La diferencia entre aceite de CBD y aceite de cannabis


La diferencia entre aceite de CBD y aceite de cannabis

Cuando se investiga sobre el cannabis, enseguida te das cuenta de que se trata de una planta compleja. La hierba está cargada de una gran variedad de moléculas que proporcionan efectos diferentes. La planta produce una familia única de compuestos químicos conocidos como cannabinoides. Se han identificado más de 100, y la mayoría de los que se han estudiado muestran potencial medicinal. Los dos principales cannabinoides que se encuentran en la mayoría de los tipos de cannabis son el THC (la molécula psicotrópica que produce el efecto de subidón) y el CBD, una molécula no psicotrópica asociada a múltiples beneficios para la salud.

En el mercado actual hay productos donde aparece el nombre de "aceite de CBD" y "aceite de cannabis", ¿cuál es la diferencia real entre los dos? Para empezar, vamos a proporcionar información un poco más detallada.

El CBD VIENE DEL CANNABIS, PERO EL CANNABIS NO ES CBD

El cannabis casi siempre está asociado con el efecto producido por los derivados de la planta con contenido elevado de THC. Este cannabinoide se une a los receptores CB1 en el sistema nervioso central, induciendo unos efectos psicológicos y fisiológicos extraordinarios. Por el contrario, el CBD no se une a estos receptores y, en su lugar, toma una ruta más indirecta.

Para beneficiarse del CBD sin el efecto que induce el THC, el cannabinoide puede extraerse de la planta de cannabis y hacer concentrados con él. Sin embargo, las cepas de marihuana que se producen en el mercado con fines recreativos normalmente no contienen suficiente CBD como para que este proceso valga la pena, por lo que se utiliza cáñamo industrial, que es un tipo de cannabis criado para contener niveles insignificantes de THC y niveles elevados de CBD. Esto también hace que los productos de CBD derivados del cáñamo sean legales en toda Europa, América del Norte y muchas otras partes del mundo.

Por otro lado, las plantas de cannabis orientadas al consumo recreativo pueden usarse para crear un extracto rico en THC y CBD; sin embargo, el producto resultante se considera aceite de cannabis, no aceite de CBD.

Vamos a ir un poco más allá.

¿Qué es el aceite de CBD?

La diferencia entre aceite de cbd y aceite de cannabis

Lo que diferencia al aceite de CBD del aceite de cannabis es el contenido de THC. El aceite de CBD está derivado principalmente del cáñamo industrial regulado y, por lo tanto, contiene solo trazas de THC (menos del 0,3% en los Estados Unidos). Estas cantidades mínimas de la molécula psicotrópica aseguran que consumir aceite de CBD, incluso en grandes cantidades, no coloca.

Los productos de CBD ya se pueden encontrar en casi todas partes, incluso en herbolarios y algunos supermercados. Esto se debe a que el CBD es legal en muchos mercados de occidente debido a su buen perfil de seguridad y la falta de cualidades capaces de alterar la mente. Esta legalidad, que genera avances en la investigación científica, es la razón por la que el CBD se ha convertido en un fenómeno tan extendido.

¿POR QUÉ CONSUMIR ACEITE DE CBD?

Los estudios han descubierto que entre los efectos del CBD están los antiinflamatorios, antioxidantes, neuroprotectores y anticonvulsivos.

Se cree que el cannabinoide logra estos efectos a través de múltiples mecanismos. El CBD interactúa con el sistema endocannabinoide, un sistema modulador del cuerpo que influye en muchas funciones fisiológicas, como el apetito, el estado de ánimo, el metabolismo y la inmunidad.

Algunas personas consumen aceite de CBD para controlar los síntomas de afecciones inflamatorias como la enfermedad de Crohn y otros trastornos en los que hay inflamación intestinal. La investigación ha demostrado que el CBD tiene el potencial de tratar enfermedades inflamatorias del intestino. 

Los atletas y las personas activas también están recurriendo al aceite de CBD para ayudar a reducir la inflamación y el dolor muscular después de períodos de ejercicio.

La ansiedad y el estado de ánimo también forman parte de la larga lista de afecciones en las que el aceite de CBD podría ayudar. El cannabinoide ejerce muchas propiedades terapéuticas actuando sobre el sistema nervioso central. Las pruebas también sugieren que el CBD podría ser beneficioso en casos de TOC y TEPT. Debido a que el aceite de CBD no es psicotrópico, da la posibilidad a los consumidores de dosificar la ingesta durante todo el día sin ninguna obstrucción mental.

