¿En qué se diferencian las plantas de cannabis macho y hembra?


¿En qué se diferencian las plantas de cannabis macho y hembra?

Si no estás muy familiarizado/a con el cultivo de marihuana, podrías pensar que todas las plantas son iguales en general. Y aunque esto sea verdad en cierto sentido, ya que son miembros de la misma especie, la cosa se complica si tenemos en cuenta el sexo de las plantas. Así que veamos las diferencias entre las plantas de cannabis masculinas y femeninas.

Al principio del proceso de cultivo, ambas plantas parecen similares, pero a medida que vayan creciendo notarás algunas diferencias. Es fundamental detectar estas diferencias entre machos y hembras de forma temprana, ya que podrían surgir problemas si dejas que los machos y hembras crezcan cerca los unos de los otros.

EL SEXO DE LAS PLANTAS DE CANNABIS: ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE SER UNA ESPECIE DIOICA?

Ya hemos mencionado que hay plantas de cannabis macho y hembra, pero todavía tenemos que explicar el porqué. Al fin y al cabo, no todas las especies vegetales tienen plantas macho y hembra, entonces ¿por qué es así con la marihuana?

Bueno, al igual que la dinámica de otras especies, las plantas macho y hembra están diseñadas biológicamente para reproducirse entre sí, produciendo una genética más refinada y robusta que garantice la continuidad de la especie.

Para ser más concretos, cuando las plantas de cannabis pueden compartir su genética mediante la reproducción, su descendencia tendrá más posibilidades de resistir a ciertos patógenos, enfermedades y otros factores perjudiciales del entorno. A su vez, cuando esas plantas con resistencias se reproduzcan, las semillas resultantes serán mucho más optimizadas.

Si preguntas a los criadores de marihuana, verás que este proceso de reproducción no solo es beneficioso para garantizar la supervivencia de la especie. Si un criador observa dos variedades de cannabis con ciertos rasgos deseables, puede cruzar un macho y una hembra de cada cepa, sembrar las semillas resultantes, ¡y disfrutar de una variedad completamente nueva!

Por ejemplo, puedes seleccionar una cepa por ser muy productiva, y cruzarla con otra variedad conocida por su alto contenido de THC. Entonces, podrías cruzar la variedad resultante con una cepa resistente al moho, para aumentar la resistencia de las generaciones futuras. El resultado podría no ser exactamente el esperado en cada ocasión, pero para encontrar el resultado perfecto solo hay que experimentar un poco.

CÓMO IDENTIFICAR LAS PLANTAS DE CANNABIS HEMBRA

PLANTS DE CANNABIS FEMELLES

Ahora que tenemos una idea más clara de por qué existen las plantas de cannabis masculinas y femeninas, el siguiente paso es saber identificar el sexo de cada planta. Para empezar, nos centraremos en las hembras, que son las que nos ofrecen los sabrosos cogollos para fumar.

Al principio del ciclo de cultivo puede ser difícil determinar el sexo de las plantas. Las hembras empezarán a mostrarse cuando hayan pasado entre 3 y 6 semanas de la fase vegetativa, desarrollando unos pequeños pelos en los nudos de los tallos. Estos pelillos se conocen como pistilos y sirven como los "brazos" del cáliz, que es el principal órgano sexual femenino de las plantas de cannabis.

Con esta explicación, también podemos comentar cómo se reproducen exactamente las plantas de cannabis. A medida que las plantas maduran, los machos desarrollan unos saquitos de polen que se abren y esparcen el polen a través del aire hacia las hembras de los alrededores.

Los pistilos desplegados de las hembras atraparán el polen y enviarán la información genética a los cálices. Entonces, la energía que estaban destinando (o iban a destinar) a la producción de resina se destinará a la producción de semillas.

En lo que respecta a la planta hembra, su único trabajo era capturar el polen y una vez hecho no se molestará en producir muchos más tricomas. Ese cambio de energía dará lugar a una cosecha de semillas, en lugar de una cosecha de cogollos.

Pero, ¿qué pasa si no hay plantas macho alrededor? Cuando una hembra entra en la fase de floración, si no hay polen presente dedicará toda su energía a producir flores más grandes, con la esperanza de entrar en contacto con un poco de polen. Y, finalmente, puede que no capture nada de polen, pero cautivará tu corazón con una gran cantidad de cogollos resinosos.

