Diferencias entre marihuana macho y hembra


Diferencias entre marihuana macho y hembra

Las plantas de marihuana son principalmente macho o hembra, aunque también pueden ser hermafroditas. El cannabis es una planta dioica, es decir, tanto machos como hembra producen flores.

Cada sexo tiene diferentes características que permiten que los cultivadores las distingan. Es importante saber cómo identificar cada género en función del resultado que se busque, ya sean grandes cogollos resinosos o semillas y potencial reproductivo.

Las plantas de marihuana comienzan a mostrar rasgos de género en las dos primeras semanas de su período de floración, y alcanzan su madurez sexual seis u ocho semanas después de la germinación. En ese momento, la identidad de cada sexo será visible en los entrenudos de las ramas.

Las variedades Indicas y Sativas puras comienzan a florecer cuando las noches empiezan a alargarse, o se acorta el fotoperiodo. Si una planta tiene genes autoflorecientes, el tiempo será el factor determinante, en lugar de la luz.

CÓMO DIFEENCIAR LAS PLANTAS DE MARIHUANA HEMBRA

PLANTAS DE MARIHUANA HEMBRA

Las plantas de marihuana hembra son las que prefieren la mayoría de cultivadores que buscan cogollos grandes y jugosos para fumar, preparar medicamentos o vender. Esto es debido a que las flores hembras están recubiertas de una gruesa capa de resina rica en cannabinoides, que es lo que determina su potencial medicinal o recreativo. Esta resina es producida por unas glándulas en forma de hongos llamadas tricomas, que son fábricas de cannabinoides.

Además de tener un claro uso para el ser humano, esta sustancia resinosa es muy importante para la reproducción y evolución de la propia planta, ya que permite que las hembra capturen el polen de las macho, lo que resulta en su fertilización. Una vez fertilizada, la planta hembra desarrollará semillas, garantizando así la supervivencia de la especie y proporcionando a los cultivadores la posibilidad del cultivo y la cría.

Sin embargo, la razón más importante para conocer el sexo de una planta en una fase temprana, es distinguir a las machos y eliminarlas del entorno de cultivo. Esto es lo que hacen los cultivadores que desean optimizar la calidad y cantidad de su producción. Si las plantas hembra se mantienen alejadas del polen que producen sus compañeras macho, generarán más resina en un desesperado intento de capturar el polen y ser fertilizadas. Si no encuentran polen, desarrollarán flores recubiertas de una densa capa de tricomas. Esto se debe a que utilizan los recursos disponibles para la producción de resina en lugar de para producir semillas.

Un cultivador entrevistado en el documental Botany of Desire, basado en el libro de Michael Pollan, describe este escenario a la perfección: "En realidad, lo que estamos viendo es una enorme frustración sexual. Se trata de una habitación llena de mujeres que están buscando a un tío que les de polen para poder crear semillas. Y a medida que pasa el tiempo, lo intentan con más fuerza, y cuanto menos éxito tienen, más resina producen para atraer el polen, y con ello aumentan los elementos psicoactivos de la planta.

A estas potentes flores hembra sin fertilizar se les llama "sinsemilla". Las sinsemillas también se definen como "una variedad de cannabis con una concentración especialmente alta de agentes narcóticos". Lo que significa que colocan muchísimo.

Una forma segura de saber si una planta es hembra o no, es fijándose en la apariencia de sus órganos sexuales, denominados pistilos. Estos diminutos pelos naranjas o blanco son los órganos sexuales de las plantas hembra. Los pistilos empiezan a aparecer en los entrenudos, las zonas en que las ramas se unen con el tallo principal, en torno a la semana o semana y media de la fase de floración. En esta etapa, las flores femeninas producen unos pequeños cálices con forma de lágrima que con el tiempo crecen y se transforman en lo que conocemos como cogollos.

CÓMO DIFEENCIAR LAS PLANTAS DE CANNABIS MACHO

PLANTAS DE MARIHUANA MACHO

Las plantas de cannabis masculinas maduras no son muy difíciles de diferenciar de sus compañeras hembras. Durante las fases de la plántula y vegetativa, sin embargo, es prácticamente imposible saber si se trata de una planta macho o hembra. En estas etapas, las plantas simplemente desarrollan hojas en forma de abanico para realizar la fotosíntensis con el fin de aumentar de tamaño y grosor.

Las plantas macho empiezan a resultar evidentes durante el período inicial de la fase de floración. Durante esta etapa, algunas variedades desarrollan lo que se llama "preflores" - mini versiones de las estructuras maduras que producirán más adelante.

