¿Es la marihuana adictiva?


¿Es la marihuana adictiva?

ADICCIÓN AL CANNABIS: ¿REALIDAD O FICCIÓN?

En lo que respecta a la marihuana, hay una pregunta que se repite a menudo: ¿es adictiva? Aunque muchos consumidores opinan que "para nada", algunos dicen que sí lo es. En realidad, hay varios motivos por los que una persona podría volverse adicta a la marihuana. La posibilidad es muy remota, pero también muy real.

Según un estudio mencionado por el instituto estadounidense sobre el abuso de drogas, alrededor de un 9% de consumidores de cannabis desarrollan dependencia. Otros estudios indican una mayor tasa de abuso, especialmente entre personas que empezaron a consumir cannabis en la adolescencia y quienes tienen predisposición a desarrollar una conducta adictiva.

Por otro lado, también hay millones de personas que consumen cannabis y se benefician de ello sin convertirse en adictas. Con efectos como el control de la ansiedad y el alivio del dolor, la marihuana es una sustancia medicinal. Por lo tanto, ¿quién es más probable que se vuelva adicto al cannabis y por qué?

CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO DE UNA ADICCIÓN AL CANNABIS

Según el Dr. S. Alex Stalcup, director del New Leaf Treatment Center, uno de los predictores más fuertes de la adicción es la genética. De hecho, existen estudios de gemelos idénticos criados por familias distintas que confirman esta teoría. En otras palabras, si uno de los gemelos genera adicción, el otro también corre un gran riesgo.

Sin embargo, los lazos familiares también ayudan a prevenir la adicción. Carl Hart, profesor de psicología de la Universidad de Columbia, menciona algunos de los criterios relacionados con la adicción:

"Si analizamos los criterios necesarios para diagnosticar una adicción, suelen estar relacionados con el control del comportamiento. Tienen mucho que ver con las responsabilidades. No siempre ocurre, pero si nos fijamos en las personas adictas, y después en las que tienen trabajo y familia, estas últimas tienen responsabilidades, forman parte de sus comunidades, cuentan con una red social; la tasa de adicción en este tipo de grupos es mucho más baja que la de personas que no están conectadas con su trabajo, familia y grupos sociales".

LA TENTADORA REALIDAD

Es más, quienes no son adictos, a menudo tienen más opciones. Durante una entrevista con Healthline, Gantt Galloway, doctor en farmacia, director de investigación del New Leaf Treatment Center y científico experimentado del California Pacific Medical Center Research Institute, dijo:

"La mayoría de nosotros podemos elegir entre muchas cosas que nos hacen sentir bien".

"Quienes tienen menos opciones, o tal vez menos interacciones sociales porque sus vidas familiares son difíciles o tienen problemas emocionales que les impiden formar amistades estrechas... podrían encontrar más atractivas las drogas como la marihuana y tener un mayor riesgo de adicción".

"Para muchas personas, la marihuana es placentera, tonificante y fiable", añade Galloway. "Si hablamos de alguien con una situación doméstica caótica, o de una persona a la que no le van bien los estudios, que no recibe elogios por su rendimiento académico, esa persona podría tener un mayor riesgo de consumir marihuana y tener problemas con ella".

De hecho, la teoría de que tener más opciones ayuda a prevenir la adicción está respaldada por estudios con animales. Cuando se ponen ratas en una caja con una palanca que libera drogas como opioides o cocaína, los animales empujan continuamente la palanca. Sin embargo, si se llevan a un "parque de ratas" lleno de juguetes y un par de compañeras de su misma especie, prefieren el agua sin droga al agua medicada.

ENFERMEDADES MENTALES

Otro factor a destacar son las enfermedades mentales, que desempeñan un papel importante en el riesgo de adicción. Las enfermedades mentales tienen causas genéticas y ambientales. El Dr. Stalcup también confirma esta idea:

"Al principio, las drogas funcionan muy bien para la gente con enfermedades mentales. Si tienes ansiedad, la puedes hacer desaparecer con un par de caladas o una cerveza. Como por arte de magia. Pero, entonces, aparece la tolerancia, y no solo necesitas beber más para acabar con la ansiedad, sino que cada vez que intentas parar, la ansiedad empeora. Esto se conceptualiza como una trampa biológica. En un primer momento funciona, para después dejar de funcionar y seguir teniendo un problema".

"El estrés [también] responde muy bien al consumo de drogas, y produce la misma trampa. Alguien que trabaja muy duro llega a casa y toma unas cuantas bebidas. Y funciona. Se puede relajar, desconectar y no preocuparse de la jornada. Tras varios años, estará bebiendo tres o cuatro copas después del trabajo. Con el tiempo, pasará a una botella de vino y un par de bebidas, ya que no podrá combatir el estrés tan bien como antes. Ahora ya depende de alcohol para no estresarse".

