¿Qué son los clubes sociales de cannabis y cómo funcionan?


¿Qué son los clubes sociales de cannabis y cómo funcionan?

La idea de establecer los clubes sociales de cannabis fue concebida por la organización sin ánimo de lucro ENCOD (acrónimo en inglés de “Coalición europea para una política de drogas justa y eficaz”), que trabaja para reformar la legislación sobre drogas en toda Europa.

Según la definición de la propia organización, “los clubes sociales de cannabis se han creado para proteger los derechos de los consumidores y productores de cannabis, así como para ayudar al establecimiento de políticas sobre el cannabis que beneficien a la sociedad en su conjunto”.

EL OBJETIVO DE LOS CLUBES SOCIALES DE CANNABIS

En otras palabras, los clubes sociales de cannabis son asociaciones de consumidores de cannabis que ayudan a sus miembros a cultivar y consumir cannabis de forma segura para su propio consumo personal. El club gestiona y controla una plantación de cannabis de alta calidad, así como su distribución entre los miembros del club.

Es importante entender que los clubes sociales de cannabis plantan solo para sus miembros y que, si no lo eres, no podrás obtener cannabis en ninguno de estos clubes. Así que podríamos decir que estos clubes sociales funcionan como círculos privados.

Otros requisitos habituales para el funcionamiento de estos clubes en los países donde operan son, precisamente, que no estén abiertos a todo el mundo y que, además, operen de forma más o menos discreta.

Asimismo, este modo semiprivado de cultivar y distribuir marihuana dentro del entorno del club lo hace también más seguro y transparente que tener que obtener producto en el mercado negro.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS CLUBES SOCIALES DE CANNABIS?

¿CÓMO FUNCIONAN LOS CLUBES SOCIALES DE CANNABIS?

Los clubes sociales de cannabis ofrecen la máxima transparencia a lo largo de todo el proceso, literalmente, desde que se plantan las semillas hasta que se procesa y supervisa el producto terminado. Estos clubes se estructuran como organizaciones sin ánimo de lucro financiadas gracias a las cuotas que pagan sus socios. Normalmente, estas cuotas de afiliación se determinan en base a la cantidad de cannabis que necesita cada socio, ya sea para su consumo con fines medicinales o recreativos.

De manera habitual, los miembros de los clubes sociales de cannabis no son meros consumidores de cannabis. La mayor parte de ellos están involucrados de forma activa en el club, bien participando en el cultivo, o bien en la distribución, o incluso en ambos procesos.

- En los clubes sociales de cannabis, el suministro depende de la demanda

Es poco probable que un club social de cannabis plante más cannabis del que precisen sus miembros. La oferta está relacionada con la demanda, y no al contrario. No obstante, esto no debería suponer nunca un problema, puesto que se conoce de antemano la demanda de cannabis de cada usuario del club. Así la asociación puede producir las cantidades necesarias para cada uno de los miembros.

- Los clubes sociales de cannabis son asociaciones sin ánimo de lucro

Los clubes sociales de cannabis son asociaciones sin ánimo de lucro y, si en algún momento se produce algún beneficio económico, este se usará exclusivamente para promover los objetivos de la asociación. Pese a que este es el objetivo principal de los clubes, junto al de cultivar y distribuir, en ocasiones también tratan de crear oportunidades laborales y producir bienes y servicios relacionados con su actividad. Por supuesto, todas estas actividades deben situarse dentro del marco legal.

- Los clubes sociales de cannabis ofrecen transparencia

Aunque debido a su naturaleza los clubes sociales de cannabis tengan a veces un carácter privado, siguen siendo asociaciones registradas legalmente. Por lo tanto, su ordenación interna se estructura en torno al órgano responsable de la toma de decisiones, en el que cada miembro del club cuenta con un voto: la asamblea general anual.

