VIPs de la marihuana: Richard Branson


VIPs de la marihuana: Richard Branson

Richard Branson es el fundador del Virgin Group y uno de los empresarios más ricos y famosos del Reino Unido.

Además, Branson también es famoso por su apoyo a la legalización del cannabis y sus progresivos consejos parentales según los cuales no hay nada de malo en compartir un ocasional canuto con tus hijos.

¿Hemos mencionado que Branson aprendió a liar porros con Keith Richards?

¿QUIÉN ES RICHARD BRANSON?

Sir Richard Branson es un magnate británico más conocido por ser el fundador del Virgin Group, que controla más de 400 compañías independientes.

Branson es admirado por su papel como empresario. A los 16 años, lanzó su primera revista llamada Student; a los 20, ya tenía su propia compañía de venta de discos por correo y, 2 años más tarde, una cadena de tiendas de discos conocida como Virgin Records y un estudio de grabación.

En 1973, Branson lanzó el sello discográfico Virgin Records. Su experiencia de negocios creció enormemente durante los siguientes 15 años. En 1985, la marca Virgin ya incluía sellos discográficos, tiendas minoristas, publicación de música de exportación, radiodifusión, televisión por satélite y distribución de cine y vídeo.

El Virgin Group fue incorporado oficialmente en 1989 y, desde entonces, la compañía ha invertido en una amplia variedad de negocios que incluyen desde la producción de música y viajes aéreos a la publicación de libros y fabricación de bebidas. Se calcula que el patrimonio neto de Branson es de aproximadamente $5000 millones de dólares.

BRANSON: FILÁNTROPO Y ACTIVISTA

Además de su papel como padre fundador de Virgin, Richard Branson también es conocido como filántropo.

En la década de los noventa, Branson y el músico Peter Gabriel trabajaron junto a Nelson Mandela para formar The Elders, un grupo de personalidades internacionales reunidas por Mandela para debatir sobre problemas globales como el cambio climático, el VIH/SIDA, la pobreza, etc.

Branson y Gabriel desempeñaron un importante papel en la formación de The Elders, que en la actualidad se considera una organización internacional no gubernamental, y desde entonces apoyan al grupo con su financiación.

En 1999, Branson también fundó el Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados (ICMEC), que está dedicado a encontrar niños desaparecidos y a detener la explotación infantil en todo el mundo. La madre de Branson es miembro fundador de la Junta de Directores del ICMEC.

Una de las mayores preocupaciones de Branson es el cambio climático. En el 2006, se comprometió a invertir 3.000 millones de dólares para abordar el calentamiento global durante el transcurso de la siguiente década.

En el 2008, celebró una sesión privada en la isla Necker junto a varias personalidades públicas, entre las que se incluían líderes mundiales, famosos y empresarios, para debatir sobre el calentamiento global y otros problemas climáticos.

En el 2009, fundó The Carbon War Room, una ONG y “think tank” destinado a encontrar soluciones de mercado para ayudar a combatir el cambio climático. The Carbon War Room está basada en la idea de Branson de que los empresarios desempeñan un papel clave en la combinación de inversión y técnicas comerciales con el fin de ayudar a desarrollar las tecnologías necesarias para crear una economía post-carbono.

RICHARD BRANSON Y LA MARIHUANA

Además de sus esfuerzos humanitarios, Branson también se dedica a concienciar sobre la legalización del cannabis. En 2011, integró la Comisión Global sobre Políticas de Drogas con ex dirigentes políticos y líderes culturales de América Latina, para lograr unas leyes más racionales en materia de drogas.

Richard branson y la marihuana

Branson ha compartido abiertamente su creencia de que el consumo de drogas es un problema de salud, no un delito. También ha admitido que consume cannabis con su hijo, y ha generado titulares por su maravilloso, aunque controvertido, consejo parental:

"Si van a fumar un porro, hazlo con ellos. No dejes que se escondan y lo hagan a solas", dijo en una cumbre en Chicago en el 2016. En el 2007, compartió los detalles de un viaje a Australia con su hijo.

Branson acompañó a su hijo en un año sabático, y ambos consumieron marihuana de forma ocasional y se "partieron de risa durante ocho horas". Hablando sobre este viaje en una entrevista, Branson admitió abiertamente que no hay nada malo en "fumar un canuto de forma ocasional".

En octubre del 2016, habló en la Nueva Cumbre Occidental de California, a la que asistieron miles de consumidores de marihuana medicinal y empresarios del cannabis para debatir sobre el futuro de la industria del cannabis.

Dirigiéndose a las multitudes a través de Skype desde la isla Necker, Branson compartió su creencia de que se deben legalizar las drogas, y puso a Portugal como ejemplo, ya que este país ha legalizado sustancias ilícitas como la marihuana, la cocaína y la heroína con el fin de reorientar los recursos para ayudar a los adictos a buscar tratamiento en lugar de encerrarlos en una celda.

Branson opina que la adopción de un sistema como el de Portugal permitiría que los países vuelvan a tener control sobre las drogas (en lugar de dejarlas en manos del "hampa"), y que los gobiernos pongan mayor énfasis en la salud pública y en la protección de las comunidades de todo el mundo.

También coqueteó con la idea de participar en la industria del cannabis él mismo, afirmando que ve el mercado de la marihuana como un mercado con un gran potencial y que puede hacer "mucho bien". Esta no fue la primera vez que Branson pensó en vender cannabis; en el 2001, dijo que preferiría vender hierba antes que tabaco; algo que considera una sustancia mucho más nociva.

Más recientemente, Branson instó a los granjeros de Nueva Zelanda a "cambiar las vacas por cannabis". Durante una visita a principios del 2017, Branson afirmó que Nueva Zelandia debería legalizar, cultivar, tasar y regular el cannabis en lugar de mantener su actual sistema, que puede resultar en una costosa multa o una pena de hasta 14 años de cárcel.

BRANSON Y LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS

Como miembro de la Comisión Mundial sobre Políticas de Drogas, Richard Branson ha criticado abiertamente la guerra contra las drogas como una forma sumamente perjudicial e ineficaz de controlar el consumo de drogas en todo el mundo.

Branson es famoso por expresar sus progresistas opiniones sobre políticas de drogas en su blog. En una entrada de marzo del 2016, instó a las Naciones Unidas para que finalmente "se pusieran serios" en cuanto a la política global de drogas.

“Comunidades de todo el mundo se han visto devastadas por décadas de una brutal, represiva y totalmente ineficaz guerra contra las drogas", escribió. "Las consecuencias de estas estrategias son un aumento de la violencia, el hacinamiento en prisiones y la corrupción generalizada. Presentada como una inversión para un futuro mejor, la guerra contra las drogas ha sido un épico y costoso fracaso", continuó, añadiendo que "necesitamos un nuevo curso de acción".

REFLEXIONES FINALES

Richard Branson, al igual que la mayoría de figuras públicas, tiene sus seguidores y detractores, los últimos de los cuales han atacado recientemente su incapacidad para cumplir su promesa para con el cambio climático.

Independientemente de nuestra opinión sobre Richard Branson, no podemos negar que su apoyo a la legalización del cannabis ayuda a legitimar las reivindicaciones de los activistas a escala global.