¿Es buena idea combinar marihuana y yoga? Aquí están los pros y los contras


¿Es buena idea combinar marihuana y yoga? Aquí están los pros y los contras

Para un cierto grupo de gente, la idea de combinar yoga y marihuana es algo natural. Del estilo Birkenstocks-vegetarianos, o yogur-muesli.

Hablando en serio, el yoga ayuda a empujar las barreras físicas y mentales, al igual que el cannabis. ¿Por qué no combinarlas?

Hay varias razones de peso. Pero a pesar de todos los aspectos positivos, hay quienes afirman que no es una buena idea. O que parece contradictorio.

Al fin y al cabo, la única persona que puede tomar esta decisión eres tú. ¿Por qué no echar un vistazo a los pros y contras?

LOS PROS

¿Es buena idea combinar marihuana y yoga? Aquí están los pros y los contras

Esta combinación es una idea tan obvia que no sólo ha sido ya practicada, sino también estudiada. De hecho, los múltiples beneficios del yoga se ven multiplicados por el cannabis. El yoga puede crear relajación, felicidad espiritual, y una conciencia del espíritu. El cannabis también puede aportar esto, así como reducir el estrés, el dolor y la ansiedad.

La pregunta es, ¿deberías combinarlos?

¿La buena noticia? Han demostrado que practicar yoga mientras estás colocado puede ayudar al cuerpo a procesar mejor los cannabinoides. Esto vale tanto para el CBD como el THC.

También hay crecientes evidencias de que fumar un bong o una pipa antes de hacer yoga puede mejorar tu sesión. En primer lugar, el cannabis puede ayudar a la meditación. También puede ayudarte a centrarte más en el yoga. Al analizar el uso del cannabis durante el deporte, la mayoría de la atención se ha centrado en corredores profesionales o jugadores de fútbol, pero no olvidemos el yoga.

Los corredores de largas distancias, en particular, han notado que el cannabis puede ayudarles a alcanzar nuevos retos físicos. Esto también se puede aplicar a la práctica del yoga.

En algunas partes del mundo, como en California, la combinación entre la marihuana y el yoga empieza a ser un tema candente. Los instructores que promueven el yoga afirman que a menudo ayuda a sus clientes a estar más en contacto consigo mismos.

La conexión cuerpo-mente es el primer paso para los que se están iniciando en el yoga. Si pueden llegar más fácilmente a su centro dando antes una o dos caladas a un bong o una pipa, ¿qué hay de malo en ello?

LOS CONTRAS

Lo primero que tenemos que recodar, ir despacito. Tanto si eres nuevo en el yoga como en el cannabis. Y aún cuando hayas probado alguno de estos anteriormente, hazlo con cuidado.

Si eres un paciente, es recomendable consultar con un médico antes de comenzar tanto el yoga como el cannabis. Sobre todo si queremos combinarlas.

Recuerda que el yoga requiere un cierto esfuerzo físico. Si tu marihuana te deja cansado, o hace que tengas accidentes, no fumes y medites. Por supuesto, también hay otros factores a considerar. Si tu marihuana te provoca carcajadas, tal vez no sea la mejor idea fumarla antes de tu encuentro con un grupo de yoga.

También puede que seas una persona con una reacción adversa al cannabis. Existen. Obviamente, el yoga no va a cambiar esto.

Más allá de razones físicas específicas para no combinarlas, existen otras razones.

Muchos yoguis ávidos evitan el uso de la droga, especialmente durante las sesiones de yoga. Creen que el cannabis produce un velo de ilusión, lo cual no es bueno para conectar con uno mismo.

Además, el yoga trata de desarrollar la conciencia de uno mismo, que nunca cambia.Su argumento es que el cannabis sí te cambia, así que no los combines. O al menos, no lo hagas si intentas buscar tu verdadero ser practicando yoga. Sobre todo, estos yoguis creen que la sensación de colocón te aleja del camino para encontrar un colocón natural o el sentido de la vida. Algunos lo llaman salvación o Samadhi.