Al igual que otras asociaciones oficiales y legales, los clubes sociales de cannabis deben informar de sus actividades y gastos por escrito en la asamblea general anual. Esto significa, en la práctica, que los clubes deben mantener un registro de sus actividades para que puedan comprobarlas sus miembros, otros clubes o las autoridades. Como miembro, no debes temer por tu privacidad, ya que los datos de la inscripción y los de la producción siempre se conservan de forma anónima.

- Los clubes sociales de cannabis se preocupan por la salud

La salud de los miembros y del público en general es de vital importancia para los clubes sociales de cannabis. Para el cultivo de cannabis, tratarán de cultivarlo por medios orgánicos, sin tener que emplear pesticidas o sustancias químicas potencialmente dañinas. De forma similar, los clubes tratan de educar sobre usos del cannabis que pudieran generar problemas. El consumo seguro y responsable es una de las prioridades más importantes de los clubes sociales de cannabis.

- Los clubes sociales de cannabis siempre están abiertos al diálogo con las autoridades

En contraposición a lo que suele ocurrir en el mercado negro, los clubes sociales de cannabis siempre promueven y fomentan el diálogo constructivo con las autoridades.

LA HISTORIA DE LOS CLUBES SOCIALES DE CANNABIS

El primer club social de cannabis moderno abrió sus puertas en 2005 bajo la forma de organización no gubernamental ENCOD. ENCOD considera a los clubes como una forma legal de producir y distribuir el cannabis. Entre los principios que rigen estos clubes, se determina que únicamente se pueden ordenar como organizaciones sin ánimo de lucro, y que la producción de cannabis que lleven a cabo solo podrá cubrir las necesidades personales de sus miembros.

¿EN QUÉ PAÍSES EXISTEN LOS CLUBES SOCIALES DE CANNABIS?

La mayor parte de los clubes sociales de cannabis se encuentran en España y Francia, si bien también los podemos encontrar en los Países Bajos, Bélgica, Alemania, Austria, Eslovenia y Nueva Zelanda. Actualmente se están desarrollando pruebas piloto para su establecimiento en Suiza y el Reino Unido.

¿QUIÉN CULTIVA LA MARIHUANA DE LOS CLUBES SOCIALES DE CANNABIS?

¿QUIÉN CULTIVA LA MARIHUANA DE LOS CLUBES SOCIALES DE CANNABIS?

La marihuana de los clubes sociales de cannabis se cultiva de manera colectiva. Normalmente, el club seleccionará a un grupo de miembros para que cultiven las plantas. Es habitual que los miembros encargados de la plantación del club tengan experiencia previa con cultivos de interior y exterior. Durante la época de la cosecha, otros miembros también podrán colaborar con la recogida y el envasado.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE UN CLUB SOCIAL DE CANNABIS?

Los clubs sociales de cannabis tienen muchas ventajas, pero la mayor de ellas es que proporcionan seguridad, ya que evitan la necesidad de tener que obtener el cannabis en el mercado negro. Que todo el proceso, desde la plantación hasta la cosecha, esté supervisado por el club, se traduce en la ausencia de problemas en cuanto a producto insuficiente, pobre, de baja calidad o demasiado caro. La mayoría de los clubes también generan empleo y ofrecen una gran variedad de bienes y servicios, y todo ello de manera estrictamente legal.

Tampoco podemos obviar los beneficios de cariz social de estos clubes, puesto que recomiendan y educan a sus miembros y al público en general acerca del consumo seguro de cannabis.

¿PUEDE CONVERTIRSE EN MIEMBRO CUALQUIER PERSONA?

Los requisitos para convertirse en miembro de un club social de cannabis pueden variar en ocasiones, por lo que expondremos el ejemplo de un club de Barcelona.

En muchos casos no podrás registrarte sin más y exigir que un club te afilie a menos que otro miembro te recomiende. Si bien esta es la mejor manera de proceder, no permitas que no conocer a alguien que ya forma parte de un club de tu zona te eche para atrás.

