¿Te cuesta colocarte? Tómate un descanso de tolerancia


¿Te cuesta colocarte? Tómate un descanso de tolerancia

Cuando se fuma hierba de mejor calidad, o simplemente se consume más, se desarrolla tolerancia, y un día te das cuenta de que has fumando dos canutos y estás menos colocado que con medio. O que has tomado una dosis doble de concentrados y no sientes el subidón. Cuando esto ocurre, sólo hay una manera de solucionarlo: con un descanso.

Nos ha pasado a todos. ¿Tienes dinero de sobra y tu contacto está listo para proporcionarte hierba de calidad? ¿O has obtenido una cosecha estupenda y tu alijo está a rebosar de la mejor marihuana casera? ¿Tal vez has descubierto las maravillas de los concentrados?

Prueba una de las siguientes técnicas para reducir la tolerancia:

PRUEBA OTRA VARIEDAD

Si llevas meses fumando la misma variedad, ha llegado el momento de cambiar, incluso si la que consumes ahora tiene un alto nivel de THC. La marihuana contiene cientos de cannabinoides y terpenos, algunos han sido identificados, pero muchos otros no, y ni siquiera sabemos qué hacen. Cada variedad tiene su propio perfil químico, por lo que fumar algo distinto podría reactivar el subidón.

Pasarse de una Indica a una Sativa, o viceversa, es suficiente. Un cogollo con un aroma distinto a lo que has estado fumando hasta ahora, también ayuda. Los terpenos le dan a la marihuana su fragancia, pero algunos también interactúan con el THC influenciando su efecto. Por ejemplo, el mirceno, que está presente en casi todos los tipos de cannabis, es un potente analgésico, pero también actúa como potenciador del efecto del THC.

Un truco de fumeta: los mangos son ricos en mirceno y aumentan la potencia de cualquier variedad de cannabis. Para que funcione, debes tomar esta fruta una hora antes de fumar.

RENUEVA TUS UTENSILIOS

RENUEVA TUS UTENSILIOS

Lo que usas para fumar tiene mucho que ver con la potencia del subidón. Hasta la limpieza de un bol viejo y lleno de resina, influye. Pasarte a un bong también podría ayudar, muchas personas dicen que se colocan mucho más vaporizando que fumando.

Pasarte a los extractos y adquirir un rig hará que el subidón aumente, pero también incrementará tu tolerancia, y podrías volver a encontrarte en la misma situación. Pero sigue siendo otra opción.

REDUCE POCO A POCO LA CANTIDAD QUE FUMAS

Veamos ahora un descanso de tolerancia que podría resultar un poco doloroso para algunos fumadores. Si no quieres parar de golpe, prueba a reducir de forma gradual lo que fumas durante el día. Algunas personas se saltan el primer canuto, y otras fuman sólo por la noche.

Este método funciona, pero puede ser bastante lento dependiendo de si lo llevas siempre a cabo, de cuánto fumabas antes y de tu metabolismo. Dentro de un rato hablaremos de cómo acelerar este proceso.

ABSTINENCIA A CORTO PLAZO

Para notar los efectos en tu nivel de tolerancia, tendrás que pasarte al menos 3 días (72 horas sin hacer trampas) sin fumar, el tiempo que el THC permanece activo en la sangre si eres un fumador habitual.

Recuerda: cuanto más aguantes sin fumar, más tiempo pasará hasta que necesites otro descanso de tolerancia. Para la mayoría, con 1 o 2 semanas basta.

ABSTINENCIA AL 100% - LA REGLA DE ORO DE LOS DESCANSOS DE TOLERANCIA

ABSTINENCIA AL 100% - LA REGLA DE ORO DE LOS DESCANSOS DE TOLERANCIA

Hay muchísimas razones para dejar la marihuana, y reducir la tolerancia es una de ellas. Y si consigues colocarte mucho más que ahora consumiendo menos más adelante, siempre saldrás ganando, lo mires como lo mires. Pero tendrás que abstenerte por completo durante un mes o más.

El THC es liposoluble, por lo que se esconde en las células de grasa de tu cuerpo y se libera con el tiempo. Este proceso no coloca (¡qué más quisiéramos!), pero da positivo en las pruebas de detección de drogas, y nadie sabe cómo afecta al nivel de tolerancia. Cada persona eliminamos el THC de nuestro sistema a un ritmo distinto. Si quieres vigilar tu progreso, hazte con unos kits de prueba; los venden en las farmacias, o puedes pedirlos en internet.

¿TENDRÉ SÍNTOMAS DE ABSTINENCIA?

