¿Puede el cannabis provocar alucinaciones?


¿Puede el cannabis provocar alucinaciones?

El debate sobre las alucinaciones y la hierba ha estado presente durante mucho tiempo. Una cosa es la idea de que la marihuana altera la percepción, algo que claramente hace. Sin embargo, ¿es posible que el cannabis provoque alucinaciones?

La respuesta rápida es que no.

Teóricamente, el cannabis puede producir una distorsión de la percepción. Pero hay una diferencia. Los cannabinoides no funcionan de la misma forma que otras drogas como setas alucinógenas o LSD.

¿CUÁNDO SURGIÓ ESTE DEBATE POR PRIMERA VEZ?

El cannabis ha existido como droga durante miles de años. De forma inevitable, el ser humano comenzó a escribir las observaciones que hacía sobre el mundo que le rodeaba. El cannabis terminó por convertirse en un tema popular, y la droga se ha usado como medicamento durante mucho tiempo. Pero además también se ha ido integrando en distintas culturas de otras formas. Esto incluye tanto ceremonias religiosas como otro tipo de ritos.

De forma habitual, y durante muchas veces en la historia, se ha descrito como el motivo de comportamientos extraños o diferentes. Esto cobra todavía más sentido cuando eran extranjeros los que describían el consumo del cannabis, en especial cuando hallaban la droga y una nueva cultura por primera vez.

Los escitas, por ejemplo, una cultura nómada premedieval, empleaba el cannabis para prepararse antes de las batallas. Su influencia como tribus montadas a caballo ayudó a extender el cannabis y el conocimiento de la droga desde Asia hacia Europa. Como sustancia para la guerra, el cannabis ha estado desde entonces asociada con "asesinos", ya desde las primeras descripciones que se hicieron de la tribu.

Más tarde en la historia de la humanidad, la idea de que el cannabis provocaba que la gente "alucinase" fue utilizado como carne de cañón entre los prohibicionistas. El ahora film clásico "Locura de la marihuana" tan solo es otro ejemplo de este tipo de propaganda. Siguiendo esta línea "lógica" de argumentación, fumar cannabis provocaba que la gente bailara al ritmo de la música jazz. O que mantuvieran relaciones sexuales con personas de otra raza. El cannabis también se asociaba específicamente con enfermedades mentales, en concreto con aquellas que alteraban la percepción de forma permanente.

Tristemente, esa asociación ha persistido durante buena parte del último siglo. Por suerte, la ciencia biomédica puede proporcionar explicaciones mucho mejores que estos viejos cuentos de hadas.

¿QUÉ ES UNA ALUCINACIÓN?

Las alucinaciones se suelen definir como un truco que provoca nuestro cerebro, y que hace que una persona crea estar en una situación que no es "real" para nadie más. Además, para el que está alucinando el mundo funciona de una manera drásticamente distinta a como debería hacerlo de forma habitual.

No obstante, esto no siempre significa que la persona sea consciente del momento en que la alucinación comienza o termina.

Las alucinaciones están causadas por fallos en la forma en que el cerebro procesa la información, lo que sucede con enfermedades como la psicosis y la esquizofrenia. Las personas que padecen estas condiciones creen o ven determinadas cosas, debido a una actividad cerebral que está estructuralmente defectuosa.

Las alucinaciones provocadas por las drogas son, no obstante, diferentes, en principio porque su efecto solo dura durante tanto tiempo como la droga se mantenga activa en el cuerpo del consumidor.

¿QUÉ ES LA PERCEPCIÓN ALTERADA?

¿QUÉ ES LA PERCEPCIÓN ALTERADA?

De nuevo, no resulta fácil definir de forma específica estos términos. Una alucinación también es obviamente una percepción alterada. Sin embargo, la forma más fácil de explicar esto es en términos de graduación de la experiencia. Una alucinación, en otras palabras, parece ser "real". La percepción alterada también significa que la persona es consciente de la diferencia. Es decir, si ven algo extraño, saben que lo es.

Otras drogas o sustancias también pueden alterar la percepción sin causar alucinaciones, lo que a veces se denomina como efectos alucinógenos. La absenta, por ejemplo, puede alterar la percepción. Toulouse-Lautrec parece ser que se inspiró para crear pinturas teñidas de verde gracias a imbuirse con lo mismo.

