11 consejos para ocultar el olor a marihuana


11 consejos para ocultar el olor a marihuana

El olor de la hierba y las plantas de cannabis suele ser fuerte e inconfundible. Y aunque la mayoría de consumidores afirman que les encanta, muchos de ellos tratan de ocultarlo; ya sea porque la marihuana es ilegal donde viven o porque no quieren molestar a otros ni atraer atención innecesaria.

Pero, ¿cómo se disimula ese icónico olor a hierba que cualquiera puede reconocer de lejos? Desde la improvisación de un sploof al uso de un ambientador, hay un montón de formas de tapar el olor a marihuana.

Pero, ¿cuáles son las más fiables?

1. ¡SÁCALO FUERA!

Puede que parezca demasiado obvio, pero vale la pena mencionarlo. Consumir cannabis al aire libre es probablemente la mejor forma de evitar que se acumule el olor. Bueno, aparte de no fumar...

Así que si tienes un balcón, terraza o patio, lo mejor es que disfrutes de tu hierba en ellos.

O, si vives en una zona donde la marihuana está despenalizada o es legal, ¿por qué no darte un paseo? Con ello te asegurarás de que no haya nada de humo ni olor en tu hogar, y además es una buena excusa para tomar el aire y hacer un poco de ejercicio. Y mientras estás fuera, tal vez tengas la oportunidad de capturar algún Pokemon.

2. VENTILA

El olor a hierba, ya sea de fumar, cocinar o cultivar, se nota más en un ambiente cerrado. Con el fin de minimizar el olor del humo o el aroma de las plantas, asegúrate de que haya una abundante circulación de aire.

Para los cultivadores, esto puede suponer invertir en algún tipo de equipo. O, como alternativa, abre dos puertas o ventanas opuestas para crear una corriente de aire natural. Un ventilador también sirve.

3. CUBRE LA HIERBA

CUBRE LA HIERBA

Otra eficaz forma de minimizar el olor a cannabis es cubriendo los cogollos o plantas; lo que ayuda a contener el olor en un lugar reducido y evita contaminar más aire del necesario.

Si estás cultivando, intenta tener tus plantas en un espacio pequeño, como un trastero o un armario, y cúbrelas con plástico siempre que tengas invitados cuya atención no quieres que atraigan.

En general, se debe almacenar la marihuana de forma correcta para preservar su sabor y aroma, así como para protegerla del moho causado por la humedad; pero esto también impide que salga el olor.

Y lo mismo sucede con las boquillas, un cenicero lleno puede hacer que el entorno apeste, así que intenta colocar las colillas en un frasco y ciérralo con la tapa, para que el olor no contamine el área.

4. UTILIZA UN FILTRO DE HUMO

Con la legalización del cannabis y el cambio de actitud hacia su consumo, han aparecido un montón de tecnologías nuevas y equipos diseñados especialmente para maximizar la experiencia del consumidor.

Este aumento de tecnología ha dado lugar a algunos filtros de humo realmente impresionantes, que ayudan a reducir el olor producido por bongs, canutos, etc.

Aunque estos dispositivos vienen en varias formas, tamaños y colores, todos funcionan prácticamente de la misma forma: le das una calada al bong o al porro, y exhalas el humo en el dispositivo, que a su vez lo filtra o lo tapa con algún tipo de esencia perfumada.

5. CONSTRUYE UN SPLOOF

Si no puedes conseguir un filtro de humo, puedes construir uno a base de artículos domésticos. Un filtro casero se suele llamar "sploof".

Lo único que hace falta es el cartón vacío de un rollo de papel higiénico, papel secante y una goma elástica. Dobla el papel secante unas cuantas veces y colócalo en un extremo del cilindro de cartón (para crear un filtro), y asegúralo con la goma.

Ahora, da una calada a un bong o canuto y exhala dentro del extremo abierto del sploof. El papel filtrará el humo, y funciona muy bien para atenuar el olor a hierba fuerte.