Algunos clubes de cannabis disponen de páginas web con información sobre requisitos específicos si quieres formar parte de los mismos, y muchos proporcionan un formulario online para solicitar la inscripción. Por tanto, es una buena idea comprobar primero en internet el club o los clubs que se encuentran cerca de donde vives. Hoy en día muchos clubes tienen páginas de Facebook desde las que podrás solicitar una invitación simplemente enviándoles un mensaje.

La mayoría de los clubes sociales de cannabis tienen una política estricta por la que no aceptan “invitados”, por lo que, si acudes a ellos, ten en cuenta que nadie te podrá acompañar, a menos que sea ya socio o vaya a inscribirse.

La cuota también suele variar, dependiendo de la calidad del club. Los asociaciones de Barcelona cobran una contribución de entre 20 y 50€ al año.

Ten en cuenta que siempre debes llevar contigo tu documento de identificación personal al visitar un club social de cannabis.

¿SON LEGALES?

Como todo lo relacionado con la legislación del cannabis, las respuestas en esta sección no son concluyentes y están sujetas a interpretación, al moverse en un terreno pantanoso. Si bien hoy en día hay más de 500 clubes en España, y varios tribunales han defendido la legalidad de estas asociaciones, por ejemplo, el presidente de uno de los clubes más antiguos está actualmente siendo procesado por vías judiciales y ha sido acusado de tráfico de drogas.

De la misma forma, las leyes que tienen que ver con el cannabis pueden cambiar muy rápidamente, por eso, lo que ayer era legal (o ilegal), podría no serlo al mes siguiente.

En otros países, la situación no es mucho mejor, sino directamente peor. Aquellos interesados en fundar un club de cannabis en el Reino Unido, por ejemplo, se encuentran con situaciones ridículas porque establecer el club es totalmente legal, pero cultivar y distribuir el cannabis, no. Esto, como es lógico, da lugar a diversos problemas. Por otro lado, actualmente se están llevando a cabo todo tipo de medidas para que se puedan establecer clubes sociales de cannabis en el Reino Unido, pero los que ya operan están sometidos a una estricta vigilancia.

CÓMO FUNDAR UN CLUB SOCIAL DE CANNABIS

Cómo fundar un club social de cannabis

Establecer un club social de cannabis no difiere mucho de lo necesario para fundar cualquier otro tipo de asociación oficial. Existe una serie de pautas y recomendaciones que se deberían seguir para que todo salga bien desde el principio. La ENCOD, la organización encargada de los clubes sociales de cannabis en Europa, ha resumido el proceso para ayudarte a poner en marcha un club de cannabis. Veamos a continuación las reglas generales para establecer un club social de cannabis.

- Crear una conciencia pública de tu intención

El primer paso consiste en crear una conciencia pública de tus intenciones de crear un club, dando a conocer tus planes. Esto no se puede llevar a cabo entregando unos folletos, sino que debes llevar a cabo una presentación profesional y pública de tus intenciones y a la que acudan medios de comunicación locales.

En esta presentación inicial frente a la prensa deberás subrayar el objetivo de tu empresa, así como lo que deseas que logre el club, es decir, la creación de un entorno seguro y responsable para que los adultos puedan consumir cannabis sin los riesgos y los peligros de acudir al mercado negro ilegal. En otras palabras, debes destacar la buena intención de lo que esperas conseguir al fundar el club, dejando este punto bien claro.

Para aumentar tus opciones de ser escuchado y de que tu club sea aceptado tarde o temprano, puede ser una buena idea contar con el apoyo de una figura pública. Con esto conseguirás al menos dos objetivos: que los medios cubran tu acto, y que haya menos posibilidades de que se produzca una persecución legal.

Lo inteligente es ser paciente y esperar un tiempo tras esta aparición pública ante la prensa local. Si todo ha quedado claro (es decir, nadie va a procesarte por la iniciativa de fundar el club), podrás continuar con el siguiente punto: ¡crear tu club social de cannabis!