El Dr. Stalcup también dice que alrededor de un 50-60% de los consumidores de cannabis que han sido tratados en su clínica, tienen algún tipo de enfermedad mental. En la mayoría de los casos, se trata de individuos con ansiedad, depresión, esquizofrenia y trastorno por estrés postraumático.

Para las personas con TEPT, la marihuana ayuda a prevenir las pesadillas que experimentan muchos enfermos. Según el Dr. Stalcup: "el trauma en general, y el trauma sexual en particular, es un factor de riesgo muy fuerte y a menudo ignorado".

SÍNTOMAS DE LA ADICCIÓN AL CANNABIS

Según la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, más conocido como DSM-5, hay diez síntomas clave en los que debemos fijarnos si sospechamos que nosotros mismos o alguien de nuestro entorno tiene problemas de abuso de sustancias. Pero, para recibir un diagnóstico, solo hace falta presentar dos de ellos en el plazo de un año.

Es posible que adivines algunos de estos indicadores. Para empezar, si ves que estás consumiendo más cantidad de la deseada y durante más tiempo del que te gustaría, puede que tengas un problema. Los antojos fuertes son otro síntoma clave, junto con el deseo de hacer menos cosas de las que solías disfrutar para fumar hierba. Pasar demasiado tiempo obteniendo, consumiendo y recuperándose del consumo, así como dejar de hacer cosas importantes para malgastar el tiempo, también son comportamientos preocupantes.

¿Has consumido cannabis en situaciones peligrosas? ¿Intentas reducir tu consumo sin éxito? ¿Sigues consumiendo a pesar de los obstáculos sociales, físicos y psicológicos derivados del consumo? Puede que tengas un problema. Por último, el desarrollo de tolerancia y la aparición de síntomas de abstinencia cuando se para, deben tenerse en cuenta a la hora de diagnosticar un problema de abuso de sustancias.

SÍNTOMAS DE ABSTINENCIA

¿Cuáles son los síntomas de abstinencia? Como ocurre con muchas otras adicciones, los antojos son muy fuertes. Así como los cambios del estado de ánimo, depresión e irritabilidad. Muchos exfumadores también hablan de sueño interrumpido y dolores de cabeza. Más allá de todo esto, existen otros síntomas como las fluctuaciones del peso y del apetito y problemas de digestión.

¿TE PUEDES VOLVER ADICTO AL CANNABIS?

En resumen, es posible volverse adicto a la marihuana. Sin embargo, es algo que puede tardar meses e incluso años en desarrollarse, a diferencia de la adicción a los opioides. Además, se debe reconocer siempre la relación con el cannabis y el hecho de que la experiencia de otra persona pueda distinta a la tuya.

Aunque hay individuos más propensos a desarrollar adicción a la marihuana, como quienes padecen enfermedades mentales, hay gente que consume cannabis y no tiene ningún problema para dejar de fumar o fumar menos. La forma más fácil de saber si tienes una adicción a la marihuana es tratar de abstenerte durante un tiempo.

Si tienes dificultades, puedes tener un problema de dependencia. Aunque también podrías descubrir que reducir el consumo es más fácil de lo que crees.

Debemos señalar que la adicción al cannabis no es letal. De hecho, no se ha producido ninguna muerte como consecuencia del consumo de cannabis desde que se lleva un registro.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA EVITAR LA ADICCIÓN A LA MARIHUANA?

Como con cualquier droga, no hay una verdadera forma de prevenir la adicción al cannabis. Cada cerebro funciona de manera distinta, por lo que las soluciones para evitar la adicción también son diferentes. Pero existen ciertas reglas generales que todo el mundo puede adoptar.

Para empezar, si sabes que tienes una personalidad adictiva, nuestra recomendación es que evites la marihuana por completo. Para los demás, el consumo moderado es una de las formas más seguras de impedir que la adicción se convierta en un problema. Si te has impuesto un límite (solo voy a fumar esta cantidad de hierba tantas veces por semana), tienes bastantes posibilidades de conservar la salud. Si ves que estás desarrollando tolerancia, un descanso te llevará de vuelta a la normalidad. También es buena idea evitar consumir marihuana para lidiar con el estrés o la depresión.

Si ya tienes dependencia, podría ser más difícil acabar con ella, pero no imposible. Asegúrate de rodearte de una buena red de apoyo y haz que la autodisciplina sea una prioridad. Con perseverancia para combatir los síntomas de abstinencia, podrás vencer la adicción en pocas semanas.

No es fácil para todo el mundo, pero los últimos avances científicos podrían aliviar muchos de estos problemas. Un estudio ha demostrado la eficacia del CBD para tratar los síntomas de abstinencia. Además, el mismo equipo que ha llevado a cabo este estudio, cree que también podría ayudar a combatir la adicción al alcohol.

Recuerda: si eres una persona adulta con un enfoque adecuado, fumar hierba puede ser muy agradable y seguro. Asegúrate de saber controlarte, y reconoce cuando no lo hagas.