CÓMO IDENTIFICAR LAS PLANTAS DE CANNABIS MACHO

Entonces, si las plantas de cannabis hembra pueden reconocerse por sus estigmas que atrapan el polen, ¿cómo puede distinguirse un macho? Ya lo hemos insinuado antes, pero la principal señal es la formación de unos saquitos de polen. Las preflores masculinas se comportan exactamente como las femeninas: se forman durante la fase de prefloración y parecen pequeños bultitos verdes situados en los nudos.

Al principio pueden parecer inofensivos, pero si quieres lograr la mayor cosecha posible de tus hembras, la liberación del polen contenido en estos sacos puede suponer un desastre para tu cosecha. Pero, realmente, los sacos de polen son muy útiles para la cría de plantas de cannabis. Como hemos comentado, cuando las plantas femeninas reciben el polen, lo consideran como una señal de que no deben producir más tricomas, y en lugar de ello destinarán toda esa energía a producir semillas que incluyan la genética de las plantas masculinas.

¿CUÁNDO PRODUCEN POLEN LAS PLANTAS DE CANNABIS MACHO?

PLANTAS DE MARIHUANA MACHO

Pero, ¿cuándo sabe un macho que es el momento de liberar su polen? ¿Hay un momento determinado en que sienten que están listos para empezar a reproducirse?

No exactamente. No es inusual que los sacos de polen puedan abrirse tan pronto como en la fase vegetativa tardía, por lo que es crucial vigilar las preflores en cuanto empiecen a formarse. El tiempo requerido para que los sacos se abran totalmente y esparzan su polen no es una ciencia exacta. Pero, si no quieres producir semillas, es mejor actuar cuanto antes para garantizar una cosecha de alta calidad y libre de semillas.

En general, si quieres asegurarte de que los machos no se reproduzcan con las hembras, debes identificar y eliminar las plantas macho en cuanto aparezcan los sacos de polen. No hay por qué esperar a que los sacos maduren o estén a punto de reventar; saca los machos de la tierra y aléjalos de las hembras en cuanto observes que se están formando esos molestos sacos.

¿QUÉ PUEDES HACER CON LAS PLANTAS DE CANNABIS MACHO?

Una vez hayas sacado los machos del espacio de cultivo, ¿qué pasa ahora? Has pasado todo este tiempo cultivando y cuidando estas plantas, y sería una pena tener que tirarlas. Por suerte, hay algunas formas muy sencillas de usar las plantas de cannabis macho, más allá de usarlas para la cría.

¿Te apetecen unos comestibles? La diminuta cantidad de tricomas que hay sobre la superficie de las flores masculinas puede usarse para hacer unos comestibles suaves, pero deliciosos. Las hojas pueden añadirse a una ensalada. Las fibras también pueden utilizarse para hacer cuerda o cordel, siendo una alternativa barata y eficaz a los materiales convencionales.

¿DEBERÍAS CULTIVAR PLANTAS DE CANNABIS MACHO O HEMBRA?

Con todo esto en mente, surge una pregunta: ¿deberías cultivar plantas de cannabis masculinas, plantas femeninas o ambas? Bueno, depende de lo que quieras lograr. Si solo las necesitas como fuente de fibra o cultivo asociado, y no quieres cogollos, algunas plantas masculinas te irán bien.

Si estás intentando criar nuevas variedades de marihuana y experimentar con diferentes combinaciones genéticas, entonces necesitarás tanto plantas masculinas como femeninas. Para ello, puedes usar un paquete de semillas de cannabis regulares (no feminizadas), ya que en general contendrá ambos sexos biológicos casi en la misma proporción.

Sin embargo, si tu principal objetivo es obtener la mayor cantidad posible de cogollos de máxima calidad, tendrás que asegurarte de cultivar exclusivamente plantas femeninas. En este caso, también puedes usar semillas regulares, aunque tendrás que identificar y eliminar los machos, como hemos comentado antes.

O también puedes gastar un poco más de dinero en semillas feminizadas, que ofrecen una garantía de alrededor del 99% de producir plantas hembras. Así, podrás cultivar unos cogollos excelentes, ¡sin tener que preocuparte!