- Crear el club social de cannabis

Tras haber mostrado públicamente tus intenciones en la presentación, viene lo bueno. Y es que ahora estás tratando de formar un club social de cannabis, ¡de forma oficial! Para llevarlo a cabo, deberás crear un comité ejecutivo que se encargue de dirigir el club. Como en cualquier otro tipo de club, esto significa que hace falta un presidente, un secretario y un tesorero.

Cuando todo esto esté listo, el siguiente punto en la lista consiste en redactar unos estatutos para el club. Los estatutos deben incluir el propósito del club, y no deberían malinterpretarse respecto a si el cannabis se produce o distribuye de forma ilegal. No dudes en implicarte con tu club para hacer investigaciones sobre la marihuana, como por ejemplo la mejor forma de cultivarla de manera orgánica. Si necesitas ayuda con este punto, puedes obtener unas buenas plantillas para estatutos que ya se han empleado para crear de forma satisfactoria muchos clubes a través de ENCOD.

Registra y aprueba con las autoridades los estatutos de tu club de cannabis, ya que esto garantiza la transparencia en la asociación.

Ahora que has cumplido todos estos requisitos previos, ¡ya puedes comenzar a aceptar miembros! Pero ten cuidado llegado a este punto. Acepta únicamente como miembros a personas que están familiarizadas con el consumo de cannabis y que lo practican de forma habitual. Nunca está de más contar con usuarios habituales de cannabis medicinal, pero asegúrate de que el consumo de cannabis no perjudicará el estado de sus enfermedades.

Entendemos que probablemente quieras aceptar a todo el mundo, pero piensa que de esa forma el club se metería en problemas legales, y lo último que tú y los miembros queréis que suceda es que os veáis obligados a cerrar.

El disponer de un cierto número de miembros generará una demanda, y eso significa ¡que es hora de comenzar a cultivar! Escoge preferiblemente un terreno privado y, a poder ser, que no esté a la vista de todo el mundo.

Tu club no solo tiene que plantar hierba para un montón de miembros, sino que además querrás hacerlo lo mejor posible. Cultiva de forma orgánica y con la calidad como objetivo primordial. También deberías plantar una gran variedad de cepas de manera que cubras las necesidades de todos los miembros.

Un aspecto importante y que sorprendentemente se pasa por alto a menudo: lleva contigo documentos que demuestren tu afiliación legal al club en todo momento y cuando realices actividades del club. Nunca sabes cuándo podrían detener a alguien, y en ese momento será de vital importancia tener esos documentos a mano.

Esto es especialmente importante para todos los que estén involucrados de forma activa en los procesos de cultivo, cosecha y distribución. No hace falta recordar que la distribución y el consumo solo se pueden llevar a cabo dentro del club.

- Organización profesional del club

En los inicios de tu club probablemente no cuentes con muchos miembros, y las cosas irán bien y sin demasiados problemas. Pero tu afiliación crecerá pasado un tiempo, y a lo grande cuando se corra la voz. Normalmente, más miembros se traducirán en más trabajo y problemas logísticos.

En ese momento deberías considerar “profesionalizar” tu club. Esta profesionalización se puede llevar a cabo de varias formas. Por ejemplo, llegados a un cierto punto, quizás tu club se plantee cultivar una cantidad considerable de cannabis, así que una única plantación probablemente ya no sea suficiente.

Más adelante quizás también quieras establecer ciertas pautas para que tus miembros lleven a cabo la distribución de tu “producto” a otros no miembros. Pero seguro que estas indicaciones podrían cubrir muchas otras cosas.

Si tu club produce beneficios en alguna ocasión, reinviértelos en la asociación de forma inteligente. Podrías emplear el dinero para mejorar las instalaciones, o aprovechar esta ganancia para ofrecer cuotas de socio a precios con descuento.

Conserva siempre un registro de tus actividades y del gasto de tu club social de cannabis. Si conservas el papeleo y la documentación de todo, será más sencillo demostrar tus buenas intenciones y la transparencia que caracterizan al club social de cannabis del que eres orgulloso fundador.