¿Qué es una variedad pura de cannabis?


¿Qué es una variedad pura de cannabis?

Casi todo el cannabis vendido hoy en día, tanto en dispensarios californianos como en los coffeeshops holandeses o los callejones de cualquier ciudad de Europa, procede de variedades desarrolladas mediante cría selectiva que no existirían de no ser por la intervención humana.

Sin embargo, todas estas cepas tienen sus raíces en la tierra nativa de la marihuana, Asia central, cuna de las variedades de marihuana puras. Una planta pura, pura cepa o landrace, es una variedad de marihuana desarrollada única y exclusivamente bajo la influencia de la naturaleza.

Estos ejemplares salvajes evolucionaron sin interferencias, aisladas durante períodos de tiempo muy largos. Durante este lento proceso desarrollaron características únicas y una estabilidad que son producto de la adaptación a su ubicación geográfica.

UN VISTAZO AL PASADO

Se cree que las primeras plantas de cannabis se forjaron gracias a siglos de evolución en Asia central. La diseminación natural y la intervención humana provocaron migraciones de estas variedades de plantas puras hacia otras regiones del planeta, por lo que ahora se pueden encontrar razas autóctonas en los continentes de Sudamérica y África o en países como Jamaica y Rusia.

Estas plantas ancestrales son en realidad el cannabis original. Tenemos que agradecerles la existencia de las variedades ricas en THC, creadas para conseguir la mejor experiencia recreativa, y de las potentes cepas medicinales manipuladas para dar lugar a la mayor concentración posible de CBD, tan conocidas y apreciadas en la actualidad. Todas estas cepas han sido desarrolladas botánicamente con el paso del tiempo para adaptarlas a necesidades concretas.

Esta transición de una especie salvaje a una domesticada es comparable a la de algunas nuevas variedades de alimentos que nos resultan familiares hoy en día y de las que no conocemos sus antepasados biológicos. Por ejemplo, lo que hoy denominamos banana ha sido cultivado y desarrollado selectivamente durante miles de años, resultando en la dulzura y el aporte calórico de las variedades actuales.

Su forma original era una simple vaina completamente repleta de semillas. Lo que hoy conocemos como sandía es, en realidad, una versión de melón salvaje domesticado, una fruta con muchas más semillas y menos carne. Lo mismo ocurre con la planta del cannabis.

EL TRAYECTO HASTA LA ERA MODERNA

El infinito catálogo de variedades actuales es el resultado de cultivadores y fanáticos de la marihuana de todo el mundo que trabajaron con las genéticas que llegaron a sus manos en las décadas de los 60 y 70, en un periplo a través de territorios como Afganistán, Cachemira o Nepal. Esto originó la aparición de variedades "vintage" cuando las cepas puras se cultivaron en el norte de California o Hawaii.

Las genéticas de cannabis se pueden entender como una figura de barro esculpida por el entorno. La introducción de genes puros en diferentes entornos naturales de exterior y artificiales de interior, todos con factores ambientales variables y completamente diferentes como humedad, tipo de medio, iluminación o fertilidad, han dado lugar a una enorme variedad de adaptaciones genéticas por todo el mundo. Por no hablar de los programas intensivos de cría e hibridación.

LA IMPORTANCIA DE LAS VARIEDADES PURAS

Las variedades modernas creadas por el hombre son, sin lugar a dudas, superiores en muchos aspectos, debido al descubrimiento de nuevos entornos de cultivo y a la acción del hombre. Pero es cierto que todavía existe una gran apreciación por las variedades pura raza que han ido perfeccionándose para resistir sus ecosistemas originales. Por ejemplo, la serie documental Strain Hunters, nació de la idea de identificar las variedades puras y preservarlas en el nombre de la ciencia y la medicina.