Los consumidores de cannabis que también aseguran haber sentido ese tipo de inspiración, podrían estar sufriendo una percepción alterada por la droga.

Si bien, técnicamente, esto no es una alucinación.

LA CIENCIA

La diferencia entre los alucinógenos y otras drogas comienza por los aspectos fundamentales. Los cannabinoides son diferentes de las sustancias psicodélicas conocidas como serotoninérgicas. Estas actúan de muchas formas distintas en el cerebro, y se pueden encontrar en el LSD, en las setas alucinógenas y en la mescalina.

El THC y otros componentes activos del cannabis están unidos a los receptores que se encuentran en el extremo de las neuronas del cuerpo y del cerebro. Estas alteran la forma en la que la información se transmite entre estas neuronas.

A cambio, esto afecta a zonas del cerebro en las que existe una alta concentración de estos receptores. Estas partes del cerebro también regulan el movimiento, el apetito, el sueño y las funciones cognitivas superiores. Además también alteran la forma de pensar. No obstante, lo hacen de forma que tienden a mitigar la ansiedad, el insomnio y la percepción del dolor.

Por contra, los serotoninérgicos actúan sobre la serotonina. Este compuesto químico del cuerpo es al que se relaciona con la regulación de los sentimientos causantes de la felicidad. La psilocibina y el ácido lisérgico, que se encuentran en el LSD y en las setas alucinógenas, se unen a los receptores de serotonina del cuerpo. De hecho, lo hacen tan bien que pueden desactivar por completo la serotonina producida por el propio cuerpo. Si bien esta no es la razón fundamental por la que se producen las alucinaciones, sí nos da una pista. Una tecnología de escaneo reciente ha mostrado que una persona que consume LSD emplea múltiples áreas de su cerebro al mismo tiempo. Un cerebro durante su funcionamiento normal tan solo utiliza el córtex visual.

En otras palabras, parece que los serotoninérgicos alteran literalmente la forma en que el cerebro ve las cosas, al activar al mismo tiempo múltiples áreas del cerebro. Además, parece que la serotonina empleada para provocar esto proviene de la droga. Tu serotonina natural podría de hecho estar bloqueada de forma total o parcial.

En cambio, los cannabinoides podrían alterar la percepción ligeramente, pero no estimulan el procesamiento multicanal del cerebro.

La ciencia

La nota discordante en todo esto son, por supuesto, los denominados "productos de cannabis sintéticos" como el "Spice" y el "K2". Estos difieren del cannabis sintético creado con fines farmacológicos, como el dronabinol, y a menudo se venden como drogas en locales de noche.

Estos compuestos sintéticos contienen a mayores estimulantes potentes que se juntan con los receptores de cannabinoides del cerebro. Y lo hacen de forma poderosa, tanto que pueden causar alucinaciones visuales, auditivas e incluso olfativas.

VISIÓN BORROSA, DROGAS ALTERADAS Y OTROS EFECTOS SECUNDARIOS

No cabe duda alguna de que el cannabis puede producir visión borrosa en ciertas personas. Esto se debe a que los cannabinoides tienen un efecto directo sobre el nervio óptico. Y por tanto podrían producir percepciones de la luz y otras distorsiones visuales.

Pero esto no es un efecto "psicodélico". Tampoco lo es el impacto que produce consumir cannabis unido a ciertos tipos de medicamentos, como los antidepresivos, los anticoagulantes y la Viagra.

Consumir estas sustancias junto a cannabis puede tener consecuencias muy serias. No solo pueden producir problemas en la visión, sino otros resultados perjudiciales entre los que se incluyen hemorragias internas.

Sin embargo, existe otra forma por la cual es posible que hayas tenido una experiencia psicodélica tras haber consumido hierba. La hierba que se consigue en la calle a veces está mezclada con sustancias que pueden producir efectos alucinógenos. Y esta es una de las mayores razones para estar a favor de la legalización, porque la hierba regulada estaría a salvo de este tipo de contaminantes.

Por último, pero no menos importante, recuerda que el cannabis tiene otros efectos secundarios que podrían manifestarse de forma física. Entre ellos, sudor, aumento de los latidos del corazón y fatiga. Esto se debe que el cannabis actúa directamente sobre el sistema central nervioso.