Marihuana y embarazo, ¿una buena idea?


Marihuana y embarazo, ¿una buena idea?

Somos conscientes de los riesgos de consumir alcohol y tabaco durante el embarazo. Pero, ¿existe algún riesgo al consumir cannabis durante el embarazo? Desafortunadamente, la investigación en este campo es escasa y tiene muchas limitaciones. Pero echemos un vistazo a algunos de los estudios sobre el consumo de cannabis y sus efectos, incluyendo análisis antiguos y revisiones más recientes.

CANNABIS Y EMBARAZO: UNA BREVE REVISIÓN DE LA LITERATURA

Al igual que ocurre con otros temas que exploran el consumo de cannabis y sus efectos en nuestro cuerpo, existen pocos estudios científicos sobre cómo el consumo materno de marihuana puede afectar al desarrollo de un niño (tanto en el útero como en la temprana infancia/adolescencia).

Los autores de The Informed Parent, un libro destinado a recopilar evidencia científica sobre todo tipo de temas, desde la lactancia materna y las vacunas hasta la marihuana, utilizan un total de 11 estudios que examinan los efectos del consumo de cannabis durante el embarazo.

Los estudios más recientes de la lista son de 2014, mientras que los más antiguos datan de los 90. Las investigaciones exploran tanto los defectos congénitos inmediatos asociados con el consumo del cannabis, como los efectos que pueden tener en el desarrollo posterior del niño.[1]

Hay algunos estudios más recientes en este campo que no han sido incluidos en la lista.

En 2016, por ejemplo, un equipo de investigación dirigido por la Dra. Shayna Conner, profesora asistente de obstetricia y ginecología de la Universidad de Washington, publicó una revisión sistemática y metaanálisis de los resultados neonatales adversos del consumo de cannabis materno.[2]

Otro estudio, publicado el mismo año en BMC of Pharmacology & Toxicology también exploró los efectos del cannabis en el desarrollo embriológico.[3]

El artículo más reciente sobre el embarazo y consumo de cannabis se publicó en marzo de 2017 en el Journal of Addiction Medicine y se centró en las tendencias del consumo de cannabis en mujeres embarazadas en relación a sus opiniones hacia la legalización y los posibles factores de riesgo.

CANNABIS Y EMBARAZO: ¿QUÉ NOS DICE LA CIENCIA?

Cannabis y embarazo: ¿qué nos dice la ciencia?

La corta lista de estudios sobre los efectos del consumo materno de cannabis ha producido resultados muy diversos.

Un puñado de estudios coinciden en que fumar durante el embarazo expone al feto a una variedad de riesgos.

Por ejemplo, en “La hierba no es siempre más verde: los efectos del cannabis en el desarrollo embriológico”, un estudio de 2016 publicado por un grupo de investigadores del centro médico de la Universidad de Georgetown, mostró que los síntomas del consumo de cannabis durante el embarazo, incluyen abortos espontáneos, malformaciones congénitas y trastornos del aprendizaje.

El estudio también afirma que algunos de los cannabinoides que son conocidos por inhibir el crecimiento celular (y por lo tanto, elogiados por su potencial en el tratamiento contra el cáncer), pueden obstaculizar el desarrollo del embrión, trabajando como inhibidores del crecimiento celular y restrictores de la motilidad celular, mientras que también provocan la apoptosis (muerte celular).

El autor escribe: “por los mismos mecanismos que los cannabinoides son prometedores en el campo del tratamiento del cáncer, son igualmente peligrosos para la viabilidad y salud de un embrión en desarrollo”.

Además, una revisión de la literatura sobre el consumo de cannabis y embarazo publicado en el Journal of Perinatology en 2014, llegó a conclusiones similares.[4]

Los autores de la revisión científica declaran que la evidencia actual sugiere que el consumo de cannabis puede tener efectos adversos en el desarrollo neurológico de un niño, tanto en la lactancia como en el embarazo.

Investigadores del centro médico y escuela de medicina de la Universidad de Pittsburgh también descubrieron que el consumo de cannabis durante el embarazo puede afectar a la capacidad cognitiva del menor en etapas posteriores de su vida.[5]

Los investigadores entrevistaron a mujeres preguntando sobre la frecuencia de su consumo de marihuana de los 4 a los 7 meses de embarazo, así como durante el parto. Sus hijos fueron evaluados con la escala de inteligencia Stanford-Binet mediante el método doble ciego.

El estudio descubrió que los niños nacidos de madres que habían fumado un porro al día o más en el primer trimestre de su embarazo, mostraron una disminución en su comprensión auditiva y lectora.

Los expertos también coinciden en que el THC, el principal compuesto activo del cannabis, puede atravesar fácilmente la placenta y permanecer en el cuerpo adulto hasta 30 días, lo que significa que podría potencialmente llegar al feto.

Investigaciones anteriores, también habían descubierto que los niveles de monóxido de carbono en la sangre después de fumar marihuana eran cinco veces más altos que los niveles después de fumar tabaco. Altos niveles de monóxido de carbono podrían impedir niveles adecuados de oxígeno en la sangre, lo que también podría afectar al feto.

