10 consejos para consumidores de cannabis por primera vez


10 consejos para consumidores de cannabis por primera vez

Para un consumidor de cannabis primerizo, escoger el producto con el que iniciarse puede parecer imposible, pero no tiene por qué serlo. Hay cientos, posiblemente miles de cepas de cannabis diferentes y una gran variedad de métodos de consumo. Para ir sobre seguro y garantizar una experiencia exitosa, aquí tienes unos sencillos consejos que deberías tener presentes.

1. CONOCE LA DIFERENCIA ENTRE ÍNDICA Y SATIVA

El cannabis se suele clasificar en dos géneros: índica y sativa. Las plantas de cannabis índica suelen ser bajitas y compactas, además de presentar una mayor concentración de THC. Las flores índica, una vez secas, suelen ser más grandes, densas y oscuras.

Las plantas de cannabis sativa normalmente son algo más altas y espigadas y tardan más en crecer que sus equivalentes índica. Sus flores secas tienden a ser más pequeñas y menos densas.

En general, las genéticas índica son conocidas por sus efectos sedantes. Esto las hace más indicadas para consumidores que buscan relajarse en un día de verano o desconectar en casa tras un duro día de trabajo.

El efecto que ofrece la hierba índica pura se suele describir como corporal, ya que puede ser muy físico. Precisamente por este motivo las índicas también son más apropiadas para tratar dolores e insomnio.

Las genéticas sativa son todo lo contrario, y son famosas por sus propiedades revitalizantes, que las hacen más adecuadas para el deporte o actividades al aire libre. El efecto típico de la hierba sativa se considera en general más cerebral y energético.

Hoy en día, la mayoría de variedades del mercado son cepas híbridas, con una combinación de genes índica y sativa. La apariencia física de los cogollos y sus efectos suelen inclinarse más hacia alguno de estos componentes genéticos (índica o sativa).

Por esta razón, es habitual ver terminología como "70/30 índica dominante", que significaría que dicha variedad de cannabis contendría aproximadamente un 70% de genes índica y un 30% sativa.

2. INTENTA CONSEGUIR MARIHUANA DE GRAN CALIDAD

2. intenta conseguir marihuana de gran calidad

En las jurisdicciones donde el cannabis se ha legalizado y se han impuesto análisis de producto obligatorios, cada vez es más sencillo para los consumidores determinar la calidad del producto cuando toman su decisión de compra.

Cultivar marihuana no es ingeniería aeronáutica, pero al igual que en la producción de frutas o verduras, los pesticidas están a la orden del día.

Y ciertos pesticidas pueden ser tóxicos si se consumen. Cuando se compra cannabis en un dispensario de confianza, nunca deberías cortarte de pedir un análisis de los productos que te estás planteando adquirir y verificar su calidad en relación a bacterias, solventes residuales, etc.

Si tienes posibilidad de comprar tu hierba en un buen dispensario, quizás también puedan asesorarte acerca de la potencia de los productos cannábicos en función del THC registrado en laboratorio.

Sin duda, ésta sería la forma más segura de tomar decisiones para consumidores de cannabis novatos, ya que se podría evitar una experiencia negativa por un consumo excesivo.

Si no tienes acceso a información detallada, es interesante recordar que la marihuana de buena calidad debería ser muy aromática y tener cierta cantidad de humedad incluso cuando se ha secado.

El cannabis que es especialmente "pegajoso" suele contener más resina, es decir, contiene una mayor concentración de tricomas, las glándulas en las que la planta produce el THC. Esto significará que la hierba será más potente, así que ten cuidado.

3. ENTENDER LOS COMESTIBLES

Cuando fumas o vaporizas cannabis estás provocando la descarboxilación del THC en su forma ácida (apenas psicoactivo) para convertirlo en THC no ácido antes de llegar a tu flujo sanguíneo.

La forma no ácida del THC es lo que induce los famosos efectos eufóricos de la marihuana. Cuando consumes cannabis de esta forma, el inicio de estos efectos puede producirse en cuestión de segundos y durar hasta 4 horas.

Cuando ingieres cannabis, el medio de consumo (pastel, dulce, líquido, etc.) suele exponerse a temperaturas elevadas en algún punto de su proceso de elaboración. Esta exposición al calor convierte el THC ácido en THC no ácido, un proceso similar al que se genera mediante combustión o vaporización.

Al consumir cannabis a través de comestibles o líquidos, los efectos pueden tardar hasta varias horas en dejarse sentir y luego prolongarse durante 12 horas. Si no percibes ningún efecto tras ingerir cannabis, es mejor esperar varias horas antes de plantearse consumir más.

Podría ocurrir que los efectos no hayan actuado todavía y no querrás que te cojan por sorpresa y te hagan sentir incómodo.

Consumir cantidades excesivas de THC puede ser extremadamente desagradable para consumidores primerizos que no están acostumbrados a los efectos psicoactivos del cannabis.

Es bueno saber que deberías tomar todas las precauciones posibles cuando ingieras alimentos o bebidas con cannabis, porque cuando consumimos THC no ácido por vía oral, nuestro hígado convertirá el THC no ácido en un metabolito que es 5 veces más psicoactivo que el THC no ácido.

Asegúrate de informarte bien sobre cómo calcular dosis y toma como referencia máxima unos 10 miligramos de THC para la primera vez que consumas marihuana por vía oral.

4. NO EMPIECES POR LOS CONCENTRADOS

4. no empieces por los concentrados

Como su propio nombre indica, los concentrados de cannabis son derivados más potentes. Son básicamente productos elaborados mediante la extracción de resina de las flores (y el resto de la planta) para aislar la mayor cantidad de cannabinoides posible.

