Todo lo que necesitas saber sobre las plantas de marihuana hermafroditas


Todo lo que necesitas saber sobre las plantas de marihuana hermafroditas

Algunas plantas de marihuana desarrollan órganos sexuales tanto masculinos como femeninos, es decir, son plantas hermafroditas. Aunque algunas son inequívocamente macho o hembra, donde las macho producen sólo polen y las hembra pistilos y cogollos, varios factores genéticos y medioambientales pueden dar lugar a una planta hermafrodita que produce ambos.

Los genes hermafroditas no son precisamente apreciados por los cultivadores, por las mismas razones que no es conveniente tener una planta masculina en el espacio de cultivo cuando se planta con la intención de producir cosechas abundantes y flores resinosas.

Si los sacos polínicos no se detectan a tiempo se abrirán, fertilizando las flores cercanas y haciéndoles desviar energía hacia la producción de semillas en lugar de seguir produciendo tricomas en los cogollos.

HERMAFRODITAS VERDADERAS

Algunas variedades tienen tendencia genética a tener un alto porcentaje de ejemplares hermafroditas, como las sativas tailandesas, y debería prestárseles mucha atención o directamente evitarse. Este tipo de plantas con género mixto se conoce como "hermafroditas verdaderas".

La causa es fundamentalmente genética, por lo que cortar esquejes de una madre hermafrodita dará lugar con casi total probabilidad a plantas con las mismas características, ya que es una condición marcadamente hereditaria.

Se recomienda retirar las plantas hermafroditas del espacio de cultivo una vez identificadas, para impedir que puedan fecundar a las plantas vecinas, perdiendo así su cualidad de hierba "sinsemilla" y disminuyendo su calidad al producir semillas.

Es posible controlar exhaustivamente tus plantas y cortar los sacos polínicos antes de que se abran, pero esta tarea exige un esfuerzo adicional y aún así supone un riesgo significativo para el resto de tus plantas femeninas.

FLORES BISEXUALES

FLORES BISEXUALES

Otro tipo de hermafroditismo que se cree que puede ser debido al estrés, produce flores bisexuales en una planta femenina, aunque los genes pueden tener una pequeña influencia también.

Cuando una planta hembra detecta en el entorno la amenaza de ciertos factores que provocan estrés durante la floración, puede empezar a producir estambres cerca de los pistilos de las propias flores, en lugar de hacerlo en internodos diferentes como es el caso de las hermafroditas verdaderas. Hace esto para acortar el período de floración e incrementar las posibilidades de supervivencia de la especie.

Los sacos polínicos de las flores bisexuales son diferentes en apariencia a las de una hermafrodita verdadera. Tienen un aspecto amarillo y alargado, por lo que a menudo se les conoce como "bananas". Las bananas son el órgano sexual expuesto, denominado estambre y normalmente contenido dentro de los sacos polínicos. Debido a este hecho, no necesitan tiempo para madurar, abrirse y empezar a polinizar. La distribución del polen comienza inmediatamente.

Por esta razón es mejor retirar la planta del espacio de cultivo cuanto antes y, o bien, cosecharla, o moverla bajo otra luz y observar cómo produce semillas. Los estambres se desarrollan en un intento de auto-polinizarse, cuando una hembra está terminando su floración y todavía no ha recibido polen externo para poder producir sus semillas.

Algunas causas de estrés que pueden provocar este cambio sexual son:

  • Cambios en el ciclo de luz durante la floración.
  • Condiciones ambientales no ideales, como temperaturas demasiado elevadas.
  • Estrés físico, como las podas durante la etapa de floración.
  • Plagas de ácaros e insectos.
  • Abono inapropiado.

Para evitar exponer tus plantas a los diversos tipos de estrés físico, asegúrate de que las podas apicales o FIM, las guías de alambre o cualquier otra técnica agresiva se realizan en la fase vegetativa, antes de que la planta empiece a florecer y sea más susceptible a los cambios de sexo.

Otros factores a tener en cuenta para minimizar riesgos son:

  • Asegúrate siempre de que tus luces están a una distancia adecuada de las plantas, para intentar evitar posible estrés en la zona.
  • Mantén una temperatura agradable para tus plantas de hierba durante el período de floración, entre 18 y 30ºC.
  • Sé consistente con la iluminación durante la etapa de floración, para minimizar los trastornos que puedan generar estrés. Vigila los programadores, enchufes, etc.