Es posible. La marihuana no es adictiva, pero si fumas todos los días y paras de repente, podrías sentirte distinto. Estos son los problemas más comunes a los que te podrías enfrentar:

  • Insomnio
  • Depresión Leve
  • Ansiedad
  • Cambios de Humor
  • Sueños Vívidos

Recuerda que el cannabis es un medicamento, y si los dejas de repente, es normal que vuelvan algunos de los síntomas. Si se te hace muy difícil, siempre puedes volver a fumar, pero acuérdate de que es parte de un descanso que pronto terminará. Por suerte para la mayoría, las molestias son leves y de corta duración.

¿PUEDO HACER QUE EL DESCANSO PASE MÁS RÁPIDO?

¿PUEDO HACER QUE EL DESCANSO PASE MÁS RÁPIDO?

¡Sí! Llevando un estilo de vida saludable, podrás reducir antes tu tolerancia al cannabis y sentirte bien a la vez. Mantenerte activo e hidratado y llevar una dieta equilibrada, te ayudará a eliminar el THC más rápido que si estás todo el rato sentado en el sofá hinchándote a comida basura. El ejercicio hace que el cerebro produzca endorfinas, que combaten la fatiga, calman los nervios y proporcionan una agradable sensación de bienestar.

También es un buen momento para empezar con un hobby nuevo, o retomar uno antiguo. Mantener la mente ocupada, no sólo te distrae del hecho de no fumar, también ayuda a combatir la depresión.

Pero ten cuidado cuando empieces a fumar de nuevo. Si consumes grandes cantidades de hierba, desharás todo lo que has conseguido más rápido que si fumas de forma moderada, y podrías acabar con un mal colocón, cosa nada divertida.

Otro truco de fumeta: masticar granos de pimienta negra calma la paranoia y ansiedad producidas por un mal subidón.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE LA TOLERANCIA?

Una vez más, aunque te coloque, el cannabis es un medicamento, y parece que el cuerpo humano está especialmente diseñado para consumir esta hierba. Tenemos un sistema endocannabinoide que sólo se puede activar de tres formas: con los endocannabinoides naturales que producimos, por medio de cannabinoides vegetales, o a través de cannabinoides sintéticos fabricados por la industria farmacéutica.

Como mecanismo de protección, el cuerpo humano pone un límite a la forma en que la marihuana nos afecta. Por eso nadie ha muerto nunca de una sobredosis de marihuana, pero este factor limitante también permite a los enfermos de cáncer, y otras enfermedades mortales, tomar dosis altas de cannabis y seguir operando normalmente una vez que han desarrollado la tolerancia.

Entonces, ¿cómo funciona exactamente? y, ¿es la tolerancia lo mismo que la dependencia y la adicción?

Nuestro cerebro tiene unos interruptores llamados receptores, y unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores los encienden y apagan. Los neurotransmisores pueden ser naturales o provenir de drogas como el cannabis, el alcohol, los opiáceos o las anfetaminas.

Se cree que con las drogas que causan adicción, el constante encendido y apagado de los interruptores acaba desgastándolos, y con el tiempo, se necesita más y más fuerza para hacerlos funcionar, o terminan atascándose. Por eso se necesitan cada vez más cantidades de cualquier sustancia adictiva para obtener el mismo efecto, y por eso también algunos medicamentos dejan de funcionar.

Con la marihuana ocurre algo parecido, pero existe una importante diferencia que hace que no sea adictiva. En lugar de desgastar los receptores, el cannabis los regula a la baja, lo que significa que el cuerpo reconoce el aumento de consumo de cannabis y reduce el total de receptores disponibles para que se unan los cannabinoides. Menos receptores activos se traducen en un menor subidón.

Al reducir la cantidad de cannabinoides que entran en el sistema, el cuerpo lo nota y reacciona activando algunos de los receptores previamente desactivados. Más receptores activos se traducen en un mayor subidón. No te pases, y siempre podrás obtener un subidón sin necesidad de tomarte un descanso. ¡Es el mejor ejemplo de menos es más que vas a encontrar!

RESUMEN

Los consumidores de marihuana recreativa disfrutan de su seguro efecto, pero tomar demasiado de algo bueno podría causar un nivel de tolerancia que anula el efecto placentero de fumar hierba. Fumando menos, o nada, durante un breve período de tiempo, se puede mantener la tolerancia bajo control.

No importa lo que digan los detractores, la tolerancia no es un síntoma de adicción ni dependencia, sino la forma que tiene el cuerpo de regular el efecto del cannabis para equilibrar las necesidades de los consumidores recreativos con las de los medicinales.