Sin embargo, algunas investigaciones también sugieren que el consumo de cannabis durante el embarazo puede no ser tan malo como algunos de los estudios anteriores sugieren.

LIMITACIONES DE LA INVESTIGACIÓN ACTUAL

Todos los estudios científicos tienen sus limitaciones, y algunos ejemplos de lo que hemos visto anteriormente no son diferentes.

Hay dos irregularidades principales que afectan a los estudios sobre el embarazo y el consumo de cannabis.

En primer lugar, muchos consumidores de cannabis también fuman tabaco, que sabemos, puede tener graves efectos sobre la salud del feto/recién nacido y el desarrollo de un niño. Muchos de los estudios previos sobre el cannabis no tenían en cuenta el consumo de otras drogas como el tabaco y el alcohol, lo que significa que algunos de los efectos registrados pueden ser debidos no únicamente al consumo de cannabis.

En segundo lugar, muchos de los estudios se basan en pacientes que autoreportaron la frecuencia o cantidad de cannabis consumido cuando estaban embarazadas, en lugar de utilizar métodos de prueba objetivos. Esto es una gran limitación, ya que como otros estudios sugieren, la información proporcionada por los participantes a menudo no es exacta.

Una revisión de la literatura existente en 2016 por parte de la Dra. Shayna Conner y un equipo de investigadores trató de tener en cuenta estas cuestiones.[6]

La revisión combinó 31 estudios que abarcaron desde 1982 hasta 2015 y solo incluyó estudios de

cohorte observacional y estudios de casos y controles, en los que el equipo pudo separar los datos del consumo de marihuana del consumo de otras sustancias, incluido el tabaco.

Los estudios incluyeron un total de 7.851 mujeres que consumieron marihuana durante el embarazo y 124.687 que no lo hicieron. El consumo de marihuana fue autoreportado o establecido mediante pruebas objetivas de meconio, cordón umbilical, orina, saliva o sangre.

Antes de ajustarlos para el consumo de tabaco, los resultados del estudio son consistentes con los resultados de investigaciones anteriores: los nacimientos prematuros y el riesgo de bajo peso al nacer eran un 5% más altos entre las madres que fumaban cannabis durante su embarazo.

Sin embargo, estos resultados disminuyeron significativamente una vez que los investigadores ajustaron los resultados teniendo en cuenta el consumo de tabaco. Los resultados ajustados mostraron que el consumo de marihuana no conducía a un mayor riesgo de parto prematuro o bajo peso al nacer.

Es importante señalar que este estudio, una vez más, trabajaba con un tamaño de muestra extremadamente pequeño, especialmente una vez que los datos fueron ajustados para tener el cuenta el consumo de tabaco u otras sustancias. Esto hace extremadamente difícil sacar conclusiones sólidas de estos resultados.

POR LO TANTO, ¿LAS MUJERES EMBARAZADAS PUEDEN FUMAR CANNABIS?

Por lo tanto, ¿las mujeres embarazadas pueden fumar cannabis?Las contradicciones en los resultados de los estudios sobre este tema, hacen que sea difícil sacar una decisión clara sobre los efectos del uso materno de cannabis en los niños.

De cualquier manera, te sugerimos que no consumas cannabis durante el embarazo para minimizar cualquier resgo para ti o para tu hijo. Alternativamente, deberías valorar este tema con tu médico para conocer su opinión profesional.

De hecho, lo único que realmente se demuestra con certeza, es que existe una enorme falta de investigación en este campo, y que los estudios existentes hasta la fecha son demasiado limitados.

A medida que más lugares alrededor del mundo comienzan a legalizar el cannabis (tanto para fines recreativos como medicinales) y nuestra sociedad comienza a cambiar sus opiniones sobre la marihuana, este tema se hace cada vez más relevante y se necesita más investigación para confirmar cómo afecta a las madres y a sus hijos.

Nota: Este artículo está redactado con el máximo de cuidado y precaución. Dicho esto, ten en cuenta que no somos profesionales de la medicina. CannaConnection es un sitio web dedicado exclusivamente a proporcionar noticias e información. Su contenido no pretende reemplazar a los consejos, diagnósticos ni tratamientos médicos.

Referencias

  1. ^ The Informed Parent Book, Marijuana, recuperado November-26-2018
    Enlazar
  2. ^ NCBI, Maternal Marijuana Use and Adverse Neonatal Outcomes: A Systematic Review and Meta-analysis., recuperado November-26-2018
    Enlazar
  3. ^ NCBI, The grass isn’t always greener: The effects of cannabis on embryological development, recuperado November-26-2018
    Enlazar
  4. ^ Nature, Cannabis, the pregnant woman and her child: weeding out the myths, recuperado November-26-2018
    Enlazar
  5. ^ Jaacap, Prenatal Marijuana Exposure and Intelligence Test Performance at Age 6, recuperado November-26-2018
    Enlazar
  6. ^ NCBI, Maternal Marijuana Use and Adverse Neonatal Outcomes: A Systematic Review and Meta-analysis., recuperado November-26-2018
    Enlazar