6. AMBIENTADORES

 AMBIENTADORES

Numerosos consumidores de cannabis confían en los ambientadores Febreze u Ozium como una forma simple y segura de evitar que tu compañero de piso sepa que te has pasado la tarde fumando en el sofá y viendo el Discovery Channel o reposiciones de Beavis y Butthead.

Y nosotros estamos de acuerdo; los ambientadores funcionan muy bien. Utilízalos después de la sesión según las instrucciones del envase, y no tendrás ningún problema.

7. INCIENSO, VELAS PERFUMADAS O ACEITES ESENCIALES

Si no puedes conseguir ninguna de estas marcas, trata de evitar los ambientadores normales del supermercado, ya que no suelen tapar el olor de la marihuana, sino que lo mezclan con el suyo propio creando una extraña combinación de aromas.

En su lugar, prueba con alternativas naturales. Los aceites esenciales fuertes como el de eucalipto, lavanda o cítricos, son una excelente forma de renovar el olor de una habitación, y podrían ser suficiente para ocultar el persistente aroma de tu última sesión de fumado.

Los inciensos naturales como la madera de sándalo o el palo santo, también funcionan muy bien. Las velas perfumadas también pueden servir (dependiendo de la gravedad de la situación), pero no son tan buenas como los aceites.

Cualquiera que elijas, asegúrate de ventilar la zona durante al menos una o dos horas de antemano para deshacerte del aire estancado. Después, cierra ventanas y puertas, enciende el incienso/aceites, y confía en que todo salga bien.

8. ASÉATE

A veces, no es el cuarto o la casa lo que huele a hierba, sino tú. Si quieres ocultar el hecho de que has estado fumando marihuana, aséate bien después.

Es decir, date una buena ducha, lávate los dientes y cámbiate de ropa (asegúrate de lavar la ropa usada lo antes posible para evitar que apeste más la zona).

Si no puedes hacerlo, al menos invierte en un enjuague bucal y chicles, y no te olvides de lavarte la cara y las manos.

9. USA UNA PIPA O UN ONE-HITTER

USA UNA PIPA O UN ONE-HITTER

Las pipas son una estupenda alternativa a los bongs y los porros porque producen mucho menos humo. Si quieres ocultar que consumes hierba, invierte en una buena pipa y llévala encima para situaciones de emergencia.

Los One-hitters son otra popular alternativa, y se tratan de unas pipas delgadas con un minúsculo bol que, sí, lo has adivinado, sólo tiene espacio para una calada de cannabis.

Estas pipas vienen en toda una variedad de formas y estilos, pero las más comunes tienen forma cigarrillo.

10. LLENA MENOS EL BOL

Si fumas bongs o pipas, una excelente manera de minimizar el olor del humo es llenándolos menos. Muchas veces, el humo que sale directamente del bol es mucho más fuerte que el que se inhala por la boquilla.

Esto es particularmente cierto en el caso de los bongs, porque el humo que pasa a través de la boquilla ha sido parcialmente filtrado y enfriado por el agua, lo que ayuda a atenuar su olor.

Llenando menos el bol (intenta poner lo justo para una calada), podrás minimizar la cantidad de humo que sale del cono, lo cual te ayudará al menos a ser un poco más discreto.

11. ¡VAPORIZA!

¡VAPORIZA!

Si estás realmente preocupado por mantener tu consumo de cannabis en secreto, te aconsejamos que inviertas en un vaporizador. No sólo evitarás los numerosos riesgos para la salud asociados con el hábito de fumar, además aprovecharás al máximo tu hierba y producirás mucho menos olor.

Esto ocurre porque los vaporizadores no queman la marihuana; en su lugar, la calientan a la temperatura adecuada para extraer la máxima cantidad de cannabinoides sin "quemar" nada. Además, el vapor producido por un vaporizador tiene un olor mucho menos intenso que el de un canuto o bong, y también huele mucho mejor.