Las plantas macho producen preflores pequeñas en forma de bolas en lugar de los pistilos semejantes a hebras generados por las hembras. Si tus plantas no tienen preflores, tendrás que esperar un par de semanas a que cambie el fotoperiodo, prestando atención a cualquier novedad. Estas diferencias se harán mucho más evidentes más adelante, hasta el punto en el que será prácticamente imposible no distinguirlas.

Uno de los primeros indicios que notarás es que las plantas macho presentan unos tallos mucho más gruesos que las hembras, y que tienen menos hojas de abanico que sus compañeras. Este mayor diámetro tiene como finalidad evolutiva soportar los tamaños más grandes de las plantas macho.

Una vez que comience la floración, deberás observar constantemente los nudos de tus plantas, el punto en que las ramas se unen al tallo principal. Son el lugar donde surgirán los órganos reproductivos de cada sexo. En el caso de las plantas macho, verás unos racimos de pequeñas bolas que aparecen unas 2 semanas tras el comienzo de la floración. Estas estructuras son en realidad sacos de polen que producen y conservan este material reproductivo hasta que la planta ha alcanzado cierto nivel de madurez.

¿QUÉ SE PUEDE HACER CON LAS PLANTAS MACHO?

Las plantas macho contienen niveles de cannabinoides reducidos, y también producen las moléculas aromáticas conocidas como terpenos, que son las responsables del olor característico de la marihuana. Sin embargo, la mayoría de los cultivadores son totalmente contrarios a las plantas macho que puedan aparecer en sus cuartos de cultivo, y tomarán medidas inmediatas para deshacerse de ellas. Esto se debe a que cuando el polen toca una flor hembra, esta deja de desarrollar resina inmediatamente, pierde su estado de sinsemilla, y comienza a producir semillas. La mayoría de cultivadores empiezan a cultivar con semillas feminizadas por este motivo, ya que garantizan la obtención casi exclusiva de plantas hembra.

Si ves que ha aparecido una planta macho en tu cuarto de cultivo, ¿qué puedes hacer?

1. ELABORAR EXTRACTOS Y COMESTIBLES

Muchos cultivadores destruyen las plantas macho al primer avistamiento. Algo completamente justificable, porque con ello se elimina el riesgo de que las hembras sean polinizadas y la cosecha se vea comprometida. Pero es una pena acabar con una planta en la que se han invertido tiempo y energía hasta ese momento. Hay otras formas de utilizar las plantas macho y sacar el máximo provecho de estos ejemplares.

Como ya hemos mencionado, los cannabinoides y terpenos no son exclusivos de las plantas hembra. Las plantas macho también producen estas moléculas, pero en cantidades menores. La resina, que contiene cannabinoides, se localiza alrededor de los sacos de polen y en las hojas de las plantas macho, y se puede utilizar para elaborar extractos y comestibles. El kief también se puede procesar con una prensa de polen para crear pequeños discos psicoactivos de felicidad.

2. CREA TU PROPIA VARIEDAD

Las plantas macho son fundamentales para el proceso de la cría, tanto para perpetuar el linaje de una variedad en concreto como para crear nuevas cepas. Si te encuentras con una planta macho que te gusta bastante, es la excusa perfecta para empezar un nuevo proyecto paralelo. Si colocas este ejemplar en otro espacio de cultivo separado junto a una variedad hembra, podrás crear tu propia variedad con tus preferencias personales.

3. ÚSALAS COMO VEGETALES FRESCOS

Donde hay cannabinoides, hay/ha habido ácidos cannabinoides. Las hojas crudas y los sacos de polen de las plantas macho contienen niveles bajos de THCA, la forma ácida del THC que está presente antes de que el material vegetal se exponga al calor. Las investigaciones preliminares indican que los cannabinoides tienen una gran variedad de beneficios para la salud, como propiedades antiinflamatorias y neuroprotectoras. Así que, ¿por qué no incluirlas en ensaladas o zumos recién hechos?

¿ES POSIBLE RECONOCER EL SEXO DE LAS SEMILLAS DE CANNABIS?

Toda esta información sobre el sexo de las plantas de cannabis está muy bien, pero, imagínate lo fácil que sería si pudieras identificar el sexo de una planta cuando es una mera semilla. Nos ahorraríamos un montón de tiempo y esfuerzo, pero, ¿es posible? 

Si quieres evitar por completo las semillas macho, lo mejor que puedes hacer es comprar semillas feminizadas. Las semillas de marihuana regulares son una apuesta muy arriesgada, y lo más probable es que acabes con varias plantas macho. Si inviertes en semillas feminizadas, solo obtendrás hembras.