. Si por la razón que sea estás siendo un poco "revoltoso", entonces estarás siendo una persona molesta, sin importar lo que lleves encima.
  • No huelas a cannabis.

Y en todo caso, recuerda que tienes que permanecer relajado. Respira profundamente, la policía tan solo te ha pillado con hierba. No es el fin del mundo.