La mayoría de los aceites de CBD comerciales de primera calidad son fórmulas de espectro completo. Esto significa que contienen otras moléculas de la planta de cáñamo, como los terpenos, que presentan sus propias propiedades terapéuticas. Se ha demostrado que los terpenos actúan de forma sinérgica con el CBD y que pueden mejorar algunas de las acciones medicinales de la molécula. Este mecanismo sinérgico se conoce como efecto séquito.

DIFERENTES TIPOS DE ACEITE DE CBD

Los aceites de CBD que ofrece el mercado se pueden dividir en dos categorías principales: crudo y purificado. Los productos disponibles en forma cruda son de color verde-marrón. Estos extractos contienen CBD y terpenos, pero también clorofila, ceras y lípidos, lo que reduce la concentración de CBD en cada dosis y da como resultado una consistencia líquida no uniforme.

La segunda categoría es el aceite de CBD purificado de "calidad dorada". Esta diferencia de color se debe a un proceso conocido como "winterización", que elimina la clorofila, las ceras y los lípidos, dejando un producto final reluciente.

¿QUÉ ES EL ACEITE DE CANNABIS?

La diferencia entre aceite de cbd y aceite de cannabis

El aceite de cannabis está hecho a partir de cepas de cannabis con contenido elevado de THC. Es decir, prácticamente cualquier variedad de cannabis con un nivel de THC capaz de provocar efectos que alteren la mente. Aunque el aceite de cannabis también puede contener en algunos casos niveles elevados de CBD, si supera el umbral legal de 0,3% de THC, o si se deriva de cepas de cannabis orientadas al consumo recreativo, no es aceite de CBD.

El aceite de cannabis es ilegal en muchos países, incluida la mayoría de los países europeos. La presencia de THC hace que el aceite de cannabis sea una sustancia ilícita a los ojos de la ley, y la producción y posesión son delitos penales.

¿POR QUÉ CONSUMIR ACEITE DE CANNABIS?

A pesar de lo que dice la ley, la ciencia ofrece una imagen muy diferente. Está claro que el aceite de cannabis es psicotrópico, pero el THC ofrece algunas propiedades realmente medicinales. Esta es la razón por la que algunas regiones, incluidos muchos estados de los Estados Unidos, están legalizando y despenalizando el THC. Algunos consumidores prefieren el aceite de cannabis para tratar sus síntomas precisamente por el efecto psicotrópico. El subidón puede proporcionar en algunas personas un remedio muy potente para el estado de ánimo bajo, el insomnio y el estrés.

El THC también ejerce efectos contra las náuseas y puede abrir el apetito, lo que lo hace extremadamente útil para las personas que experimentan los efectos secundarios de medicamentos como la quimioterapia. El cannabinoide puede reducir el dolor en cierta medida, pero curiosamente funciona de manera más efectiva si se administra junto al CBD.

DIFERENTES TIPOS DE ACEITE DE CANNABIS

Dependiendo de dónde vivas, el aceite de cannabis puede ser difícil de encontrar. Muchos consumidores elaboran su propia versión en casa utilizando métodos de extracción a base de alcohol o aceite. Estas fórmulas pueden ser ricas en THC y CBD, o simplemente ricas en THC. También pueden retener algunos de los terpenos y otras moléculas, aunque no de manera tan eficaz como los métodos comerciales como la extracción con CO₂. Un problema importante con la extracción casera es la graduación. Los consumidores no suelen tener la oportunidad de analizar las cantidades y el contenido exactos del aceite que elaboran, mientras que muchos aceites de CBD de primera calidad están sujetos a pruebas de laboratorio.

ACEITE DE CBD FRENTE A ACEITE DE CANNABIS: CONCLUSIÓN

El efecto que induce el aceite de cannabis hace que sea difícil seguir con tus tareas diarias como de costumbre. Aquí es donde el aceite de CBD es más interesante para quienes quieren incluir cannabinoides en su rutina de suplementos. De esta manera, el aceite de CBD puede abordar muchos de los problemas que aborda el aceite de cannabis, sin interrumpir la función psicológica. El aceite de CBD de Cibdol saca partido del "enfoque suizo" concentrado en la pureza, comenzando con cáñamo orgánico y terminando con pruebas de terceros que verifican el contenido de cada lote. Independientemente de lo que estés buscando en concreto, ahora ya tienes la información para navegar por el mar de productos de CBD que tienes a tu disposición.