¿Qué es la cannabidivarina (CBDV)?


¿Qué es la cannabidivarina (CBDV)?

La cannabidivarina es un fitocannabiboide del cannabis. Se trata de un compuesto no psicoactivo, lo que significa que sus efectos no alteran el funcionamiento de nuestra mente, como sí hacen otros cannabinoides como el THC.

La CBDV tiene una estructura muy parecida a la del cannabidiol o CBD. Se cree que se encuentra en mayores concentraciones en las variedades índica, sobre todo en la cepas puras autóctonas de la India.

POTENCIAL MEDICINAL DE LA CBDV:

Lamentablemente, las investigaciones científica de la cannabidivarina aún se encuentra en sus fases iniciales. A continuación, te ofrecemos un breve resumen de los estudios llevados a cabo acerca de este cannabinoide hasta la fecha, y lo que significan para el futuro de la CBDV como medicamento.

CBDV: UN IMPORTANTE ANTICONVULSIVO

En el 2014, un equipo de investigadores italianos del Grupo de Investigación Endocannabinoide analizó los efectos del CBD y la CBDV sobre los síntomas de la epilepsia inducida en ratas. El estudio comprobó que tanto el CBD como la CBDV interactuaban con el TRPV1, un receptor del cuerpo humano conocido por detectar y regular la temperatura corporal, así como por producir sensación de dolor.[1]

El TRPV1 es el objetivo principal del desarrollo de una gran variedad de analgésicos cuyo fin sería reducir las señales de dolor mediante la desensibilización de este receptor; una forma de hacerlo es aplicando un agonista al receptor durante largos períodos de tiempo, ya que esto eventualmente reduciría la actividad del TRPV1.

Los investigadores del estudio simularon un ataque epiléptico usando tejido cerebral de rata, y observaron los efectos de ambos cannabinoides sobre el desarrollo y la gravedad de la convulsión. Comprobaron que la CBDV reducía tanto la intensidad como la duración del ataque epiléptico mediante la desensibilización del receptor TRPV1.

Los investigadores observaron que estos efectos eran parecidos a los de la capsaicina, un agonista conocido del receptor TRPV1. Sin embargo, también apreciaron una importante diferencia entre ambos compuestos: los efectos de la capsaicina sobre los ataques epilépticos fueron anulados por un determinado antagonista del TRPV1; cosa que no ocurrió con los efectos de la CBDV.

Estos resultados demuestran que la CBDV tiene un excelente potencial para el tratamiento y el control de la duración y la gravedad de las crisis epilépticas. Sin embargo, los investigadores también señalaron que las diferencias entre la CBDV y la capsaicina indican que el efecto anticonvulsivo de la CBDV no se debe solamente a la forma en que interactúa con los receptores TRPV1, y que hacen falta más estudios para poder entender plenamente los efectos de este cannabinoide.

En el 2013, un grupo de investigadores de la Universidad de Reading y el Otsuka Pharmaceutical Group, también realizaron un estudio sobre la CBDV y su papel mediador de los efectos de la epilepsia.[2] Esta investigación analizó el efecto anticonvulsivo de la CBDV a nivel molecular, con el objetivo de comprender mejor cómo combaten los cannabinoides las convulsiones y los ataques.

Para ello, indujeron convulsiones en tejido cerebral mediante pentilenotetrazol, y descubrieron que la CBDV no sólo reducía de forma significativa la intensidad de los ataques, sino también su duración. Los investigadores de este estudio creen que estos resultados refuerzan la idea de que la CBDV es apta para el tratamiento de las convulsiones causadas por la epilepsia.

CBDV Y NÁUSEAS

Aparte de sus claros efectos anticonvulsivos, la CBDV también ha demostrado reducir las náuseas en ratas, lo que podría ampliar enormemente el potencial medicinal de este cannabinoide.

En el 2013, investigadores del Department of Psychology and Neuroscience Graduate Program de la Universidad de Guelph, en Canadá, investigaron este tema en mayor profundidad.[3] Como parte de su estudio (que fue publicado en el British Journal of Pharmacology), los investigadores utilizaron THCV, CBDV y una gran variedad de compuestos no cannabinoides para valorar su capacidad de producir "respuestas condicionadas", un conjunto de comportamientos que los científicos usan para medir las náuseas en ratas de laboratorio (ya que estos animales no pueden vomitar y no presentan signos de náuseas).

El estudio comprobó que tanto la CBDV como el THCV no produjeron respuestas condicionadas en ningún momento de la prueba; de hecho, en dosis suficientes, ambos cannabinoides suprimieron las respuestas inducidas por otros compuestos, lo que indica que podrían tener efectos anti-eméticos.

Estos resultados sugieren que la CBDV podría combatir las náuseas y los vómitos, algo que sería muy útil en la gestión de los síntomas de una amplia variedad de enfermedades, así como de los efectos secundarios de ciertos medicamentos.

Otro cannabinoide antiemético es el THC, que a menudo se utiliza después de la quimioterapia y se administra a enfermos de VIH/SIDA para combatir algunos síntomas de la TARV.

¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA CBDV?

Como ya hemos mencionado, se cree que la CBDV se encuentra en mayores concentraciones en variedades autóctonas índica, el cáñamo y otras variedades con un nivel bajo de THC. Una excelente noticia para los consumidores medicinales que deseen evitar lo efectos psicoactivos del THC.

Recuerda: sólo porque una variedad proceda de la India o tenga una baja concentración de THC, no significa que sea rica en CBDV. Para asegurarte de que tu marihuana tenga los cannabinoides que buscas, confía en resultados de pruebas de laboratorios de confianza.

EL FUTURO DE LA CBDV

Como hemos visto en esta entrada, la investigación de la cannabidivarina está todavía en sus comienzos, lo que significa que aún nos queda mucho que descubrir sobre cómo afecta este cannabinoide a nuestro cuerpo y cómo podríamos utilizarlo con fines medicinales.

Por suerte, a medida que las opiniones y la legislación del cannabis avanzan, los científicos de todo el mundo podrán analizar la marihuana con mucha más facilidad y averiguar más sobre la CBDV y otros cannabinoides.

Referencias

  1. ^ NCBI, Nonpsychotropic plant cannabinoids, cannabidivarin (CBDV) and cannabidiol (CBD), activate and desensitize transient receptor potential vanilloid 1 (TRPV1) channels in vitro: potential for the treatment of neuronal hyperexcitability., recuperado January-15-2019
    Enlazar
  2. ^ Researchgate, Cannabidivarin (CBDV) suppresses pentylenetetrazole (PTZ)-induced increases in epilepsy-related gene expression, recuperado January-15-2019
    Enlazar
  3. ^ NCBI, Evaluation of the potential of the phytocannabinoids, cannabidivarin (CBDV) and Δ(9) -tetrahydrocannabivarin (THCV), to produce CB1 receptor inverse agonism symptoms of nausea in rats., recuperado January-15-2019
    Enlazar