3 ventajas de las semillas de marihuana regulares vs. feminizadas


3 ventajas de las semillas de marihuana regulares vs. feminizadas

Antiguamente, la única forma de cultivar cannabis a partir de semillas era con semillas "regulares". Como dicta la madre naturaleza. De cada semilla se obtenía una planta macho o hembra. Pero la mayoría de los cultivadores cultivan cannabis con el fin de cosechar cogollos para fumar, por lo que sólo les interesan las plantas femeninas. Por este motivo se desarrollaron las semillas feminizadas.

Cuando cultivas semillas feminizadas, sabes que solamente vas a obtener plantas hembra, lo que te ahorra una enorme cantidad de trabajo innecesario. Todas las plantas serán hembras, en lugar de la lotería genética de macho/hembra.

Desde la aparición de las semillas feminizadas en 1998, los cultivadores se han vuelto locos por ellas, y muchos bancos de semillas se han transformado hasta el punto de que la mayoría ya no vende ninguna semilla regular. El mercado europeo de semillas en la actualidad está compuesto por un 95% de cultivadores que emplean semillas feminizadas.

Con un enfoque (comercial) tan grande en las semillas feminizadas, es fácil olvidarse de que las regulares son vitales para la creación y conservación de los diversos patrimonios genéticos del cannabis. Es muy importante que bancos de semillas y criadores asuman su responsabilidad y sigan ofreciendo semillas regulares a la comunidad del cannabis.

¿Cuáles son las ventajas de las semillas regulares?

FENOTIPOS

Para algunos, esto es de lo que trata el cultivo, encontrar un fenotipo extraordinario de entre una gran selección. Cultivando semillas regulares, te aseguras de que la planta exprese su linaje completo. Cuando se producen semillas feminizadas, se elige un fenotipo y se usa el polen revertido para conservar la nueva generación de plantones.

Con las semillas regulares, se puede encontrar un fenotipo genéticamente intacto, que sea completamente diferente y una planta que merezca la pena mantener en tu cuarto de cultivo.

CREA TU PROPIA VARIEDAD

Antes de que surgieran las semillas feminizadas, muchos cultivadores de la vieja escuela aprovechaban la oportunidad de criar plantas macho y hembra para mejorar los rasgos de sus variedades. Puedes comenzar un sencillo proyecto de cría a pequeña escala bastante sencillo, ya que el objetivo no es el valor comercial, sino crear tus propias variedades. Tras una temporada de cría a base de esquejes y plantas macho, tendrás variedades espectaculares.

VARIEDADES DE LA VIEJA ESCUELA

Algunas de las mejores variedades de la vieja escuela nunca llegaron al mercado feminizado, por lo que con el tiempo han caído en el olvido. Hay ciertas joyas anteriores a los 90 que no están disponibles en versión feminizada. Merece la pena investigar distintas variedades y criadores antes de hacer tu próxima compra.

Lo bonito de la vida es la variedad, y desarrollar el hábito de catalogar tus semillas de cannabis junto con sus rasgos, patrón de crecimiento, desarrollo de hojas y tallos, aroma, rendimientos, resistencia a las plagas, perfil de terpenos, y ratio de THC y CBD, es lo que llevará tu cultivo al siguiente nivel. ¡Sobre todo cuando empieces a crear tus propias variedades de marihuana híbridas!