Los concentrados se pueden encontrar en diversas variedades y con muchos nombres diferentes, como shatters, ceras, honeycombs, BHO, rosins y alguno más. Determinados concentrados se producen mediante separación mecánica y manual, utilizando tamices de diferentes calibres (kief sin compactar y hachís al agua), mientras otros emplean disolventes químicos (butano, dióxido de carbono, etc.) y procesos como la destilación fraccionada.

La potencia de la marihuana seca suele situarse en entre un 5 y un 25% de cannabinoides (THC, CBD, CBG, etc.). Los concentrados pueden conseguir concentraciones desde un 30% hasta rozar la pureza absoluta.

Teniendo en cuenta la mayor potencia de los concentrados, no son recomendables para consumidores principiantes y se debería ser especialmente cauteloso cuando se consumen.

5. SINSEMILLA Y SIN TALLOS

Todos los componentes deseables del cannabis (cannabinoides, terpenos o flavonoides) se concentran en las flores de la planta. Aunque hay multitud de métodos de consumo de cannabis seco, siempre es importante sacar el máximo partido a tu experiencia personal.

Separar las flores secas de su tallo antes de picar tu marihuana reducirá la materia vegetal e incrementará la potencia del producto resultante.

Sin embargo, las ramas del cannabis siguen conteniendo ciertas cantidades de cannabinoides, así que podrías aprovecharlos para hacer un té de marihuana en otro momento.

6. VAPORIZACIÓN

Aunque pueda resultar agradable, nuestro sistema respiratorio no está diseñado para inhalar nada que no sea aire. El humo a gran temperatura de los porros, blunts o bongs puede dañar la capa interna de nuestra garganta.

Vaporizar es una alternativa más segura que fumar, ya que consiste en calentar la marihuana hasta el punto en el que los compuestos activos (THC y terpenos, entre otros) se evaporan en lugar de quemar la materia vegetal. Las temperaturas de vaporización oscilan entre 157ºC y 220ºC/314 y 410°F.

Existen vaporizadores de todas formas y tamaños. Dispositivos de sobremesa, como el Volcano de Storz and Bickel, se consideran la referencia en este mercado.

Sin embargo, vaporizadores portátiles como el NO2 de Vapir también merecen la pena. Tendrás que valorar la portabilidad, la facilidad de uso y limpieza y la duración de la batería cuando decidas qué vaporizador es el ideal para ti.

7. EXPECTATIVAS

Los efectos del cannabis pueden ser variables, desde energéticos hasta sedantes. La marihuana tiene propiedades psicoactivas, así que no podrás conducir ni operar maquinaria pesada. Mucha gente siente cierta curiosidad por el cannabis debido a los estereotipos casi cómicos del típico fumeta "risitas" representado a menudo en el cine.

Aunque ciertos aspectos de estos tópicos son ciertos, es importante ser cauteloso cuando se consume cannabis, moderando las dosis y actuando de forma responsable.

El cannabis te puede hacer llevar mejor el aburrimiento. Aunque no hay nada de malo en tomarse un respiro y alejarnos de las penas de nuestro día a día, cuando te aburres podrías dedicar tu tiempo a desarrollar una nueva habilidad.

Plantéate aprovechar la inyección de creatividad que el cannabis puede ofrecerte y mejora tu experiencia general, mostrando iniciativa para mejorar tu vida con algo de ejercicio, arte o cualquier actividad que te pueda resultar interesante.

8. TÍO, ¿DÓNDE ESTÁN MIS NACHOS?

8. tío, ¿dónde están mis nachos?

El cannabis engaña a la región de tu cerebro encargada del apetito induciendo hambre. Este efecto se conoce en inglés como "los munchies" o antojos. Si los efectos psicoactivos de la marihuana te resultan muy fuertes, comer te ayudará a calmarlos. Pero esto no significa que tengas que cogerte una bolsa de Doritos. Cuida tu cuerpo con algo saludable y prolonga tu vida!

El famoso músico Neil Young, sugiere que masticar unos granos de pimienta negra puede ayudar a contrarrestar la desagradable paranoia que algunos consumidores experimentan.

En cambio, el mítico aficionado al cannabis Ed Rosenthal defiende lo contrario. Además afirma que comer mangos puede acentuar los efectos del cannabis gracias a su elevada concentración de mirceno (un terpeno abundante en variedades de cannabis índica tremendamente sedantes).

9. PONTE CÓMODO

Para consumidores de cannabis frecuentes, el acto de consumir cannabis es por sí mismo un hábito placentero. Es decir: el acto de sacar tu "material", disfrutar de los diferentes aromas de la marihuana, estar orgulloso de tus pipas o bongs de cristal, informarte de las últimas tecnologías o incluso simplemente poner tu música favorita.

Aunque seguramente tardes un tiempo en descubrir tus preferencias en cuanto al consumo de cannabis, deberías prepararte bien. Nadie va a jugar al fútbol en traje y corbata, así que ponte cómodo para tu primera experiencia.

Recuerda beber mucha agua (especialmente si das un paseo al aire libre en un día soleado) y no te preocupes si tienes que hacer algún descanso.

10. SEGURIDAD ANTE TODO

Con los últimos cambios en las leyes en torno al cannabis en todo el mundo, una de las principales cuestiones que están surgiendo es cómo afecta la marihuana a la capacidad de conducir un coche (si es que afecta en absoluto). Nuestro consejo es no conducir nunca tras haber fumado o consumido cannabis. Siempre es mejor prevenir que curar.

Otro consejo es rodearte de amigos o familiares cuando decidas consumir cannabis por primera vez. Esto te ayudará a sentirte más cómodo y seguro.

Pero sobre todo: recuéstate, relájate y disfruta de tus primeras experiencias con el cannabis.